10 artistas que odian a muerte sus hits

Desde Zeppelin hasta Thom Yorke, está demostrado que, a veces, lo peor que le puede pasar a un músico es pegarle al perro.
8.11.16

El artista y su obra. La obra y el artista. Hace algún tiempo, procrastinando en el inmenso mar de la web a eso de las 4:25 am, caí en una entrevista que le hicieron al bueno de Andy Patridge, vocalista de la legendaria XTC, en la cual hablaba sobre su odio a ''Dear God'', canción que fue sin lugar a dudas su hit más grande y que además terminó siendo una canción icónica de los 80. Esto me llevó a un lugar común, ya que no era la primera vez que veía a un autor hablar pestes sobre su creación más popular.

Publicidad

Otro caso, y sin duda el más famoso, es el de nuestro querido Thom Yorke. A Tomás Yorke, al parecer, se le retuerce el alma cada vez que alguien le pide en alguno de sus conciertos multitudinarios su más famoso himno: ''Creep''.

Razones ''lógicas'' pueden haber muchas. Sobrexposición del tema, inconformidad del autor con el resultado final, sentir que no es una canción por la cual querías que el mundo te conociera y te etiquetara de por vida, o algo así… Otro lugar común en el cual muchos artistas caen es el de mirar con recelo y desprecio sus obras anteriores, como si esa persona que las escribió no hubiera sido también ellos. Hoy afirman que con mayor experiencia y talento tal vez jamás la hubiesen escrito.

No he oído al primer artista decir que le guste crear obras para que nadie las conozca. Si vas a componer canciones para dejarlas engavetadas y que nunca vean la luz del día, creo que estás perdiendo tu tiempo y te recomiendo buscar trabajo en el Starbucks más cercano.

No siempre se pueden hacer hits, ya que el éxito comercial masivo de una canción –esta es la definición de hit–, casi siempre se trata de una unión de muchas cosas en el momento y lugar adecuados.

El hit es el vehículo perfecto para abrirte paso en un mundo que tiene poca paciencia para asimilar las cosas y no entiende de fidelidades hacia algún producto. Hoy en día, un artista que lanza un tema online tiene las mismas posibilidades de ser escuchado en las plataformas de streaming viviendo en Venezuela que en Jamaica.

Publicidad

Los tiempos han cambiado, la gente solo tiene tiempo para lo mejor. Nuestras vidas son complicadas y todos compartimos el común denominador de no poseer tiempo para mierda. Si no tengo tiempo en el día para ir al supermercado a comprar una bolsa de pan, menos voy a tenerlo para oír tu disco. Tenemos gente navegando Internet en busca de que sus oídos tengan una gran experiencia, algo que les mueva el piso y les haga olvidar sus problemas diarios.

En el pasado teníamos que comprar el disco de –inserte cualquier banda acá– para poder oírlo. Hoy cualquiera puede escuchar en Spotify, Youtube o Soundcloud a Led Zeppelin gratis. Entonces, si eres una banda nueva, te informo que estas compitiendo nada más y nada menos que contra Led Zeppelin.

Las canciones están hechas para emocionarnos, deben de alguna manera colarse en la parte más profunda de nuestro cerebro, donde se encuentra el tálamo, lugar donde hierven las emociones.

Estoy cansado de leer que las bandas odian escribir hits porque tienen un miedo idiota de volverse comerciales. Si no quieres que tu música llegue a cualquier lugar posible, nunca deberías salir del garaje de tu mamá. Ahí puedes darle bastante volumen a esos Marshalls y seguir tocando covers de Dream Theater.

Ahora, querido amigo internauta, si te preguntas para qué te sirve un puto hit, te respondo: si yo no hubiese escuchado "De Música Ligera" jamás hubiese sabido de la existencia de "Fue". Al igual que "Seven Nation Armyme llevó a oírme toda la discografía de The White Stripes. Estos temas generalmente hacen que devores el resto de la obra del artista que, probablemente, jamás hubieses sabido de su existencia si no fuera por el hit en cuestión.

Publicidad

Deberían de hacer un estudio de cuantos nuevos fans ganó Daft Punk luego de ''Get Lucky''. ¿Cuánta gente sabía quién diablos era Mark Ronson antes de ''Uptown Funk''? Admítelo, tú tampoco. Ahora, en honor a Thom Yorke y sus secuaces, acá te damos una lista de diez artistas que prefieren morir a seguir siendo reconocidos por sus hits más famosos.

Robert Plant (Led Zeppelin) – "Stairway To Heaven"

En el 2002, Robert Plant dijo que iba a hacer una donación a una estación de radio en Portland que se rehusó a colocar ''Stairway To Heaven''. Para Plant, esa canción universal del que todos nuestros tíos hablan, con su playera de Led Zep puesta, es una ''puta canción de boda''. Robert incluso puso como condición para la última reunión de la banda en Londres que no la tocaran para cerrar el set y que ni se le ocurriera a Jimmy Page tocarla con un solo ''aún más épico''. Al respecto dijo: "Me volvería loco si tuviese que cantar esa canción en todos mis shows''.

Incluso piensa que Led Zeppellin no innovó musicalmente en nada, sólo que había una química muy buena entre los integrantes y que se beneficiaron de una fórmula que ya existía.  Ok…

James Blunt – "You Are Beautiful"

James ha dicho muchísimas cosas sobre esta canción en varias entrevistas, pero voy a seleccionar mis favoritas:

  • Desde que el mundo empezó a conocer a "You're Beautiful" empecé a sentirme afectado como artista, cada vez que alguien en la calle decía estas dos palabras a cualquier persona en el metro, las asociaban conmigo.
  • La compañía discográfica quiso venderme como un artista para mujeres mayores de cincuenta años que están pegadas al TV viendo Desperate Housewives.
  • Sé que tengo un par de temas miserables y sobre emocionales por los cuales me conocen, pero espero que la gente vea que en realidad no soy así.
  • Pido perdón al mundo por haber compuesto esta canción.

Madonna - "Like A Virgin"

Indudablemente, apenas te nombran a Madonna esta canción te llega a la mente. O al menos espero, si no ya me estoy poniendo viejo. Madonna odia ''Like a Virgin'', incluso dijo que la única forma de que ella vuelva a cantar este tema es que le ofrezcan la pequeña suma de treinta millones de billetes verdes. Quizás el odio viene en parte debido a que cada vez que va a un restaurante, la gente se le acerca y se la canta. Cito mi parte favorita: ''Lo haría si algún ruso viene y me llama para cantar en la boda que va a tener con su novia de diecisiete años''.  Viva Putin.

Liam Gallagher (Oasis) - "Wonderwall"

Hay pocas cosas que Liam Gallagher ame. Pocas. Quizás a The Beatles y ya. Aunque, llegar al nivel de promocionar tu álbum (para ese entonces Dig Out Your Soul, diciendo que era muy, muy bueno, debido a que no estaba "Wonderwall"), es algo que sólo pudo haber dicho él. ''La odio, odio esa puta canción… cada vez que tengo que cantarla me dan ganas de vomitar. El problema con esta  canción es que fue gigante para nosotros. Vas a los Estados Unidos y te paran en la calle y te preguntan, '¿Eres Mr. Wonderwall?' Dan ganas de golpear al personaje''.

Michael Stipe (R.E.M.) - "Shiny Happy People"

Al bueno de Michael Stipe le duele hablar en público sobre sus canciones que más odia, ya que dice que probablemente para algún fan esa canción es importantísima.  Sin embargo, acá lo vemos en un episodio del increíble Fantasma del espacio de costa a costa diciendo todo el odio que le despierta esta canción. Incluso, hizo que toda la banda se pusiera de acuerdo para no incluirla en su compilado de grandes éxitos. Quizás solo abre sus sentimientos con un fantasma. Es probable.

Lorde - "Royals"

Acá estamos hablando de una niña que al momento de componer ''Royals'' tenía 16 años y vivía en Nueva Zelanda. Jason Flom (CEO de Lava Records) voló hasta el otro lado del mundo para firmarla debido a esta. Ella tenía un hit, un gran hit. Sin embargo, a ella le parece un ringtone de un Nokia del 2006 (buena broma, debo admitir). Otra cosa que piensa es que ''al ver todas las versiones que innundaron YouTube, me di cuenta de que la melodía era un desastre pero, por alguna razón, en el contexto que yo hice la canción todo funcionó''.

John Crawford (Berlín) - "Take My Breath Away"

Hit. Gigante. Descomunal. Soundtrack de Top Gun que le da bríos a un joven y tierno Tom Cruise. Para John Crawford, esta canción generó un tremendo dolor de cabeza, ya que él defendía la teoría de que ''si la canción no la escribimos nosotros, no deberíamos grabarla''. La compuso nada menos que Giorgio Moroder. La disquera presionó para que la grabaran, con la premisa de que no les haría ''daño''. El éxito del tema y la presión de esto sobre la banda fue tan grande que justo un año después de que se estrenó, Berlín se separó.

Bob Geldof (Band Aid) - "Do They Know It's Christmas"

En el Reino Unido, solamente ''Candle In The Wind''de Elton John ha vendido más copias que esta. Una canción gigante compuesta por caridad luego de que Bob Geldof viera en la BBC un documental sobre la hambruna en Etiopía. El tema reunió una cantidad masiva de dinero pero, para su autor, es una pesadilla. ''Soy responsable de uno de los peores temas en la historia de la humanidad, cada vez que voy a un súper mercado de navidad  y voy a donde venden carne… siempre, siempre está sonando la maldita canción".

John Lennon / The Beatles) - "When I'm Sixty Four"

Los Beatles tuvieron muchísimos hits, así que no es tan difícil que odiaran unito. Pero, en este caso en particular, era el bueno de John quien decía pestes de esta canción, incluso llegando a decir ''Esta rola es de Paul, yo jamás soñaría en componer una rola así, es una canción para abuelitas''. Lo de canción para abuelitas, bueno… se insinúa desde el título, pero era recurrente en John a la hora de hablar de las canciones de Paul durante la última época. Creo que al saber esto ya no debería de sorprender mucho que se hayan odiado y separado. Viva Yoko.

Kurt Cobain (Nirvana) - "Smells Like Teen Spirit"

"Smells Like Teen Spirit" fue el punto de partida para que los de Seattle cambiaran al mundo. Para muchísima gente, también es el tema más icónico de la banda, pero si hubieses tenido la oportunidad de hablar en algún Burguer King con Kurt mientras se comían una Whopper doble, él te diría esto: 'Es casi una vergüenza, odio que todo el mundo esté concentrándose en ella y en nada más. Pienso que es culpa de MTV, debido a todas las veces que pusieron el video, es como si lo inyectaran en tu cerebro. No lo soporto''.

*** Sigue a Diego en Instagram.