FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Los del PAN cogen más que yo

Triste, pero cierto.
14.8.14

Rafael Miguel Medina Pederzini y Sergio Israel Eguren Cornejo panistas que fueron a hacer dañito a Brasil, vía.

Después de que se publicara el video en el que los diputados federales del PAN echaban tremendo festival de excesos en enero de este año en Puerto Vallarta, un terrible sentimiento me asaltó. Y es que estos personajes, afiliados al partido de derecha de este país, afín a la democracia cristiana y vetadores de libros del inofensivo de Carlos Fuentes, tienen una vida sexual mucho más activa que la mía.

Leer Aura es del diablo.

Más que molesta con la posibilidad de que se usara dinero público en tan magno evento, me descubrí enfurecida con la idea de que esa bola de católicos —quizá casados por la iglesia, opositores del aborto, la legalización de las drogas y el matrimonio igualitario— la estaban pasando mejor que yo los fines de semana, días en los que, si logro salir de casa, lo único que hago es sentarme e intoxicarme en cualquier lugar al que haya acudido. La pasa uno bien, hay eventuales carcajadas, y una que otra vez regreso a casa acompañada; al día siguiente tengo cruda y sigo existiendo. Pero hace tanto que no voy a una fiesta como las panistas, que sentí nostalgia cuando vi en el video a un hombre entregar un paquete de condones a otro. Fiestas en las que en los centros de mesa había condones. Ah, qué épocas. Ahora voy a comprarlos sola al Oxxo.

¿En qué momento los ñoños se hicieron los punks? ¿Por qué nos quitan lugar? El gremio de los pecadores está perdiendo fuerza, y ahora, los que nos nombraron pecadores, son mejores pecadores que nosotros. No hay nada más desolador. Estos son unos malvivientes profesionales, que se ríen de Syd y Nancy en su cara, mientras en el fondo se escucha un disco de Polo Polo y sin quitarse su sortija matrimonial, sabrosean a las putas que nunca fui.

Sensación parecida me provocó conocer la historia del presidente del PRI en el DF, con licencia, Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, a quien se le vinculó con una red de prostitución. Aunque al PRI siempre lo asocié con cochinero, me dio un poco de pena pensar que ese miserable tenía más probabilidades de quedar embarazado que yo. De todos modos me dio risa escuchar que las chicas tenían acceso a un baño y a un cepillo de dientes después de brindar su servicio: prestaciones superiores a las de ley. Este sentimiento de fracaso se compara solamente con aquella vez que por más de 15 días el último torso masculino desnudo que había visto correspondía al de Emilio Azcárraga Jean, quien en su festejo por el campeonato del América se sacó la camiseta porque podía. Nunca me sentí más desamparada.

Roberto Bolaño decía  que la juventud es una estafa, y es que a pesar de que renuncié a los dioses, a la fe católica y a la posibilidad de acceder a lo divino a través de sus rituales, probablemente nunca tendré oportunidad de ir a ese infierno festivo, con todo y que abandoné la idea de matrimonio, procreación y relaciones monógamas. De nada ha servido estar a favor de la experimentación con sustancias legales e ilegales con fines recreativos. Yo y mis amigos deberíamos haber hecho esa fiesta y esos diputados deberían estar en sus curules buscando la forma de que eso sea ilegal. ¿Por qué nos traicionan? Un sentimiento de tremenda desolación me invade. No estoy segura, pero creo que ese 25 de enero, me quedé dormida, sola, viendo Los Simpsons.

Sigue a Aranza en Twitter:

@Perritodeamor