FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Mad Max el Minuteman ya no sabe que odiar

Su deber es proteger a los Estados Unidos de los molestos intrusos extranjeros.
2.12.11

The Minuteman Project es un grupo activista de los Estados Unidos al que, regularmente, no le simpatizan los inmigrantes. Los “Minutemen”, llamados así por la milicia de la Guerra Civil, viven en el desierto, recorriendo la frontera entre México y Estados Unidos siguiendo huellas, ondeando armas y llevando a cabo acciones respecto a lo que ellos llaman su deber: proteger a los Estados Unidos de los molestos intrusos extranjeros. Uno de estos hombres era “Mad Max” Kennedy.

Tal fue el atractivo de Kennedy que el cineasta Vikram Zushti -un inmigrante indio que vive en Los Ángeles- decidió hacer una película sobre él. Vikram fue al desierto con una cámara, acompañó a Max por alrededor de un año e hizo Max Kennedy and the American Dream. Sin embargo, no todos los Minutemen eran tan agradables con Vikram como Max, y para el final de la película, Max había renunciado a sus hábitos como Minuteman (aunque no a sus puntos de vista).

Publicidad

Vikram habló con nosotros, ofreciéndonos información sobre el enigmático Max Kennedy y por qué, en el fondo, es un montón de abrazos suaves que sólo desea que el mundo pudiera entenderlo.

VICE: Hola Vikram. Max Kennedy and the American Dream es tu primer documental, ¿no?

Vikram Zushti: Cierto.

¿Qué tipo de películas sueles hacer?

Solía ser un escritor y productor. Hice dos películas cuando vivía en Los Ángeles, donde estuve viviendo por 15 años. Pero quise desviarme y hacer lo mío. La inmigración es una crisis en los EE.UU., especialmente en el Sur, y me habría gustado estudiarla desde una perspectiva humana inesperada.

¿Cuál era tu interés por Max?

Pensé que seguir a Max sería mucho más interesante que seguir a un inmigrante justamente por el asunto de la xenofobia. Siendo yo mismo un inmigrante, me interesaba estudiar qué había en el corazón de aquellos que son alguien que es percibido como arrogante y agresivo. Por alrededor de un año lo estuve siguiéndolo, sobre todo en el desierto, antes de que se fuera a las Vegas.

Una típica casa acogedora de un Minuteman

¿Mientras estabas en el desierto te quedaste en alguna tienda de campaña o casa rodante de algún otro Minuteman ahí mismo?

No, no. Cuando estábamos ahí, vivíamos en nuestro auto, mi 4x4.

Su ideología y forma de pensar es difícil de encasillar. Sus reclamos en la película atacan a todo mundo, desde inmigrantes, cristianos, gringos, políticos, medios, otros Minutemen. ¿Respecto a qué dirías que está más enojado?

Publicidad

Parece ser que son los Estados Unidos. Él ha reconocido que el problema de la inmigración y su papel como Minuteman fue un simbólico para tomar una posición en contra de algo. Se dio cuenta de eso hacia el final. Max estaba buscando algo por qué luchar, pero al final del día no pudo hacer mucho al respecto.

Parecía que quería pelear por algo más de lo que creía que por lo que terminaría peleando. ¿Crees que estaba confundido?

Eso es, exactamente. Era esencialmente un tipo en contra del sistema desde un inicio. No puedes hacerlo encajar en la izquierda o en la derecha, ¿sabes a qué me refiero? A los medios de comunicación, ya sea CNN o la BBC, les gusta pintar a gente como él en las esquinas, sin un término medio. Es una construcción. Hay un gran número de personas en el corazón de Estados Unidos que no tienen absolutamente a nadie que hable por ellos desde ambos lados del espectro político. Es decir, los medios de comunicación representan tanto a personas como Max como a cualquier conservador de ultra derecha, pero Max admira al Ché Guevara, lo que resulta muy extraño con relación a su postura como un anti inmigrante Minuteman en el desierto. Quiero decir, cuando él dice que no es racista, se refiere a que tuvo una esposa de Puerto Rico.

Filmaste algunas escenas de la película en México y hablas de distintos grupos de migrantes. ¿Por qué están todos tan dispuestos a ir a Estados Unidos?

Publicidad

Yo diría que la mayoría de ellos vienen a Estados Unidos por el trabajo, están ahí para ganarse la vida. Pero luego también hay algunos que son delincuentes y pandilleros. Lo irónico es el número de personas que conocimos en la película que fueron deportados a México y actualmente viven en Estados Unidos desde hace mucho tiempo, más allá de 20 años, básicamente todas sus vidas. Fueron atrapados técnicamente manejando sin licencia o cosas así, fueron deportados de la nada. Había un gran número de llegaron desde hace 20 o 30 años, quienes tuvieron hijos en los Estados Unidos y que nunca pudieron obtener la nacionalidad. Debido a la naturaleza de las leyes, una gran cantidad de personas viven y trabajan a escondidas. Hay toda una subcultura y una comunidad que vive de esa manera, en la sombra.

Supongo que no puedes conseguir un trabajo bien remunerado, porque eres ilegal, la vida de pandilla empieza a verse más atractiva.

Muchísimo, es dinero fácil eso de vender drogas. En un trabajo de sueldo promedio ganas $ 8 por hora, vendiendo drogas puedes ganar $ 500 por hora. Pero entonces eran sólo inmigrantes arriesgando todo para llegar a los Estados Unidos desde México sólo para trabajar y llevar el dinero en efectivo para vivir, porque el dinero y la comida en México es muy cara. El contraste entre estos chicos y la gente que había vivido la mayor parte de sus vidas en los Estados Unidos fue bastante sorprendente. La mayoría de las personas en el último grupo parecía como si fueran extranjeros en su propia patria.

Lo que a la gente de la película, realmente, realmente le importa. 

Max menciona muchos de estos problemas, pero también expresa simpatía por los inmigrantes. ¿Cómo crees que se convirtió en un Minuteman?

Publicidad

Siempre ha estado en los márgenes de la sociedad, económicamente muy ligado a ella. Lo conduce a su frustración, nunca ha sido capaz de encontrar un espacio y se siente desprotegido. Siente que la gente como él, gringos, no recibe un trato justo y que los inmigrantes pueden obtener todos estos beneficios y simpatía. La gente como él no obtiene simpatía, principalmente porque son blancos. Lo que encuentro interesante de Max es que no cae en el molde de un Minuteman. Era una persona más desconectada, podría decir que fue una especie de intelectual frustrado.

¿Cuál es el molde de un Minuteman?

Los Minutemen regularmente son de derecha y católicos, con valores bastante conservadores y algunos a contracorriente e intolerantes. Max era otra cosa.

Son en esencia vigilantes, ¿cómo es su relación con los policías de la frontera?

Extraoficialmente, tienen permiso de hacer lo que se les antoje. Técnicamente, no tienen permitido aprehender a nadie por sí mismos, sólo le avisan a la patrulla fronteriza. Pero tienen permiso para portar armas, en defensa propia.

¿Con qué frecuencia las usan?

Varios de ellos afirman haber tenido encuentros con narcotraficantes que transportaban metanfetamina u otros narcóticos en la frontera con Estados Unidos. Pero no se les permite dispararle a cualquiera, se les permite portar armas como un "disuasivo", para asustarlos. Es la ideología del vaquero, viven en el desierto con nadie más que su arma de fuego. Hubo un incidente en 2009, donde una mujer llamada Shawna Forde le disparó a un inmigrante y a su hija. Fue declarada culpable por homicidio.

Publicidad

¿Conoces el rencor de los Minutemen?

Sí, quiero decir, hubo un par de ellos que no querían hablar conmigo. Pensaban que era de una "organización de noticias de izquierda" y, como no era blanco, tenían miedo de que transmitiera información que pudiera ser utilizada en su contra.

Fue interesante, porque uno de ellos era checo, con ese acento muy espeso, y yo dije "Wey, ¿qué estás haciendo aquí?" Se enojó, sacó su pistola y comenzó a disparar al aire. Eso estuvo de miedo, pero para entonces yo estaba acostumbrado a eso, que es más o menos lo que suelen hacer para respirar.

Parece que en realidad es un poco como un club de niños, algo para mantenerlos ocupados.

Más o menos. Algunos de ellos son bastante anticuados.

Max durante una de sus tradicionales maldiciones o “reflexiones”

¿Cómo difiere Max de los demás Minutemen a nivel personal?

Estando mucho tiempo juntos, he desarrollado un vínculo muy cercano con Max. Estuvimos juntos durante horas, escuchando nuestros pensamientos más íntimos. El rodaje de la película fue casi como un experimento social extraño con un cineasta de inmigrantes que pasó casi un año con un activista anti-inmigrante. Fue una dinámica muy interesante.

¿Crees que su relación contigo lo cambió?

Sí, creo que sí. Él es un ser humano muy culto y capaz , sabe mucho de historia y las culturas en el mundo árabe, Asia, Oriente Medio, América Latina, Europa, África y así sucesivamente … Por lo tanto, se pueden discutir con él todas estas cuestiones a detalle. Esto fue muy extraño para alguien en su posición. No lo creerías pero era un gran fan de Federico Fellini. Pero no fue capaz de tener estas conversaciones con nadie más. Eso es esencialmente lo que lo convirtió en contra de los demás Minutemen, básicamente pensó que eran estúpidos.

Publicidad

Supongo que no hay más para él de lo que parece.

Sí, pero también era un tipo roto. Su vida no había salido como esperaba, simplemente se sintió acorralado por el sistema.

¿Qué hace ahora?

Vive con su hermana en Los Ángeles, con quien se reconcilió. Lo último que supe era que estaba buscando un trabajo como trailero.

Max Kennedy and the American Dream es distribuida por Journeyman Pictures. Ve aquí para obtener más información sobre su lanzamiento.