“El Pájaro de Pergamino”, el futbolista amateur argentino más famoso del mundo

Cómo un trabajador agrario se transformó en una revolución de las redes sociales; qué lo llevó a patear penales por televisión, conocer la "Bombonera" y jugar un amistoso contra viejas leyendas de Boca Juniors.

21 Junio 2021, 8:44pm

Miguel Ángel Durán tiene 50 años y el recuerdo de una vida anónima, que quedó enterrada bajo millones de likes e incontables reproducciones. Es de un tranquilo pueblo rural de la provincia de Buenos Aires (Argentina), llamado Pergamino. Se dedica, hace 30, a clasificar granos, desde las seis de la mañana y poco antes de que baje el sol le gusta despuntar su vicio: el fútbol amateur.

Publicidad

Hasta ahí, la vida del “Pájaro” o “Le Bird”, no tiene nada de especial para ser furor en las redes sociales. Uno más de los laburantes de la masa que trata de ser feliz, entre amigos, familia y una pelota que pica mal en canchas llenas de pozos, cuando la jornada laboral llega a su fin.

Fotografía cortesía de Cris Pereyra

Pero el lente curioso de Cristian Pereyra (Cris) vio algo que lo distinguió entre los que parecían no distinguirse. Cris es un fotógrafo y profesor de tenis de la misma ciudad, que lo encontró casi de casualidad en una cancha de futbolistas aficionados. 

Cuando lo vio en un campito (o como se conoce en Argentina, potrero), noto su peinado particular, que tiene algo de los rockeros de los ochenta, su extrema delgadez, su piel bronceada por horas y horas de trabajo bajo el sol,  la seriedad para la marca, su aspecto de hombre simple de campo y empezó a fotografiarlo.

La ayuda de su hija, Jacinta Pereyra, fue fundamental para introducir a Cris y su personaje al mundo de Tik Tok. Luego, la magia de las redes hizo su trabajo. “Tenemos más de 20 millones de likes, medio millón de seguidores en Tik Tok e IG, miles de mensajes diarios que tratamos de contestar siempre, hacemos notas con medios nacionales e internacionales; entrevistas en TV, las marcas nos mandan regalos; y equipos y jugadores de todo el mundo nos felicitan por nuestros contenidos. De hecho nos invitan a hacer giras por todo el país, cosa que cuando la pandemia lo permita lo vamos a hacer encantados”, cuenta Cris entre risas y asombro.

La dictadura del cursor o el dedo hacia abajo, hacen que entre tantos cuerpos perfectos, perreos intensos y yates astronómicos, aparezca un tipo delgado con aspecto serio y mirada de Clint Eastwood del subdesarrollo, tirando una pelota al lateral en una cancha mal pintada, dejando su mayor esfuerzo en ello, y hace que no puedas dejar de ver sus videos uno tras otro. 

Publicidad

Musicalizados con cumbias o canciones de Michael Jackson, esas imágenes funcionan como un puente perfecto. Como un guiño entre el que observa y el observado. Todos nos vemos mucho más cercanos a él, que a esos tipos que muestran una vida inalcanzable bajo infinitos filtros que nublan la vista.

Esto hizo que quien hasta no hace mucho no conocía Buenos Aires, terminara jugando un partido contra el equipo Senior de su Boca Juniors amado; repleto de viejas estrellas e intercambiando camiseta con “Lalo” Maradona (exfutbolista y hermano del Diez).  Además de ser invitado por el exarquero de Boca, Racing, San Lorenzo y Peñarol de Montevideo, Pablo Migliore, para patearle un penal en vivo en el prime time de la televisión Argentina, solo para poner un ejemplo.

Incluso, Pájaro, Cris y Jacinta, aprovechan los regalos que reciben de las marcas para donar alimentos al comedor “Ángel Guardián”, donde trabajan dos de sus once hermanos, y al que asisten casi un centenar de chicos por semana.

Tanto sea con acciones solidarias o con proezas deportivas, Le Bird se transformó en el ídolo de los ignorados. Los seguidores lo admiran, le piden consejos, lo reclaman para la selección. En un contexto de redes sociales donde todos gritan, el pájaro se hace oír, porque susurra una vida tranquila, apacible, de humildad, de trabajo y de amor por el fútbol.

Publicidad

“Nosotros trabajamos con el concepto de ``Perfect ilusión”, creando un alter ego con la muchedumbre. La felicidad de lo simple. La perfección de lo imperfecto. Le Bird muestra la belleza del camino, más que la exigencia del destino”, explica Cris.

El realizador destaca la importancia de la “imagen bien manejada y de forma responsable; con  un contenido emocional muy fuerte”. “Alguien muestra su vida y  las imágenes disparan emociones. Nos transportan a lugares que nos son familiares a todos y eso, creo, que es más poderoso en un contexto donde todos buscan destacar mostrándose siempre exitosos y sin defectos”, agrega.

Fotografía cortesía de Cris Pereyra.

Y continúa: “Trato de mostrar un mundo real todo el tiempo, creo que la verdadera belleza está en aceptar nuestras imperfecciones, eso  lleva a vivir un poco más slow. Te pongo un ejemplo: el día que salió una nota nuestra en el diario deportivo más importante de Argentina, que nos dedicó una hoja entera y fue una de las notas más leídas del portal, teníamos que ir a jugar un partido, y se nos quedó el auto (El Pájaro tiene un auto muy muy viejo), y algunos vecinos que salieron a saludarnos, terminaron ayudando a empujar. No nos duró ni un día la pose de rock stars, ja”, bromea.

El Whatsapp de nuestro ídolo de asfalto y barro, lo muestra con un trofeo de plástico. De esos bien de las ligas amateur.  Podría poner un retrato con Lalo Maradona, podría poner la página del diario con su foto enorme, podría mostrar sus seguidores con globos, pero no. Su foto es con un premio de barrio ganado con amigos. Y eso lo retrata perfecto. Y es que el verdadero humilde, es humilde hasta cuando presume; como así, el soberbio, es soberbio hasta cuando intenta mostrarse humilde.

“Jamás pensé que a mi edad iba a vivir esto.  Estoy muy agradecido a todos ustedes (los seguidores) que lo toman con ese humor y esas ganas. Es una locura que voy a llevar por siempre. Mi vida siempre fue del trabajo a la casa y de la casa al trabajo. Soy un tipo normal que ama el fútbol, que trabaja todo el día y que comparte tiempo con su familia y amigos”, cuenta Le Bird, en una charla exclusiva con Vice en Español.

La jornada de nuestro ídolo arranca  paleando cereales en el campo durante 12 horas con sol y lluvia, pero a pesar del cansancio siempre hay lugar para su pasión defendiendo los colores de “Pergamino City”,  “ Los Tumba Vasos” o donde lo inviten a jugar .

Publicidad

“Para mí el fútbol es una responsabilidad más. Si me invitan a jugar a las 7 de la tarde mi cuerpo está paleando desde las 6 de la mañana, pero mi cabeza ya está en la cancha. Por suerte tengo un jefe al que respeto mucho y si un día tengo que salir antes, me deja y podemos terminar el trabajo al otro día. Le digo a mi hermano que me lleve la ropa a la cancha y ahí estoy siempre. Dolorido y cansado, pero feliz de, esté como esté, poder dejar todo dentro de la cancha”.

Fotografía cortesía de Cris Pereyra.

Es el abanderado del “se juega como se vive”. El sacrificio que se ve afuera de la cancha, lo traslada dentro. Es un soldado del esfuerzo y la defensa para dar una mano a sus compañeros. Eso se ve mucho en los videos que arma Jacinta para Tik Tok , donde se destaca por su tenacidad y velocidad para evitar ataques del oponente.

Yo no soy un gran jugador, porque sino hubiese jugado en algún lado, pero cuando entro a la cancha soy yo. Y voy a rendir de alguna manera para hacer lo mejor para mis compañeros. Creo que cuando un jugador amateur entra a la cancha, tiene que saber que no hay nadie mejor que él. Ese es el consejo que puedo dar, cuando entras a la cancha no hay nadie, mejor que vos ”. comenta Le Bird

Fotografía cortesía de Cris Pereyra

“Ese es mi pensamiento. El pensamiento de un corredor atrás de la pelota, porque futbolista no soy, pero que deja todo para hacer lo que ama de la mejor manera, como cualquiera”, dice quien no hace mucho caminaba por primera vez las calles de La Boca mientras los vecinos le pedían selfies.

“Creo que cuando un jugador amateur entra a la cancha, tiene que saber que no hay nadie mejor que él. Ese es el consejo que puedo dar, cuando entras a la cancha no hay nadie, mejor que vos”.

Cris define lo que pasa en las redes como “un gran grupo de amigos de todo el planeta”. “Recibimos mensajes de todo el mundo: Francia, Jamaica, China, Japón, Egipto. Es asombroso lo que pasa con los seguidores. Entienden el juego, la ironía de lo que ven. Entienden que sin el humor no vamos a ningún lado y que el mundo está como está, en parte es por seguir parámetros de perfección inalcanzables. El pájaro es nuestra forma de pelear contra el sistema”, cierra. 

De ese mundo de poses forzadas y felicidades creadas para ser virales, Le Bird se caga de risa. Es feliz con lo que rodea a su mundo. Él no necesita más. Es su forma de decir “No quiero ser lo que venden. Gracias, pero así estoy bien”. Y desde Pergamino hasta Dubái, saben que así, medio slow, es la mejor manera de estar bien.

Tagged:

argentina, TikTok, le bird, futbolista amateur

Más
de lo Mismo
Maradona con nosotros: historias de personas que compartieron con el 10
¿Qué pasó con la Emperatriz Infantil de "The NeverEnding Story"?
Éxodo urbano: ¿tiene sentido continuar viviendo en las ciudades?
Nail Art: las uñas como lienzo
Esta pancarta de fútbol ayudó a acabar con la Superliga
El hawaiano que dejó todo para ser futbolista en Argentina
Noisey Next 33: Agustina Giovio, Carlos Méndez, Dachoyce, Henao, Mario Puglia
Noisey Next 37: NIKÓLA, Flora Vida, Safree, Mariposa, Calequi