Quantcast
Entrevistas con un coordinador de prensa y un médico en Alepo

Presentamos dos entrevisras de Robert King en plena zona de conflicto a Ahmed Al-Haji, coordinador de un centro de prensa del ELS en Alepo, y al Dr. Osman, médico de un hospital en la misma ciudad.

VICE contactó con el fotógrafo y videógrafo Robert King con la intención de llegar al complicado fondo del conflicto en Siria. Robert es un hombre con un corazón de oro, un instinto casi sobrenatural y unos huevos de pura lonsdaleíta pura (un ultra-escaso mineral un 58% más duro que el diamante). A lo largo de más de dos décadas ha documentado los lugares más inestables del mundo en sus momentos más violentos: Irak, Albania, Afganistán, Kosovo y muchos otros. No detallaremos todo lo que ha hecho ni los lugares en los que ha estado porque este reportaje que nos envió habla por sí solo.


26 de septiembre de 2012: un soldado herido de la brigada Tawhid en Alepo.

Una entrevista con Ahmed Al-Haji, coordinador de un centro de prensa del ELS en Alepo

VICE: ¿Cuál es su papel en la revolución?
Ahmed al-Haji: Soy responsable del centro de prensa. Grabamos vídeos de lo que está pasando: bombardeos y enfrentamientos.

¿Qué hacía antes de la guerra?
Antes estudiaba ingeniería mecánica. Ahora soy oficialmente ingeniero mecánico.

Cuando estalló la revolución, ¿tenía esperanzas de que EE.UU y Europa ayudarían a derrocar a Asad?
Al principio sí lo creía. Al principio de la revolución por supuesto que esperaba eso, y pensaba que Estados Unidos y Europa nos apoyarían y darían su ayuda. Pero al cabo de unos meses entendí que era imposible para cualquier país nos ayudara.

¿Hay algún grupo que les esté proporcionando ayuda?
¿Grupos como qué?

¿Grupos islámicos combatiendo por la revolución?
Hay algunos sirios que nos ayudan. Viven fuera del país. Nos ayudan con equipo. Nos enseñan qué hacer. Nos dan información importante.

La secretaria de estado estadunidense, Hilary Clinton, y Barack Obama, dijeron que darían equipo de comunicaciones al ELS. ¿Han cumplido su promesa al pueblo de Siria?
Hasta ahora no. Y, la verdad, no podemos esperar a que lo hagan. Sería muy bueno que lo hicieran. Pero sabemos que no lo harán.

En los inicios de la revolución, ¿había personas ondeando banderas estadounidenses, esperando que Estados Unidos ayudara a liberar a los sirios oprimidos?
No, al principio pensamos que Estados Unidos y Europa nos ayudarían no porque alzáramos sus banderas, sino porque pensábamos que creían en la democracia y en los derechos humanos. Ahora sabemos que no creen en eso. Sólo creen en “¿qué puedo sacar de esto?”

¿Por qué cree que Estados Unidos y el resto de Occidente no han ofrecido su apoyo logístico y militar?
Porque Siria es un país muy importante y tenemos frontera con Israel, Irak, Líbano y Turquía. Es un lugar muy importante en el mundo. Así que no nos quieren fuertes. No quieren que el ELS tenga fuerza. No quieren que tengamos armamento pesado o de calibre mediano.


2 de octubre de 2012: el cuerpo de un soldado del ELS, muerto en una batalla contra el ejército sirio, es llevado a un hospital en Alepo.

¿Qué significa la libertad para usted?
Esa es una pregunta importante. La libertad no es sólo decir: “Queremos libertad, queremos libertad”. Implica muchas cosas. Libertad quiere decir ser humano. Cuando no tienes libertad eres como un animal. Eres como un esclavo. ¿Y la vida de un esclavo? Es difícil de vivir.

¿Siente que vivía esclavizado bajo el régimen de Assad?
No. Porque mi padre y mi madre me enseñaron lo que era la libertad. Soy joven, no viejo. Así que no he sentido la presión de esta sociedad. He vivido en libertad antes. ¿Pero la mayoría de la gente? Sí, eran esclavos, porque tenían que ir a trabajar por la mañana y regresar a casa en la noche. No tenían tiempo para nada. No podían decir nada. Sólo hacían cosas sin saber el por qué. Ni siquiera tienen tiempo para pensar.

¿Cómo era vivir bajo el régimen de Asad?
Es como estar en Irán. Tienes todo, pero no para ti. Todo a tu alrededor pero no es para ti.

¿Para quién es?
La familia de Assad. Su grupo, su mafia.

Sale por la mañana, graba los cadáveres y después lo sube a internet; ese es su trabajo. ¿Por qué arriesga su vida para documentar estas cosas?
Lo hago porque pienso que la vida no se debe vivir así. Si no tuviera mi libertad, la muerte sería una mejor opción. Y nuestros hijos merecen que demos nuestras vidas por esta tierra, por la libertad. Tienes que pagar un precio por la libertad. Es un precio alto, pero hay que pagarlo. Aunque el precio sea muy, muy alto.

Antes de nuestra entrevista me dijo que le dieron por muerto dos veces. ¿Puede explicar esto?
No puedo ni explicármelo a mí. Hace cinco días estábamos en una situación difícil, rodeados por el ejército de Assad. Algunos pensaron que yo estaba muerto porque no había manera de salir de ahí. Y nos habíamos rendido. Pero, gracias a Dios, sobrevivimos. Así que cuando regresé todos se sorprendieron. Creyeron que estaba muerto. Hasta lo habían publicado ya.

¿Hay extranjeros luchando con ustedes en Siria?
Sí.

¿De qué grupos?
Hay algunos grupos combatiendo aquí, en Alepo. Fuera de Alepo, no lo sé. Pero en Alepo los vimos, todos los vieron. Unos cuantos, 100 ó 200 como mucho. Se lo agradecemos. Les agradecemos que vinieran a ayudar al pueblo de Siria. Apreciamos que den sus vidas por nuestra libertad. Significa mucho para nosotros.

¿Cree que Al Qaeda se ha infiltrado en Siria?
¿Oficialmente? No. Pero hay un pequeño grupo de hombres que piensan como Al Qaeda, pero no están organizados con Al qaeda de forma oficial. Regresemos a la pregunta sobre por qué Estados Unidos y Europa no nos ayudan. ¿Por qué? Porque así quieren las cosas. Quieren que Al Qaeda venga aquí. Y cuando Al Qaeda venga aquí, quieren que Al Qaeda muera aquí.

En una manifestación a la que fui el viernes había muchas banderas islámicas, como las que usa Al Qaeda. ¿Es esto algo nuevo sucediendo aquí y, de ser así, por qué cree que está pasando?
Dos cosas: Alepo no es como la mayoría de ciudades de Siria. Aquí hay muchas personas religiosas. Es famosa por eso. Las mujeres usan hiyab y van a la mezquita. No es como Homs, no es como Damasco. La segunda es que, cuando la vida se vuelve tan difícil, cuando la muerte llega rápido y el enemigo sigue quitando vidas de niños y mujeres, cualquier persona en el mundo se volvería hacia su Dios. Musulmanes, cristianos, judíos, hinduistas, budistas. Muchos intelectuales dicen que la religión se creó sólo para situaciones peligrosas. Porque frente al peligro, el hombre debería tener a alguien más poderoso por encima de él, alguien a quien pedir ayuda. En cualquier crisis, todo grupo de personas se vuelve más religioso. En EE.UU, si Obama comenzara a bombardear a su gente, los estadounidenses acudirían a su dios. Sé que muchos estadounidenses no creen en Dios, que son ateos. Pero con algo así regresarían a Dios e irían a la iglesia y se rodearían de Biblias. Algo así los llevaría de la oscuridad al cielo, les daría esa esperanza que cualquier persona necesita en esas situaciones.

¿Le gusta trabajar con medios extranjeros?
Me gusta porque quiero que el mundo vea lo que está ocurriendo aquí. Vamos a pelear, pero no es sólo el ELS el que combate contra el ejército de Assad. En los centros de prensa luchamos contra la propaganda de Assad. Sus medios no son para la gente de Siria, porque sabe que smos conscientes de que está mintiendo. Tenemos que trabajar con los periodistas extranjeros, llevarlos a donde hay bombardeos y donde están los muertos, donde está la destrucción. Por ejemplo, hoy te llevé a la ciudad antigua, a ver el fuego; el ejército de Assad prendió fuego a nuestra ciudad histórica.


30 de septiembre de 2012: civiles, niños y soldados del ELS reciben tratamiento en un hospital en Alepo.

Una entrevista con Osman, doctor de un hospital en Alepo

VICE: ¿Cuánto hace que es médico?
Osman: Desde 2005.

Su hospital ha sido atacado por fuerzas de Assad numerosas veces, ¿correcto?
Sí. El hospital ha sido atacado directamente cinco veces y ha habido más de quince ataques en los alrededores.

¿Considera estos actos como crímenes de guerra?
Sí, por supuesto, pero el régimen sirio considera a los doctores y personal médico como objetivos militares.

¿Por qué cree que es eso?
Porque matar a un médico es mucho mejor que matar a mil rebeldes.

¿Está su vida en peligro?
Mi vida lleva mucho tiempo en peligro, pero quienes me preocupan son mi familia y mis padres, porque si el régimen sirio me captura eso traerá problemas para todos los que conozco aquí.

Pero usted acepta correr ese riesgo. ¿Por qué?
Yo no soy un hombre que huya de su deber; y este es mi deber, esta es mi vida y este es mi mensaje. Nuestra misión es salvar vidas.

¿Hizo el juramento hipocrático comprometiéndose a salvar vidas y a no hacer daño mientras dure el término de su servicio?
Sí, todos los médicos lo hacen.

Assad estudió medicina, así que también debió hacer el juramento.
Assad es médico según la ley [se graduó en oftalmlogía en Londres], pero su sangre es la de un dictador.

¿Quiere decir que no honra su juramento?
No, e incluso ha ordenado matar a muchos médicos. Tres de mis amigos fueron capturados por el servicio de inteligencia de la Fuerza Aérea. Capturaron a estudiantes de medicina y los mataron a ellos y a uno de sus amigos.



Los médicos son considerados héroes en esta revolución. ¿Se considera usted un héroe?
No, soy una persona normal. Sólo cumplo con mi obligación. Trabajamos desde el inicio de las manifestaciones y la revolución. Me arrestaron dos veces, estuve cinco meses en prisión. Hay más personas que son arrestadas y tienen problemas.

¿Por qué le arrestaron?
Me arrestaron por atender a una persona que había sido herida durante una manifestación.

¿Cuánto tiempo puede tener a tus pacientes en el hospital?
Esta zona no es segura. Los hospitales no son seguros. No podemos dejar que los pacientes se queden mucho tiempo, así que los enviamos a un lugar seguro cuando es necesario.

¿Existe una escasez de suministros médicos en tu hospital?
Sí. Tenemos cosas, pero no las suficientes. Tenemos algunos materiales y suministros. El problema más grande es el instrumental quirúrgico. Muchos pacientes han muerto porque no siempre hay suficiente equipo para cirugía ni anestesia.

¿Qué promedio de pacientes trata al día?
Alrededor de 150 a la semana. La mayoría son civiles. Algunos son del Ejército de Liberación de Siria.

¿Están recibiendo apoyo de Occidente?
Sí, tenemos doctores ingleses trabajando en el hospital, y hay muchos que nos apoyan. Pero la mayor ayuda viene de nuestros hermanos en Egipto.

¿Le resulta difícil dormir por las noches?
Todas las noches tengo pesadillas de niños con piernas amputadas, y todos los días pienso en huir de Siria y llevar una vida normal. Pero si me voy, ¿quién cuidará de estos pacientes? Espero que esta guerra termine pronto y que se resuelvan los problemas para dejar de tener estas pesadillas.

Para profundizar en los hechos que propiciaron el conflicto en Siria, recomendamos leer "Camino a la perdición" nuestra línea temporal condensada de lo que pasa en Siria desde la primavera de 2011; y "La Guía Vice de Siria", un curso rápido de la geopolítica, la cultura y las complejidades religiosas del país.