Elecciones 2016

26J: fotos de la noche electoral en la que nada cambió

Estuvimos en Génova viendo cómo el PP celebraba su victoria y también acompañamos a Podemos en una noche que no fue tan alegre para Pablo Iglesias.

por Fernando Bernal; fotografías por Davit Ruiz
27 Junio 2016, 7:07am

Repasando las encuestas, y viendo cómo estaban los ánimos, teníamos claro que la noche electoral tendría dos puntos calientes: Génova (la sede del PP) y la plaza del Reina Sofía (donde se suele concentrar Podemos).

Lo que no podíamos adivinar es que más de seis meses después de las últimas elecciones, la alegría iba a cambiar de bando.

Que los de Rajoy, con el presidente a la cabeza, se iban a pegar una fiesta. Mientras que Pablo Iglesias y Alberto Garzón —el dúo dinámico de la nueva izquierda española— iban a aparecer con algo parecido a la cara que uno lleva a un funeral.

Pocas cosas cambiaron en la noche en lo que se esperaba era un cambio radical.

Bueno, algo sí, los que cantaron —con una ironía muy poco fina— lo de "sí, se puede" fueron los 'peperos', cuando Mariano Rajoy salió al balcón a pronunciar lo que anunció como el discurso más difícil de su carrera. Y eso que "ha echado muchos" a lo largo de su vida. Incluso le dio un beso a su mujer en público.

Otro cambio. Ha crecido en escaños gracias a su táctica de agachar la cabeza durante seis meses y eso le permite volver a sacar pecho. Igual que lo hicieron sus seguidores, con ese merchandising tan especial que luce la derecha en España y que desempolvan en momentos especiales como éste.

Mientras, a las puertas del museo, los de Podemos no sabían cómo gestionar que se habían quedado igual que estaban, a pesar de que las encuestas los ponían segundos.

No han podido con el PSOE (que también tuvo su castigo electoral) y ahora no están ya para exigir. Lo que iba a ser una noche de alegría y cánticos se tornó en llamadas a la reflexión para ver en qué se ha fallado.

A partir de ahora, otra vez la ronda de consultas, otra vez a escuchar lo de un gran pacto de Estado para gobernar... Otra vez la sartén en manos de los mismos.

Estas son las imágenes de una noche en la que no cambiaron muchas cosas, porque los electores volvieron a confiar en el que todos quieren echar del poder, pero que dejó muchos detalles para la reflexión.