Hey Girl! Este es el verdadero sentido de comunidad

Retratos a mujeres y personas no binarias en el universo del skateboarding, por Aldo Trejo.

13 Agosto 2021, 3:12pm

Aldo Trejo, más conocido como Aldous Heaven, es de Ciudad de México y recuerda que desde los ocho años se encuentra fascinado con el skate, “la gente volaba, se deslizaba como nunca antes había visto”. Apenas conoció a Tony Hawk se deslumbró, "un tipo que hacía lo que quería con la patineta, era rebelde y original". Aldo dice que en México le costó encontrar un lugar donde encajar, las pistas de skateboard eran escasas y no había estructura para practicarlo.

Publicidad

Estudió Arquitectura y cuando llegó el momento de entregar su tesis quiso diseñar algo diferente, que no fuera una casa o un edificio inmenso: presentó un SkatePark en la Delegación Iztacalco en la Colonia Agrícola Oriental. Pensando en que sería el parque para poder hostear el Street League Skateboarding en México. “El skateboard es un deporte muy estigmatizado, por los recursos, por la gente que lo practica y por los lugares donde se hace; entonces armé algo donde las personas vean que no se trata de un deporte marginal, que requiere de mucha técnica y práctica”.

Años más tarde se mudó a Nueva York y decidió integrar sus conocimientos de diseño a otra gran pasión: la fotografía. Fue durante los últimos meses que decidió acercarse a las mujeres y personas no binarias que andan en skate en la ciudad. Las retrató, escuchó sus historias y entendió cómo el skateboard modificó sus vidas en absoluto; las ayudó a crecer y les quitó el miedo a pertenecer a una comunidad. Este proyecto se llama Hey Girl! y muestra las vivencias de mujeres y personas no binarias latinoamericanas y norteamericanas jóvenes a través del skate, un movimiento que según este proyecto “va a transformar el futuro”. 

Actualmente el skate femenino entró en las Olimpiadas de Tokio 2020, después de haber estado en la sombra del skateboarding masculino. Con Momiji Nishiya desde Japón y Rayssa Leal desde Brasil, ambas de 13 años, este deporte supo reflejar el sentido que muchas personas estaban esperando, según Aldo, “supo ponerse a un nivel elevado; ayudó a visibilizar y sacar este estigma de que se trata de un deporte de gente vaga. Aparte, creo que estar en las Olimpiadas ayudó a reflejar la idea de comunidad, el compañerismo y la empatía. Se sintió, se vivió y las personas se emocionaron. En este caso las mujeres y personas no binarias fueron y son, de hecho, de las que tenemos que aprender desde un sentido colectivo”.

Publicidad

Mila Mijangos Martínez.  She/Her

Soy Mila, de la Ciudad de México y tengo 16 años. El skateboarding me ha ayudado a superar la mayoría de mis miedos. Enfrenté el miedo al qué dirán, enfrenté el miedo de no encajar en algún grupo, me ha demostrado que puedo ser lo que yo quiera ser, sin prejuicios y sin dar explicaciones de nada a nadie.

Lo que me gusta del skateboarding es que para practicarlo se necesita rebeldía. He conocido personas interesadas en patinar, pero que al final no se animan a hacerlo por el miedo a ser juzgadas. Intento enseñarles a las personas de mi entorno lo divertido y hermoso que es romper las reglas. Los únicos límites que existen son los que nos ponemos nosotros. 

El skate es un deporte sin reglas, tu decides cómo hacerlo, cuándo y dónde.

La comunidad se ha transformado en base a los Juegos Olímpicos, en el pasado se minimizaba a la mujer, no existía la inclusión, había una separación entre mujeres y hombres; pero ahora los tiempos han cambiado y nos volvimos comunidad, aceptamos y apoyamos a nuevos y más experimentados skaters, aunque nos hace falta hacer un recorrido y avanzar como comunidad creo que hemos progresado nuestra forma de pensar y seguiremos cambiando para volver el deporte inclusivo para todas las personas.

Creo que el miedo es una emoción que se tiene cuando patinas pero lo mejor que puedes hacer es convertirte en amigx del miedo.

Angeli Caliwara. She/Her

Publicidad

Soy Ang, amante del skateboarding y tengo 24 años, confieso que el deporte ha sido una parte esencial en mi vida. Me dio varias oportunidades y un grupo increíble de amigxs que he conocido gracias a él. También me ha dado confianza, no sólo para intentar nuevos trucos en la patineta, sino para superar cualquier obstáculo que bloquee mi camino en la vida.

Soy cofundadora de la plataforma de skateboarding Sk8babes que apoya a grupos de género marginalizados. Mi socia Liv y yo tenemos la gran responsabilidad para crear un espacio seguro, el cual sea divertido y cálido para las futuras generaciones que buscan nuestra plataforma y ven lo que representamos. Organizamos eventos por temporadas y creamos reuniones sociales para ellas y a través de ellas, ya que son nuevas en el deporte, buscando que puedan aprender a patinar y/o quieran conocer alguien como ellas en la comunidad.

Desde el crecimiento de la popularidad del skateboarding y su debut en Tokyo 2020 como juego olímpico, espero que más niñxs e incluso adultxs se inspiren a hacerlo sin importar su edad. Esperamos que el escaparate que son los Juegos Olímpicos, sea capaz de arrojar luz en la manera que el deporte es presentado. El skateboarding para mí es la celebración de la individualidad, es arte... es felicidad pura. No puedo esperar a ver cómo las personas que encuentran y son capaces de compartir mi visión en este deporte.

Liv Collins. She/Her

Publicidad

Soy Liv y puedo decir que el skateboarding ha sido una de las partes más importantes de mi vida durante los últimos cinco años. Realmente creo que me ha ayudado a convertirme en una mejor persona. He aprendido a superar mis miedos y probarme que soy capaz de lo que sea. Naturalmente no pensé que patinar me diera el estilo de vida que tengo hoy en día. Todavía no puedo creer que puedo patinar y hacer increíbles trucos, ¡hasta puedo hacer kickflips!

A través del skateboarding he podido aportar a mi comunidad por medio de Ska8Babes, la plataforma social que diseñé con mi mejor amiga cuando comenzábamos a patinar. Al principio usamos Ska8Babes para enseñar nuestro progreso pero empezamos hacer montones de amigxs a través de nuestra plataforma. Comenzamos a dedicarle nuestra red a grupos de género marginalizados, dando representación y reconocimiento a los skaters no tradicionales. Lanzamos clínicas de skateboarding, reuniones sociales, rifamos premios y damos lo que podemos a la comunidad.

Después de los Juegos Olímpicos veo un boom en el skateboarding mucho mayor de lo que ha sucedido en los últimos años. Sé que la gente estará inspirada y va a querer ser parte de la diversión, especialmente porque hay mujeres y non-binary skaters que ¡están rompiéndola totalmente en estos juegos! Finalmente las personas podrán relacionar a todos los skaters en vez de quedarse con el estereotipo del "white skater dude". De aquí en adelante las cosas solo pueden mejorar.

Robin Anne Sarica. She/Her

Publicidad

En mi vida el skateboarding ha estado presente por mis dos hermanos que estaban todo el tiempo patinando, construyendo boxes, grabando y viendo skate clips. En la universidad tomé una de las patinetas de mi hermano para poder poder empezar a patinar y desde ese momento quedé obsesionada con la idea de practicar el deporte.

Después de un momento me mudé a una nueva universidad donde hacer amigos era difícil, y tuve la idea de enfocarme en patinar, lo cual cambió mi estilo de vida, me volví proactiva, me ayudó hacer amigos con intenciones reales que ahora me apoyan en mi camino como skate girl.

Patinar me ha dado la oportunidad de ser independiente, a tener confianza para realizar cosas que antes me daban miedo, me ha hecho sentir que puedo lograr lo que sea. El skateboarding me ha dado una manera diferente más abierta de pensar, se ha vuelto mi escape de estrés y diversión. Es un sentimiento único que tengo cada vez que tomo mi patineta

He experimentado el miedo de ir a un skatepark y no saber qué hacer. En la universidad de Ithaca empecé el grupo de Bean’s Skate Club. Ofrecemos un espacio seguro para principiantes que quieran aprender a patinar mientras se divierten e invitamos a skaters más experimentados.

Skateboarding es el deporte que cualquiera puede intentar practicar a cualquier edad sin sentirse intimidado.

A raíz de que el skateboarding fue reconocido como deporte olímpico, siento que también va a ser reconocido por personas que no se consideraban dentro del deporte. Este deporte ha llegado hasta ahí transitando un camino difícil, complicado y aunque no sea reconocido por las masas como otros deportes, hay mucho potencial por exhibir.

La belleza del skate es que tú puedes hacerlo único y tuyo. Posiblemente las escuelas aceptarán el deporte y permitirán poder practicarlo, crear clubs, equipos locales. En Malmö, Sweden ya existe una escuela dedicada al skateboarding. El mundo está aprendiendo a amar el deporte, lo ves todo el tiempo en comerciales, shows, fashion y pienso que las olimpiadas van a traer lo mejor del deporte.

Akira Billie. She/Her

Publicidad

Siento que he estado interesada en el skateboarding mucho antes de poner un pie en una tabla, pero realmente no tuve la confianza suficiente para aprender hasta que me mudé a Nueva York. Al principio usaba mi patineta para moverme alrededor porque no conocía ninguna otra chica skater. Sabía que había o que tenía que haber una comunidad de chicas skaters en algún lugar de la ciudad.

Nunca olvidaré cuando publiqué por primera vez en Instagram, preguntando si alguien le gustaría patinar, porque normalmente lo haría yo sola. Un día un "dude" de manera ruda comentó que no era una skater porque solo hacía "Cruise", lo peor de todo es que él ni practicaba o hacía skateboarding. Claramente, lo único que provocó en mí fue demostrarle lo equivocado que estaba ¡porque nosotras también podemos patinar!

El verano de 2019 cambió mi vida para bien, cuando por primera vez fui a un skate meetup organizado por Sk8Babes. Era impresionante ver tantas chicas skating y aprendiendo juntas, porque realmente no importaban los trucos que supieras o no hacer.

Un momento después mi novio Crossy me presentó a Liv y su amiga Nat. No imagino en dónde estaría mi carrera como skater sin ellas. Antes de conocerlas, normalmente patinaba por mi cuenta en una calle cerca de mi apartamento. Raramente iba algún skatepark porque me quedaba sentada viendo a las persona patinar y me sentiría súper ansiosa.

Ahora es totalmente lo contrario, estamos patinando constantemente y creando arte juntas. Liv también me presentó a sus amigas skaters que ahora considero también mis amigas. Ellas realmente me han dado la confianza para ¡hacer lo que sea! Tuve hasta la oportunidad de estar en un skate video para Liv y su novio, Thomas. Con todo su amor y apoyo me siento en la cima del mundo cada vez que estamos juntas. Si has pensado en obtener tu propia patineta o siempre has querido aprender, hazlo y no dejes que nadie te diga lo contrario.

Publicidad

Natali Esquivel. She/They

Skating, oh, skating, este deporte le dio sentido a la vida cuando pensé que estaba perdida. Quería algo que me expusiera al mundo, necesitaba algo en donde poner mi dolor y creatividad en un sentido físico. Después de tres años mi amigo más cercano me persuadió para obtener mi patineta, lo cual era la perfecta excusa para poder conectar con ellos aún mas, por esa razón decidí empezar a patinar.

Mi tabla me permitió ser libre de un deporte en equipo que al final acabé odiando en la escuela. Para ser honestos no entendía el camino que iba a tomar en un futuro. Quería viajar y patinar en donde fuera, por todos lados, me dio la mejor razón para poder generar un escape y hacer amigos. Después de todas las preciadas memorias, acabé entre NYC y en LA.

También quería regresar a Colombia y aportar a mi comunidad en lo que fuera. Empecé a llevar mis viejos trucks y ruedas para los niños que no tenían los recursos y morían por pasar un momento divertido.

Desde entonces lo único que quiero hacer es dar de regreso a la comunidad, darles una patineta que les ayude a escapar de la dura realidad y proveerles amor.

Ahora es 2021 y las Olimpiadas pusieron al skateboarding en el mapa, honestamente el juego está cambiando, inspirando a las nueva generaciones.

La sociedad, al aceptar que es un deporte olímpico, va a cambiar la manera que el mundo nos ve a nosotras: las ratas callejeras.

Allie Rappuhn. She/Her

Soy Allie de Alabama, pero vivo en NYC. En el 2019 conocí a mi pareja Langleigh, quien ha patinado por más de una década. Cuando salimos por primera vez me llevó al skatepark, era divertido verlo, pero yo en el fondo también quería intentarlo.

Publicidad

Finalmente obtuve mi primera tabla en diciembre 2019, aprendí a sentirme cómoda patinando, empecé seriamente a practicar en marzo del 2020, pero claramente llegó el COVID-19.

El skateboarding me ayudó de tantas maneras, mental y físicamente. Gracias al skate he tenido la oportunidad de conocer a mis mejores amigxs, la posibilidad de salir con mi pareja, patinar e intentar nuevos trucos con él. He desarrollado los conceptos de paciencia, determinación y confianza.

Antes de que me sintiera cómoda en mi patineta, me ponía tan nerviosa, aún tratando de hacer los trucos más sencillos porque no quería que nadie me viera caer, despues entendí que esas ideas no tienen ninguna importancia.

¡Skating es sobre retarte a ti mismo y pasar un momento divertido!

La manera en que aporto a mi comunidad es tener la mente abierta y ser cálida especialmente con las mujeres, LGBTQ+ y otras skaters marginalizadas que son nuevas patinando o solo están nerviosas de estar en un deporte típicamente dominado por hombres.

Ser parte de Sk8Babes ha sido una gran parte para mí y siento que somos uno de los grupos más diversos e inclusivos allí afuera. Es increíble ver lo duro que han trabajado Liv y Ang en el crecimiento y éxito de Sk8Babes.

Las Olimpiadas me parecen algo especial, personalmente no considero el skate como un deporte y por lo que se escucha, muchas personas no lo consideran tampoco. Simplemente porque realmente no sigo ningún tipo de competencias. Y ahora, es totalmente increíble ver a estas chicas de 12-13 años rompiéndola, tengo total respeto por ellas al exponerse y hacer lo que hacen enfrente de los ojos del mundo. Sé que muchos skaters no quieren dejar el skateboarding en una esquina pero pienso que la mayor preocupación sería las marcas y los medios capitalizando de nosotras (skaters) porque es algo trendy en estos momentos.


Tagged:

Skateboarding, Skate, deporte

Más
de lo Mismo
Girls Can’t Skate: retratos de una comunidad
Películas que visibilizan la bisexualidad
¿Por qué el cuerpo colapsa cuando la mente está mal?
¿Qué hay detrás de “El juego del calamar”?
Estas son las mejores películas que visibilizan la infancia trans
¿Cuáles fueron los dibujos animados que te marcaron?
Conozcan a las atletas más jóvenes de los Juegos Olímpicos
Nico Cotton: el joven que los artistas buscan