Cambio climático

Este mapa puede predecir dónde empezarán guerras por la falta de agua

Es el primer modelo predictivo que incluye factores medioambientales, y Oriente Medio es muy vulnerable.
22 Enero 2020, 4:00am
sequia escasez de agua guerra siria
Pantallazo de la herramienta de WPS

Además de las tensiones políticas que hacen de Oriente Medio un polvorín que podría explotar en cualquier momento, hay otro factor alarmante que podría servir para predecir dónde se desarrollarán los futuros conflictos: la escasez de agua.

Es un factor que tiene muy en cuenta la nueva herramienta predictiva desarrollada por investigadores de la Asociación de Agua, Paz y Seguridad (WPP, por sus siglas en inglés), financiada por el Gobierno neerlandés y presentada recientemente en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Es la primera vez que se tienen en cuenta factores medioambientales como la sequía para predecir conflictos bélicos, no solo en Oriente Medio, sino en todo el mundo.

La nueva herramienta está diseñada principalmente para ayudar a los Gobiernos y autoridades locales a intervenir antes de que se produzca el conflicto, pero cualquiera puede hacer uso de ella.

Así es como funciona: usando imágenes de satélites, los científicos miden la humedad que se genera en las cosechas para medir su salud. Si las cosechas no prosperan, el factor de riesgo aumenta. Finalmente, combinan esta información con métodos más tradicionales para predecir conflictos, como la inestabilidad política, y así trazar un esquema más completo de la posibilidad de un conflicto.

“Creemos que quizás se pueda predecir cuál será la próxima Siria”, dice Charles Iceland, director de las iniciativas de gestión del agua del Instituto de Recursos Mundiales y uno de los responsables del diseño de la herramienta de predicción.

En 2006, una de las peores sequías del último milenio azotó Siria. Agravada por la crisis medioambiental, ha acabado con la vida del 85 por ciento del ganado del país y los ganaderos se han visto obligados a trasladarse en masa a los centros urbanos. Se estima que un millón y medio de personas llegaron a las ciudades, lo cual produjo un malestar social que, a su vez y de acuerdo con los investigadores, instigó la guerra civil que desembocó en la actual crisis de refugiados sirios.

“La sequía había desplazado a al pueblo sirio mucho antes de que el conflicto comenzara”, afirmó Francesco Femia, presidente del Centro de Seguridad Climática, en una entrevista para VICE NEWS. “Y lo más alarmante es que los analistas que estudian la región no lo vieron venir”.

No obstante, Iceland es consciente de que estos conflictos son el resultado de diversos factores. Rara vez se originan confrontaciones solo a causa de la escasez de agua.

“A menos que haya alguien contaminando el pozo de otra persona, lo cual es claramente un conflicto relacionado con el agua”, dice Iceland. “La mayoría de estos conflictos son multidimensionales”.

En Oriente Medio, las temperaturas suben a una velocidad mayor que en el resto del mundo y las sequías amenazan con destruir una paz ya de por sí frágil entre Irán e Irak, predice la nueva herramienta. Los ríos Tigris y Éufrates, que en otra época fueron la cuna de la civilización, se han convertido en la desembocadura de las aguas residuales iraquíes y se están secando. Cerca de 120 000 personas fueron hospitalizadas tras beber agua contaminada en 2018, lo cual estalló en protestas violentas. En Irán, la construcción descontrolada de presas, la mala gestión del agua, las sequías y la crisis climática han contribuido a la falta de agua. El lago salado Urmía, que tenía una extensión de 5200 kilómetros cuadrados, ha menguado a menos de un 20 por ciento.

Aunque no hubo bajas por los ataques de misiles iraníes a las bases estadounidenses y parece que la idea de una guerra entre ambos es cada vez más remota, en el futuro, cualquier conflicto podría empeorar a causa de la escasez de agua en la región. A menudo, la falta de agua enfrenta a civiles de un mismo país.

“Estos problemas desestabilizan a Irán desde dentro”, dijo Iceland. “Si se combinan con otros problemas geopolíticos sin relación podrían desatar el caos”.