Patina, destruye y huye

Se estrena el documental Monopatín, de Pedro Temboury.

|
nov. 12 2013, 4:13pm

Recuerdo que cuando vi el docu de los Z-Boys pensé que los inicios del skate en nuestro país fueron mucho menos glamurosos que los de los surferos de Dogtown. Aquellos californianos no se habían bajado las cuestas del barrio tumbados en un Sancheski ni habían aprendido a hacer ollies con un patín ortopédico (yo quería un Variflex) en la aldea de sus abuelos merendando tostadas de margarina con azúcar. Monopatín, la versión española de aquel docu, muestra testimonios y material inédito en super-8 de una era postfranquista y cutre en la que patinar implicaba flirtear con el tétanos, la Guardia Civil y señoras que te agarraban los huevos si pasabas demasiado cerca. Se estrena este viernes con tres pases gratis en la fábrica Moritz de Barcelona, el 20 de noviembre en CANAL+ y el 30 en la Casa Encendida de Madrid. Su director, Pedro Temboury, está muy emocionado.

VICE: Enhorabuena por el documental, Pedro.

Pedro: Gracias, Iago.

Ya verás como algún listillo te dice que te has dejado cosas fuera. No falla.

Creo que la gente agradecerá el esfuerzo de búsqueda de material y haber logrado entrevistar a los pioneros. Hemos intentado involucrar a todos. Algunos fallaron por disponibilidad, pero el núcleo lo tenemos.

Me refiero al típico tiquismiqui que se queja porque hay ciudades pioneras que no salen.

La historia parte del material que nos han pasado. Yo por ejemplo empecé en Málaga a patinar y algo de material hay, pero sólo fotográfico. Paco Núñez fue unos de los pioneros allí e incluso le entrevistamos, pero necesitábamos más para hacer un bloque de esa ciudad. Supongo que con el estreno empezará a aparecer más material inédito. Si todo va bien lo mismo hacemos una segunda parte.

¿Hay alguien a quién quisiste incluir y no pudo ser?

Hombre hay uno que me da mucha pena: Kim Roig. Fue el factótum del primer skatepark en Arenys de Munt. Le localizamos pero declinó participar porque no guarda buen recuerdo de esa época. Una pena. Es una de las personas que más hizo por los inicios del skate.

Corcobado dice que ese skatepark no era para tanto.

Sí, es muy crítico con las transiciones. Rompe-huesos le llama. Pero la impresión general era de flipar. Imagínate patinar un skatepark por primera vez. La gente alucinaba. Era su sueño. Desde Madrid se fletaron autobuses. Fue una verdadera revolución. Lo habían visto en las revistas y por fin podían probarlo en carne propia.

Hosoi, Gator y el resto de pros americanos que vinieron al parque sindical ¿de verdad lo recuerdan?

Sí, era la época de la Bones Brigade. Accedieron todos encantados a participar en el docu. Yo creo que esta gente alucinaba de la repercusión que estaba alcanzando el skate a 5.000 km de donde se creó. Piensa que formaron parte del primer viaje de pros a España.

"Monopatín" Teaser from Pedro Temboury on Vimeo.

Y encima a un skatepark tan DIY.

Sí, el Sindi fue construido por los propios skaters. Recuerdan eso. También alucinaban con la marcha que había aquí. Era la época del Rock-ola, la movida y demás. A esta gente le gustaba el cachondeo, así que eso no se borra de la memoria. Al primero que contactamos fue a Lance Mountain, gracias a Francisco Burgos.

Francisco me vendió unas Duffs Strombolies de pequeño. No sabía que había sido tan bueno como cuentan en el docu.

Bueno, en realidad Corcobado era el número uno por aquella época en Madrid. Francisco fue muy bueno también, pero ya un poco más adelante y sobre todo en rampa. ¡Todo un pionero del uretano!

Sois veteranos, Pedro. Sois viejos.

Tenlo por seguro Iago, yo era una joven promesa del cine y ya me ves, peinando canas. Me hice viejo en un concierto de los Horrors en el Moby Dick. Tiraron la bola de espejo al público y me cayó en la cabeza dejándome hecho polvo. No me hizo ni puta gracia. Y mira que me gustan los pogos.

Jose Antonio Caribbean sí que es viejo. Y sigue patinando.

Caribbean es un fenómeno de la naturaleza. Un referente del skate aquí. Abrió su tienda en 1975 y todavía sigue dando caña. Ha sido de las personas que más archivo nos han prestado. A sus 58 años sigue patinado todos los findes con un estilo increíble.

Creo que el bigote es clave. Los Sancheski también llevan bigotazos.

Yo creo que Movember es un homenaje a sus bigotes. Los bigotes te hacen más areodinámico.

Noto una brecha generacional brutal con los chavales que patinan hoy. No quiero ni imaginar vosotros.

Imagínate. Yo empecé en el 77, como buen punk, cuando me regalaron un monopatín Amaya. Ya en los ochenta me ligué un Holy, que los hacían en Francia imitando los skates grandes. A mí me encanta ver hoy a todos esos chavalillos con sus tablas nuevas. Es la moda de nuevo, pero un día se pasará y volverán los auténticos guardianes del viejo espíritu skater.

Es curioso que, con lo que ha cambiado el skate en España, la afición por bajar cuestas se haya mantenido intacta.

El skate es muy cíclico, cómo todo. El longboard ha logrado que mucha gente que patinó vuelva a hacerlo ya que es mucho más fácil, giras en una cuestecilla y ya flipas. Ahora ves los trucos que hacen en los vídeos de longboard y cada vez se parece más al street.

También marcas veteranas como VANS siguen presentes manteniendo una filosofía de vieja escuela.

Que antes se hiciesen las tablas y rampas los propios skaters y ahora ya solo con internet tienes mogollón de posibilidades de comprar material, no impide entender el patín como cada uno quiera. Y sigue habiendo rampas como la de la Tabacalera que construye la gente a su manera, con el pleno espíritu DIY de los setenta.

La Banda Trapera, Wipe Out Skaters y Cerebros Exprimidos evocan ese espíritu.

Hemos intentado que la música reflejara la época de la que hablamos. Ha sido una suerte poder contar con La Banda Trapera, Wipe Out Skaters, Cerebros Exprimidos y Humbert Humbert para la parte más punk del docu. Pero también Imperial Surfers, Longboards y rollo más surf para los inicios del skate.

Me gusta el testimonio de Ángel Moreno. Muy loco.

Con él te das cuenta de que el skate siempre ha atraído a gente pintoresca. Será porque para darte leches y volver a hacer lo mismo tienes que tener sentido del humor. También te das cuenta de que el skater es un espíritu libre que hace lo que le da la gana. Los anarquistas del deporte.

Su contrapunto es Gerardo Romera, más comedido.

Un tío muy interesante también. Nos pasó mucho material gráfico. De hecho creo que es el autor del primer corto skater, que se llama R-2, y supongo que es el primero que se grabó con temática 100% skater y roller en España. Por supuesto en Súper 8. Es guay ver cómo cambia la gente desde que eran unos querubines sobre ruedas.

Sois viejos.

Sí.

Más VICE
Canales de VICE