FYI.

This story is over 5 years old.

videojuegos

Salvar a 'P.T.', el juego de terror sicológico que Konami quiere desaparecer

Actualmente, solo existe una forma de jugar a 'P.T.': en un PlayStation 4 en la que se haya descargado el demo previamente. Sin embargo, los expertos creen que el juego podrá ser jugado de nuevo, aunque sea recurriendo a la ilegalidad.
4.11.15

Este artículo fue publicado originalmente en Motherboard, nuestra plataforma dedicada a la ciencia y la tecnología.

El 12 de agosto de 2014, la editora de videojuegos Konami publicó un demo para PlayStation 4 titulado P.T. y que se anunció como "el primer tráiler interactivo".

P.T. era un minijuego del género que se ha hecho llamar terror sicológico. En el demo aparecía un pasillo oscuro y mugriento que no parecía tener fin y un bebé muerto en el lavamanos de un baño. En un alarde estético y de ingenio, el juego revelaba la información justa para que el jugador se preguntara qué terrible suceso había provocado aquello y temiera lo que podría encontrar al doblar la siguiente esquina. Tras nueve días resolviendo rompecabezas espeluznantes, finalmente encajaban las piezas para formar un todo horrible. Pero no iba a durar demasiado.

Publicidad

El 29 de abril de ese año, Konami interrumpió la distribución de P.T. y lo retiró de la tienda online de PlayStation 4. La desarrolladora fue incluso un paso más allá y eliminó por completo el juego del historial de descargas de los jugadores que lo habían comprado, una medida extremadamente inusual. Oficialmente, pues, P.T. ha dejado de existir.

En esencia, P.T. era un pasillo interminable repleto de suspense sicológico. La mezcla de un entorno claustrofóbico, atractivos rompecabezas, un ambiente tétrico y ciertas connotaciones sobrenaturales lograron calar hondo en los jugadores. Fue un éxito abrumador entre los amantes del terror, pese a que hasta el final no lograron comprender qué tenían entre manos. Las escenas finales revelaban que se trataba de un tráiler jugable del nuevo título de la popular serie de terror Silent Hill, titulado Silent Hills, y en el que habían colaborado nombres consagrados, como Hideo Kojima (Metal Gear Solid), Guillermo del Toro (Pacific Rim) y Norman Reedus (The Walking Dead).

Pero luego Konami canceló el proyecto de Silent Hills, por lo que la novela de terror que era P.T. perdió su razón de ser.

Hasta aquí, los hechos. El resto es algo más turbio. Al parecer, durante varios meses hubo cierta confusión respecto al papel de Hideo Kojima en la desarrolladora y, cualesquiera que fueran los problemas internos, supusieron la sentencia de muerte del anunciado título. Si no iba a haber Silent Hills, ¿qué sentido tenía, entonces, P.T.?


Relacionados: Lamentamos la muerte de 'Silent Hills' y 'P.T.'


Pese a todo, nadie sabe con certeza por qué Konami puso tanto empeño en eliminar todo rastro del tráiler.

Actualmente, solo existe una forma de jugar a P.T.: en un PlayStation 4 en la que se hubiera descargado el demo previamente. No hay otro modo de acceder a él.

Publicidad

No resulta tan poco frecuente que las productoras de videojuegos retiren de las tiendas algunos títulos, aunque por lo general ocurre en casos en que estos otorgan licencias para otras propiedades como libros, películas o contenido televisivo. Incluso en esos casos, estos juegos siguen estando disponibles para volver a descargarlos. En realidad, retirar un título simplemente implica que el usuario deja de verlo en la tienda online. Scott Pilgrim vs. the World es un ejemplo de juego retirado.

Lamentablemente, es el primer juego en mucho tiempo que logra hacerme sentir algo parecido al miedo.

Generalmente, este tipo de descargas quedan reflejadas en el historial de compras de un usuario, como ocurre con Scott Pilgrim, lo que significa que cualquier producto comprado de forma digital puede volver a descargarse en cualquier momento si ha sido eliminado de la consola por la razón que sea. Pero Konami fue más allá en el caso de P.T., eliminando el juego no solo de la tienda, sino de los historiales de descarga. El pretexto: el demo era gratuito, por lo que, al no haber ninguna transacción ni garantías de permanencia, los jugadores no tenían derecho de propiedad sobre ella.

Como consecuencia del desmesurado esfuerzo de Konami, el número de consolas con P.T. en su disco duro irá disminuyendo a medida que estas se estropeen o que sus dueños liberen espacio, hasta que el juego desaparezca por completo, no sin antes dejar un legado.

Publicidad

En primer lugar, ahora P.T. se ha convertido en todo un referente para todos los apasionados de la saga.

"Lamentablemente, es el primer juego en mucho tiempo que logra hacerme sentir algo parecido al miedo", escribió el usuario de reddit deadering. En ese mismo hilo, el usuario Metalcentraldialog lamentaba la pérdida de un demo que "cuidaba la ambientación y enfatizaba el concepto de sentirse desamparado".

El juego tuvo tal repercusión que incluso ha inspirado la creación de una secuela no oficial. Allison Road, desarrollado en un nuevo estudio londinense, tiene gran influencia P.T. sin evidenciarlo demasiado. Su extremado realismo y el hecho de que casi toda la acción transcurra en una casa y de que haya al menos una cita tomada directamente de P.T. son indicativos claros de la influencia de la demo. El estudio incluso lanzó una campaña de Kickstarter en la que las comparaciones entre ambos títulos quedaron aún más patentes. El equipo de desarrolladores obtuvo 145.959 libras (205.000 euros) antes de ser descubiertos por una firma de creación de juegos y verse obligado a retirar su campaña.

"Creo que en el futuro podremos jugar a P.T.", afirmó Steve Lin, conservacionista y exdirector general de GREE Canada, "ya sea porque se produzcan cambios en Konami o por voluntad de jugadores que decidan crearlo de forma extraoficial". Asimismo, Lin está convencido que ya se ha empezado a comprimir y a compartir el título, pese a que no existe forma alguna de instalarlo o ejecutarlo en el nuevo PlayStation 4.

Publicidad

Para Lin y muchos otros como él, no se trata del dinero que se pueda ganar, lo que, sin duda, es un factor decisivo para empresas como Konami. "Lo que se pretende al conservar este título no es obtener beneficio económico, sino garantizar su accesibilidad para posteriores estudios o investigaciones", concluye.

El jefe de restauración de Digital Eclipse y productor/diseñador del reciente Mega Man Legacy Collection, Frank Cifaldi, también se muestra optimista al respecto. "No temo por la seguridad del juego", afirmó. "Creo que, si dentro de diez años alguien quisiera cargar P.T. y echarle un vistazo, podría hacerlo".

Lin y Cifaldi coinciden en que, posiblemente, tras este misterio haya un problema de derechos o de obligaciones contractuales. Tal vez, por ejemplo, al terminar las relaciones contractuales con Del Toro, Konami dejó de tener derechos para distribuir su parte del trabajo. "Como en este sector nos gustan tanto los dichosos secretos, en lugar de hablar con franqueza del tema, estamos consiguiendo que la gente se moleste".

Este tipo de disputas por motivos de licencias no es nada nuevo, pero las tiendas digitales han abierto un nuevo campo de batalla para estos viejos conflictos. El popular servicio Steam, por ejemplo, que vende licencias para juegos, podría desaparecer mañana mismo con todas esas licencias. "En teoría, no es distinto a comprar un CD", recalca Cifaldi. "Estás adquiriendo una licencia para reproducir música de forma indefinida siempre y cuando utilices ese disco concreto. Es muy parecido… solo que en este caso no puedes guardar el juego de Steam en una estantería".

Ante la pregunta de si la propia productora tenía intención de conservar o archivar el tráiler, un representante de Konami prefirió no hacer comentarios.

Respecto a qué pueden hacer los usuarios para evitar que juegos como P.T. desaparezcan por completo de la noche a la mañana en el futuro, la respuesta es complicada y probablemente roza la ilegalidad.

"No apruebo la piratería de software", advierte Lin, "pero lo cierto es que hay juegos cuya única versión existente es pirata". Cifaldi se posiciona de forma similar y recalca los efectos de la piratería para conservar videojuegos, a la vez que admite que se trata de un problema complejo y cambiante. "Es una situación complicada para la que no creo que exista una solución".