FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

“Gracias RAE, de parte de todos los amigos del misterio”

Nus Cuevas ruega al director de la Real Academia Española que imponga la tilde del adverbio "solo", aunque suponga renunciar a los palabros "papichulo", "amigovio" o "murciégalo".
4.12.14

Hace aproximadamente un mes, a partir de una convocatoria de la Asociación Gitanas Feministas por la Diversidad (reconozco que yo desconocía su existencia), un grupo de gitanos se concentraba dispuesto a poner una denuncia ante el Tribunal de Estrasburgo. Protestaban por la cuarta acepción que asume la Real Academia sobre la palabra "gitano" que reza así:

4. adj. coloq. Que estafa u obra con engaño. U. t. c. s.

Publicidad

La vigésimo tercera entrega de esta publicación de la Academia, publicada en octubre, está levantando todo tipo de polémicas. En esta última revisión se han añadido cinco mil nuevas palabras, de las cuales una docena han triunfado en las redes sociales. Encabeza esta nueva tropa la fusión de amigo + novio (sí, "amigovio").

Entre otras muchas palabras, "murciégalo" vuelve a estar aceptado. Por esa regla de tres también podrían plantearse aceptar el término "maimona", del que posteriormente se derivó la palabra "mona" antes de la haplología. Lo mismo pasó en su momento con el uso de determinadas tildes, como la del adverbio "sólo" o los pronombres demostrativos. La RAE ​advierte que ante posibles ambigüedades es preferible utilizar sinónimos, cambios en el uso de puntuación o redactar el contexto antes que utilizar la tilde.

Somos muchos los que estamos indignados por la intención de enterrar este signo, tras pasarnos años interiorizando su uso. La norma que libera al adverbio y los demostrativos del uso obligatorio de la tilde se aprobó en la mesa académica en el 2010, después de una costumbre imperativa durante 51 años. La lápida llevaría grabada un "1959-2010" de no ser por la derrota ​asumida en 2013, que presionó a desenterrar de nuevo a la pequeña virgulilla. Nos escandalizamos malinterpretando la recomendación, que no llega a considerarse falta (al menos no actualmente). Yo, aun siendo una sugerencia, no estoy de acuerdo y creo en su justificado uso.

Publicidad

Sin intención de iniciar ninguna guerra, me propuse escribir a José Manuel Blecua, el actual director de la Academia. El contacto tuvo lugar en el espacio de entrevistas virtuales de un diario, donde estuvo contestando a las preguntas de los lectores. Mi mensaje fue antes un borrador co​mpartido para querer dejar claro un absurdo comparativo, y no por rebeldía contra la RAE:

El uso de la tilde es aceptado en estos casos, aunque da la sensación de que con animosidad. Mi voto va para la obligatoriedad de la norma, no para un resentido "haced lo que os dé la gana. Almóndigas". Es útil, necesario y merece una imposición, porque si alguien me dice que va a tomarse "un café, solo", quisiera saber si aconsejarle mojar una tostada en él o darle un abrazo animoso.

Muy amablemente, José Manuel Blecua, me contestó:

Podéis echar un vistazo al resto de mensajes que le llegaron, a los que -muy políticamente correcto- fue res​pondiendo. Y, por otro lado, sabed que el Diccionario de la lengua española acepta propuestas, y así lo recue​rda en su Twitter indicando la dirección a la que se deben enviar.

Por mi parte, para quedarme totalmente a gusto, aproveché para decirle que:

A lo que contestó: "Y también las gracias de todos los amigos de las tradiciones cuentísticas orientales."

A pesar de que la RAE acepta "ja", a su director no le pareció adecuado responderme con un bis del monosílabo. Es una lástima, porque podríamos habernos ido a tomar unos cafés solos.