FYI.

This story is over 5 years old.

Sexo

El futuro del sexo según VICE

En los próximos veinte años todos vamos a estar 'sexteando' con estrellas porno, acostándonos con robots y, obviamente, seguiremos viendo porno.
27.1.15
Illustrations by Joel Benjamin

Ilustraciones por Joel Benjamin.

En el último año, una máquina me la chupó, usé un pañal de spandex para ir a un club de striptease, me acosté con un alguien que conocí por Instagram y tiré con por lo menos 14 tipos que conocí vía Grindr. Aún así, según expertos en sexo, mi vida amorosa está a punto de ponerse mejor en el 2015, esto debido en buena parte a robots sexys y a más aplicaciones dedicadas a hacer que tirar sea cada vez más fácil.

Un estudio de 2013 afirma que los robotsse encargarán de la mitad de todos los empleos del mundo en los próximos diez a veinte años. Robin Elenga, presidente y fundador de la compañía de juguetes sexuales robóticos Revel Body, cree que los juguetes sexuales eventualmente se convertirán en parejas sexuales robóticas. Elenga considera que cada vez más estamos usando robots para todo tipo de actividades porque"cumplen con las tareas mejor que los seres humanos".

Publicidad

"Roomba ya ha vendido más de diez millones de robots aseadores, la era de los robots ya esta aquí." Dijo Elenga. "Nuevos materiales, sensores, motores y software, todo seguirá evolucionando para hacer que el sexo con máquinas sea cada vez más atractivo para las masas".

Recientemente, un reportaje de Newsweek exploraba cómo los empresarios ya han sentado las bases para los fuck buddies robóticos. Las muñecas con vaginas "fijas o removibles" cuestan entre 5.000 y 8.000 dólares. Mientras tanto, el campeón de ajedrez y fanático de la inteligencia artificial, David Levy, quiere implementar en las muñecas su "I-Friend" un programa que dota a las muñecas de "emociones, personalidad y estados de ánimo". Muchos avances más pequeños han empezado a afectar tanto a masturbadores comunes y corrientes como a estrellas del porno y trabajadores sexuales cuyo trabajo es ayudar a la gente a venirse tanto como sea posible. En los últimos años, el porno gratuito ha llegado al alcance de todo el que lo ande buscando y ya puedes pagarle 180 dólares a un robot para que te la mame. Atrás quedaron los días de los DVDs y las prostitutas, bienvenidos a un nuevo y fascinante mundo.

"Creo que todos estamos de acuerdo en que el internet cambió mucho el juego". Me decía la estrella porno Carter Cruise en un email. "Y me refiero a que podría ser la cosa más importante que le haya sucedido a la humanidad desde de la invención de la pizza".

Publicidad

Para compensar la pérdida de ingresos, actores y compañías han empezado a hacer sus propias innovaciones tecnológicas. La compañía de porno, Naughty América, por ejemplo, ha lanzado la página Dream Lover, la cual permite que los usuarios paguen por sextear con estrellas porno. Para una de las estrellas participantes, Sydney Leathers, el sitio web y las sesiones de Skype son una forma fácil de ganar un dinero extra. (Los lectores deberían saber que Sydney vivió conmigo durante una semana y desde entonces somos buenos amigos). Ella fija la cantidad de dinero que los clientes deben pagar para textear o hablar por teléfono con ella.

"No son exactamente robots", dice Sydney. "Pero sextear con estrellas porno probablemente sea la próxima gran cosa".

Enviarle mensajes sexys a estrellas porno y tener sexo con robots puede sonar muy osado hoy en día, pero solo diez años atrás la mayoría de los estadounidenses veían los sitios web de citas y los encuentros sexuales anónimos como actividades dudosas y marginales. Hoy en día, incluso los heterosexuales encuentran sexo casual a través de sus iPhones.

"En realidad no creo que (el sexting) sea distinto al coqueteo. Solo es un medio distinto y a distancia", dice Sydney. "No creo que sea algo malo y pienso que es mejor ser abierto al respecto que andarse con disimulo y vergüenza como en el pasado. Yo pienso que probablemente sea una forma más saludable de lidiar con las cosas".

Publicidad

Pero, ¿Qué tal si toda esta orgía robótica y exhibicionismo vía smartphone nos lleva a un escenario tipo sexy-terminator donde nuestros autómatas amantes se rebelen y cometan un genocidio masivo en contra de la humanidad? Le pregunté a Sydney: ¿Podrían nuestras sórdidas ambiciones para el futuro conducirnos a un armageddon?

"Solo si pudieras contraer sida a través de un mensaje de texto, "me respondió. "Eso sería terrible".

Afortunadamente, los avances tecnológicos han empezado a mejorar la educación sexual y los métodos para la prevención de las ETS. El empresario neoyorkino Josh Rosenberg ha fundado una compañía llamada Porn Star Sex Life que hace videos de estrellas porno hablando de sexo. Rosemberg contrata a actrices con algún tipo de experiencia médica y mucha personalidad para dictar tutoriales en línea que la gente paga por ver. En uno de los videos recientes, Alexa Aimes, quien tiene un título en enfermería, le explica a la audiencia cómo funciona la eyaculación femenina. La lógica es: los adolescentes están viendo porno en línea de todas formas, así que en lugar de aprender acerca de sexo a través de videos poco realistas filmados en la parte de atrás de una camioneta, es posible que se encuentren con los videos de Porn Star Sex Life y aprendan cómo funcionan las relaciones sexuales en realidad.

Este avance coincide con el creciente uso de Truvada en la comunidad gay. El medicamento, también conocido como PREP, previene el contagio del sida. De acuerdo con el Centro para el Control de las Enfermedades, la droga puede prevenir el riesgo de infección en pacientes de alto riesgo hasta en un 92% de los casos. Michael Lucas, una estrella rusa del porno gay que se convirtió al sionismo, ha promovido abiertamente el uso de Truvada en la comunidad gay. Él cree que el medicamento va a reducir la ansiedad que el sida genera entre los hombres homosexuales.

"(Truvada) me ha dado tranquilidad de conciencia", dijo Lucas. "Yo solía vivir muy, muy, muy preocupado de resultar VIH positivo. Y eso definitivamente tiene mucho que ver con que la gente de mi generación alcanzó la mayoría de edad en medio del desastre de los ochenta y los noventa. Siempre vivía con miedo, con el temor de hacerme la prueba y dar positivo".

Publicidad

"El medicamento también ha cambiado la vida sexual de Lucas. "Ya no tengo que usar condón cuando tengo sexo con mi novio, quien es VIH positivo", dijo. "Eso es muy importante porque, para mí, los condones no son la cosa más agradable. Te alejan del placer y la intimidad. Personalmente no conozco a nadie que prefiera tener sexo con condón".

Algunos homosexuales no están de acuerdo con la postura de Lucas. Michael Weinstein, presidente de la Fundación para el tratamiento del sida, le dijo a USA Today: "Si aparece algo mejor que los condones yo lo voy a apoyar, pero Truvada no es eso… Seamos honestos: es una droga para la fiesta".

A los ojos de Weinstein y de otros hombres gays mayores, los jóvenes están dejando de lado los condones para usar Truvada como una excusa para tener sexo promiscuo e inseguro. Lucas y otros activistas pro Truvada están en desacuerdo con esa idea, ya que es común que la gente tenga 'deslices' a la hora de usar el condón. "(Weinstein) es, en general, un imbécil, y hay muchas razones para decir eso. ¿Por qué la persona que vivió el VIH criticaría a Truvada?", me preguntó Lucas. "Millones de personas no habrían muerto si Truvada hubiera existido en los ochentas".

Otros trabajadores sexuales con los que conversé describieron el cambio en materia de salud sexual y porno como una parte del efecto disruptivo que internet ha tenido en toda la sociedad. En un correo electrónico, Carter Cruise explicó la manera en la que internet ha causado una revolución en su industria, abriendo las puertas para que cualquiera se vuelva un actor o actriz porno mientras otros se quedan sin trabajo. Esto obliga a los actores y actrices a encontrar formas más creativas de ganar dinero, pero también le ha dado al porno una creciente diversidad.

"Hoy en día la gente quiere todo excepto lo básico," escribió Carter. "Al deshacernos de los modelos de negocio y la imagen pública del pasado, también podemos empezar a liberarnos de los estigmas, restricciones y percepciones anacrónicas que rodean a una mujer sexual. Estamos probando que una mujer puede ser sexual y a la vez inteligente, talentosa y equilibrada: la verdadera definición de una mujer moderna".

Aun si estamos haciendo el amor con robots o si estamos usando un condón al hacerlo, nuestra motivación probablemente seguirá siendo la misma. Seguiremos intentando llenar cualquier vacío que tengamos en nuestras vidas con sexo. Podemos hacerlo metiendo el pene en un robot o viviendo con múltiples compañeros, pero en el fondo seguiremos buscando amor y orgasmos. En el futuro, simplemente seremos capaces de hacerlo en formas más fáciles de usar y sin preocuparnos por los juicios morales de una generación menos conectada.

Sigue a Mitchell Sunderland en Twitter.

Para abrir la ventana hacia el futuro y lo que nos depara la vida en este 2015 lea: El futuro de las drogas según VICE y el futuro de protesta según VICE