FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Así se ve tu cerebro cuando fumas mariguana

Más que perturbar las ondas cerebrales, la mariguana parece llevar al cerebro a un estado diferente de conciencia.
11.2.15

Foto de Rafael Castillo, vía.

Ana Iorga es una pionera del neuromarketing [la aplicación de los hallazgos de la neurociencia en el marketing], especializada en la investigación de mercado usando sensores de electroencefalogramas, medidas biométricas y tests de asociación implícita. El mes pasado Ana participó en una conferencia sobre publicidad y presentó un experimento improvisado para saber el efecto de la mariguana en el cerebro por medio del uso de un casco para electroencefalogramas que pretende llevar en su bolsa todo el tiempo.

"Me di cuenta de cómo algunos de los asistentes se fumaban un porro entre descansos y me puse a pensar en lo que ocurría en sus cerebros en esos momentos. Ya que no poseo ninguna técnica para leer mentes, pensé en comparar su actividad cerebral antes y después de fumar", me dijo a su regreso.

Publicidad

Dos de sus colegas fueron lo suficientemente amables para sacrificarse en el nombre de la ciencia. Una tarde, después de cenar, uno de ellos prendió un porro y el otro se comió una galleta espacial.

El primer participante – trayectoria EEC antes de fumar.

"Antes de consumir los productos fuimos al bar del hotel y registramos su actividad cerebral. Después de 15 minutos repetí la medición. Estaba convencida de que vería una disminución en la actividad cerebral, ya que dijeron sentirse más lentos, más ausentes y más relajados. El resultado me sorprendió mucho".

El primer participante – trayectoria EEC después de fumar.

Tu cerebro contiene miles de millones de células llamadas neuronas, las cuales se comunican entre sí por medio de electricidad. La comunicación simultánea entre estas produce una gran cantidad de actividad cerebral eléctrica, la cual puede ser detectada y medida usando la tecnología EEC. Debido a que estos impulsos eléctricos son desencadenados periódicamente como si fueran ondas, se les conoce como "ondas cerebrales".

Los sensores EEC miden la actividad de las neuronas localizadas en la superficie de la corteza cerebral y, en el caso de los dos sujetos, los sensores mostraron una frecuencia muy alta y una mayor amplitud de ondas tras haber fumado. El ritmo cerebral cambió bastante comparado a la situación inicial. Esto se traduce en una actividad cerebral que contrasta con el estado del participante (el cual está en reposo y relajado).

El segundo participante – trayectoria EEC antes de comer la galleta espacial.

A menudo los estudios señalan que el THC tiene el efecto de alentar el ritmo cerebral cuando está asociado a un estado de relajación y que puede acelerarlo cuando está asociado con alucinaciones visuales o durante un viaje. Con los dos sujetos de Ana "era claro que el ritmo cerebral era más rápido tras haber fumado y que la amplitud de ondas era más larga, lo que no significa que todo es caos, sino que el cerebro está en un estado de alerta más pronunciado. Tal vez el tipo se estaba viajando o tenía una especie de sentimientos extraños", explica Laura Crăciun, una neuróloga.

Publicidad

Ambos sujetos habían consumido una cantidad moderada de alcohol durante la cena, lo cual no interfirió mucho en el proceso. Durante el experimento no se le pidió a ninguno de los dos que realizaran tarea alguna, pues lo que se buscaba era que su actividad cerebral fuera medida en un estado de reposo y relajación.

El segundo participante – trayectoria EEC después de comer la galleta espacial.

"Con el sujeto que se comió la galleta espacial el efecto era tanto de alentamiento [el ritmo básico de frecuencia de ondas en ambos hemisferios disminuyó] como de aceleramiento de la amplitud, lo cual está asociado con un estado similar al del sueño o relajación profunda.

"En el primer monitoreo, el ritmo cerebral es visiblemente más rápido —en el hemisferio derecho, ya que no puedo ver gran diferencia en el izquierdo— así como menos simétrico y menos estable, pero no diría que el efecto es una "perturbación" de las ondas cerebrales, sino más bien un estado de conciencia", añadió Crăciun.

En el video de la trayectoria del antes podemos ver el monitoreo EEC de las ondas cerebrales de la persona que está en un estado de reposo antes de fumar. La trayectoria contiene 14 grabaciones, cada una de un diferente electrodo [los electrodos están divididos de manera equitativa entre los dos hemisferios cerebrales].

En la representación de la trayectoria del después tenemos la grabación EEC de las ondas cerebrales después de haber fumado. Se puede ver fácilmente que la segunda trayectoria es completamente diferente de la primera, ya que los cambios aparecen tanto en un nivel de ondas morfológico (mayor amplitud, aspecto típico) y nivel del ritmo (mayor frecuencia, aspecto caótico).

El participante está en el mismo estado de reposo que al inicio; por tanto, los cambios en el EEC ocurren debido al impacto que las sustancias ingeridas tienen en el cerebro.