Entrevistas

Este hombre estuvo 8 años yendo a Disneyland a diario hasta que llegó el coronavirus

Jeff Reitz ha visitado el lugar más feliz de la Tierra todos los días desde 2012, hasta que la pandemia frenó su racha de casi 3000 visitas consecutivas.
17 Abril 2020, 3:45am
- Jeff Reitz en Disneyland en 2016

Es difícil hacerse a la idea de todas las cosas que se han quedado en el aire a causa de la COVID-19. Vacaciones, bodas, eventos deportivos, festivales, empleos; prácticamente todo lo que tiene que ver con salir de casa. Todo se ha visto afectado por la pandemia.

Entre esas cosas, está la racha de visitas a Disneyland de Jeff Reitz, un californiano de 47 años de Huntington Beach. Cuando cerraron el parque temático el pasado mes, Reitz había ido casi 3000 días seguidos.

En 2012, Reitz había planeado ir con un amigo todos los días, puesto que ambos estaban desempleados y querían un proyecto para salir de casa. Pero después de un año, decidieron continuar. Su amigo lo dejó en 2014, pero Reitz siguió hasta el 13 de marzo de este año, el día antes de que el parque cerrara.

Hemos hablado con Jeff sobre su racha y los planes que tiene ahora.

1586191853371--Jeff-Reitz-at-Disneyland-in-2016-

VICE: ¿Por qué ibas tanto?
Jeff Reitz: Empezó como una diversión para mantenerme positivo, porque cuando comenzamos, estábamos en paro, pero teníamos pases anuales que nos habían regalado. Así que era una forma de entretenernos gratis. Yo me lo pasaba muy bien y me obligaba a salir de casa. Era como un gimnasio, terapia, además de toda la diversión de Disney.

¿A qué te refieres con terapia?
Si tienes un mal día en el trabajo, vas allí donde que tienen un ambiente feliz y te dejas llevar. Te relajas y te sientes mejor antes de irte a casa a dormir. Puedes deshacerte del estrés y empezar fresco al día siguiente.

¿Sigue teniendo el mismo efecto tras 2900 días? ¿Ha habido días en que lo hayas odiado?
No. Siempre he disfrutado del parque. Siempre he estado cómodo y me he sentido bien.

¿Has tenido dificultades logísticas? ¿Has podido irte de vacaciones o a otro estado?
Lo encuentro muy fácil. Entre semana, salgo de trabajar a las tres y media, me voy a Disneyland, llego sobre las cuatro y media o así, camino hasta la entrada y estoy ahí sobre las cinco. En general, estoy entre tres y cinco horas.

He ido de viaje por la noche en varias ocasiones durante el año. Pero nunca me he ido de vacaciones largas porque estaba haciendo eso. El primer año, un amigo se casó en Virginia y no pude ir. Pero hemos mantenido el contacto y sabe que ya se ha acabado y quiere que vaya a conocer a su familia, su nueva casa y todo lo que tiene allí. Pero la mayor parte de las cosas ocurren aquí. Por el lugar donde está, podía hacer cosas en San Diego, SeaWorld, Palm Springs, Big Bear o incluso Six Flags Magic Mountain o Universal Studios, mientras que iba a Disneyland el mismo día. He estado incluso en Isla Catalina o el Archipiélago del Norte y luego en Disneyland.

¿Había momentos en los que te hartabas?
El año pasado, al principio estuve enfermo un par de días, pero lo que hice fue llevar una mascarilla, ir menos tiempo y no montar en atracciones muy fuertes.

¿Qué piensa tu familia y tus amigos de tu proyecto Disney?
La mayoría cree que es gracioso, algunos creen que ha durado demasiado. “Oye, ya has hecho el doble de lo que nadie haría nunca, ¿lo quieres dejar?”.

¿Tu racha es la más larga?
No he sido capaz de encontrar a nadie con una racha más larga. Y ahora que se ha acabado, voy a preparar todo para presentarme a los Récords Guinness.

1586191881562--Parking-lot-tickets-saved-by-Reitz-one-for-each-visit-2016

¿Cómo dirías que ha cambiado tu vida desde que empezaste?
Bueno, tengo trabajo desde hace siete años en un hospital de veteranos. En vez de vivir de mantequilla de cacahuete y mermelada, puedo comer fuera cuando quiera. Además, he conocido a mucha gente de todas partes del mundo, lo cual es una novedad. Creo que estoy bien de salud. Caminar tanto me ha ayudado a retomar la forma, creo. Una de las cosas que le digo a todo el mundo desde que se terminó es: “Me da pena no haber elegido la fecha final, pero también me alegro de no haber elegido la fecha final”. Porque siempre había un número mágico más. Al principio, era un año, después fueron dos, luego mil días, luego dos mil. Me quedaban cinco días para llegar a los tres mil. Había empezado a pensar: ¿Debería dejarlo ahora? Pero también pensaba en seguir.

Ahora, creo que lo llevo bien porque está cerrado para todo el mundo. No siento que me esté perdiendo nada. Estoy en ese periodo de desintoxicación como todo el mundo ahora mismo porque nadie puede ir.

¿Así que una parte de ti se siente aliviada?
Creo que en cierto sentido hay algo de alivio.

¿Cómo fue tu último día en el parque?
Había mucha gente, fue divertido. Quedé con varios amigos a lo largo del día, pasé tiempo con otros en el parque. Salieron muchos personajes y actores a última hora. Otra persona y yo persona fuimos los últimos en salir del parque y cerraron la puerta detrás de nosotros.

¿Fue emotivo?
Fue un poco emotivo. Yo lo lleve bien, pero otra gente lloraba. Yo soy duro en general. A veces me pongo sensiblón. Como el jueves en el que me enteré por primera vez de que cerraban el parque, fue un shock para mí. Lo más duro fue que mucha gente me escribía diciendo que cuando se enteraron, fui la primera persona en la que pensaron. Y muchos me enviaban como condolencias. Era como si alguien de la familia hubiera fallecido, por la forma en que la gente me escribía.

¿Y después de esto no vas a continuar con la racha?
No. Mucha gente me dice: “No es tu culpa, puedes seguir, no has perdido la racha”. Pero para mí, siempre se ha tratado de días seguidos.

¿Hay algo en particular que quieras hacer ahora que no tienes ese compromiso?
Sí, me gustaría hacer más turismo por la zona, quizás subir a Yosemite. Hace mucho desde que estuve allí por última vez. Y luego ya veré.

Este artículo se publicó originalmente en VICE EUA.