The Irish travellers in Finglas.
Todas las fotos por Sebastiaan Franco
Actualidad

Fotos de la vida de extremos de los nómadas irlandeses

El fotógrafo Sebastiaan Franco pasó dos años con una familia de trotamundos documentando su vida diaria: funerales, bodas y peleas a puñetazo limpio.
3.3.20

El fotógrafo luxemburgués de 27 años Sebastiaan Franco pasó dos años viviendo con unos trotamundos irlandeses en Finglas, a las afueras de Dublín. Esta comunidad de antiguos nómadas son originarios de Irlanda pero también viven en el Reino Unido y Estados Unidos. Solían trabajar como temporeros en el sector de la agricultura, si bien en los últimos años este tipo de trabajos ha ido disminuyendo cada vez más. A causa de esto, el Gobierno irlandés ejerció presión para asimilarlos bajo la ley de vivienda de 1998, que los obligaba a asentarse en zonas periféricas como Finglas.

Publicidad

El interés de Franco por los nómadas irlandeses, una comunidad muy cerrada que ha sido víctima de prejuicios, lo llevó a Irlanda para documentar sus vidas. Al principio, el fotógrafo fue recibido con suspicacia, hasta que un día lo invitaron a una de las caravanas de la familia. “Empezamos a beber sidra: una, luego dos y tres”, explicó. “Al día siguiente, desperté en otra caravana con la peor resaca de mi vida. A partir de ese momento, me convertí en uno de ellos”.

irish travellers pub

En un pub local

Franco dijo que los nómadas llevan “una vida de extremos”, en la que no les suelen ocurrir muchas cosas, pero cuando montan una fiesta, lo dan todo. La comunidad se rige por una serie de normas sociales internas. Por ejemplo: las peleas a puñetazos son un modo habitual de resolver las diferencias entre familias. Son combates con muchas reglas y que se suelen grabar en vídeo para evitar que surjan más disputas posteriormente. A menudo se considera que estos nómadas infringen la ley, aunque Franco insiste en que muchos acaban en prisión simplemente porque el sistema jurídico los discrimina. “Se encarcela a estas personas por motivos por los que cualquier otro ciudadano solo cumpliría servicios comunitarios”, señaló.

El fotógrafo se sintió arropado por las familias de nómadas. Intimó especialmente con el tío Paddy, uno de los hombres a los que conoció en su primera noche de borrachera. “Quiero mucho a ese señor”, dijo. “Si algo le pasara, no sé qué haría”. Cuando se fue, decidió publicar sus fotos en un libro titulado Anásha. El título fue idea de uno de los nómadas. Es una palabra en su idioma, el shelta, y significa “presta atención”.

Publicidad

Sigue bajando para ver más fotos del libro.

Sebastian Franco - Uncle Paddy

Tío Paddy

Sebastian Franco - Martyboy

Martyboy, uno de los primeros nómadas que Franco conoció

Sebastian Franco - Wedding Day

Cherish el día de su boda. Los nómadas suelen casarse muy jóvenes, a veces incluso en su adolescencia

Sebastian Franco - Mullingar

Las peleas a puñetazos tradicionales tienen sus normas. Los combatientes tiene hasta seis meses para prepararse. Cada uno escoge un árbitro y acuerdan la elección de un tercero

Sebastian Franco - Bonfire Night

La noche de las hogueras, una tradición irlandesa de Halloween 

Sebastian Franco - Avila Park

El parque Avila, en Finglas

Sebastian Franco - Big Davy and Bulls Paddy

Big Davis y Bulls Paddy

Sebastian Franco - Bimby's Funeral

La comunidad en un funeral. La mayoría de los nómadas irlandeses son católicos

Sebastian Franco - Bridesmaids

Las damas de honor Dina, Louise y Katelyn

Sebastian Franco - Davy Handsome's Trailer

La caravana de Davy Handsome

Sebastian Franco - Johnny Keenan

Johnny Keenan

Sebastian Franco - Communion Day

Se celebra una comunión católica con limusina incluida. De izq. a dcha.: Charlie, John, Eileen, Michael James y Patrick

Sebastian Franco - Paddy Vegas

Paddy con su pistola y unos amigos

Sebastian Franco - Scrapped Copper

Un joven lleva chatarra de cobre. Muchos nómadas se ganan la vida vendiéndolo

Sebastian Franco - St. Joseph's Park

El parque St. Joseph, en Finglas

Este artículo se publicó originalmente en VICE Bélgica.