FYI.

This story is over 5 years old.

Vice Blog

SI LA MONTAÑA NO VA A MAHOMA…

25.1.10

Nuestro amigo Pablo Serret de Ena juega con la tecnología con la misma pasión que muestran los niños despiadados a la hora de diseccionar insectos. Por la batería hecha con cajas de las fruterías que se construyó para su grupo Sacramento, su blog de diseño, otro de fotografía (que pronto se convertirá en fanzine) y varios proyectos de sonido bastante raros que no llegamos a entender, este chico nos mola por la creatividad y el sentido del humor que aporta a cada una de sus frikadas.

    El mes pasado, se hizo las maletas y se largó a Marruecos con unos chavales estudiantes de Bellas Artes. Era como un viaje de curso pero con la diferencia de que tenían un objetivo mucho más ambicioso que morir por descomposición intestinal - construir unos"megafonos laicos" a base de la chatarra que se encontraron por allí e instalarlos encima de una montaña. Si, nosotros tambien querríamos saber por qué….

Publicidad

¿Por qué hiciste esto? ¿Cómo surgió la idea?

Los buenazos de In-Sonora me invitaron junto a unos cuantos a una extraña caravana acústica al Norte de Marruecos; una residencia de arte en Tetouan, con presentaciones, talleres y proyectos con sonido. En mi caso, pensé en construir unos altavoces de entre montañas de escombros, subirlos a las alturas y trazar una simbólica parábola que apuntara a nuestras casas. Algo así como un internet prehistórico con conexión a gritos; un canal donde vociferar y contarnos un poco más unos de otros, más allá de dramas migratorios, campeonatos de fútbol y montañas de hachís. En algún momento tengo intención de hacer otros de respuesta en Tarifa o algún sitio cercano. No, mejor en lo alto del peñón de Gibraltar.

¿A qué se debe lo de megáfonos "laicos"?
Bueno, todo el norte de Africa, todos los países del Islam supongo, están plagados de megáfonos en las alturas desde los cuales llamar a la oración. En la tradición cristiana sería el equivalente a los campanarios. En mi caso, comparten cierto aspecto con el altavoz o el megáfono pero sus mensajes e intenciones son independientes de cualquier confesión religiosa.

¿De que están hechos exactamente? ¿De dónde sacasteis los materiales?
El caso es que en multitud de países, se aprovecha absolutamente "todo" y no encuentras material por la calle como nos pasa en Europa por ejemplo. La gente no tira las cosas porque son capaces de desmontar un mechero y convertirlo en un helicóptero, así que tuvimos que ir directamente al hipermercado de la caca. Allí entre burros felices y montañas enormes de chatarra, el patrón, un hombre con rostro de cuero y traje de pana blanco impoluto, nos ofreció la cara más sabia de la negociación. Para el transporte de todo aquello, un ex presidiario con unas nike con "cámara de aire" junto con sus dos amigos de dentadura distraída se ofrecieron a llevarlo a lomos de su motocicleta Lateq soldada a un remolque.

¿Gritabais por los megáfonos?
Si, estaban hechos para ello. Para escuchar y gritar. Uno salió bastante hi-fi, otro de ellos no funcionaba muy bien y el tercero era comunitario con varios tubos saliendo y demás.

Publicidad

¿Qué tal el viaje hasta Marruecos?
Todo viaje me pone muy contento y por un lado, está fenomenal eso de que alguien te subvencione ir a montarte unos cacharros, pero aunque no lo parezca también había cierta responsabilidad detrás. Por otro lado, las personas que componíamos la expedición -junto con los afros locales que nos acompañaban-, convirtieron aquello en algo mucho más parecido a un viaje de campamento tardoadolescente que a una reunión de tíos en bata con auriculares. Además Marruecos es un país que bien puede presumir de tener una magnífica colección de cromos de su rey, disfrutan yendo de siete en siete en los taxis y manejan el "baile del fascista hambriento" como nadie. Ah, también en el norte del país hace un frío de pelotas.

¿Cómo los conseguisteis subir?
De los tres aparatos, subimos dos a las azoteas en la ciudad y uno a la montaña. Entre varios conseguimos meterlos en una furgoneta con tupé y maderos laterales en su cabina a modo de asientos, y condujimos a las montañas bajo el gran diluvio, en un trayecto muy parecido a lo que debe ser traficar con cabezas nucleares. Son en este tipo de situaciones cuando de repente me despierto y pienso: ¿cómo demonios habré llegado con esto hasta aquí?

¿Dónde están esos megáfonos ahora?
La última vez que los vimos los dejamos posados en las azoteas de la Facultad de Bellas Artes de Tetouan.
La idea es volverlos a utilizar cuando tengamos el otro lado fabricado, pero es verdad que también les dimos la posibilidad de volver a venderlo al patrón del traje blanco.

Publicidad

¿Cuál es tu próximo proyecto tecnológico?

Un proyecto que me hace mucha ilusión es la gira europea del "Drone de Acampada" (una Inconveniente Aproximación al Estado Interno de un Cortafuegos). Esto es una montaña de aparatos sonando a la vez a base de interferencias, transmisiones y ruido blanco que presenté en Madrid en el pasado festival de In-Sonora. La idea es montar una gira en furgoneta (al modo tradicional de grupo de música) desde Madrid hasta Oslo (de 5 a 10 fechas o así) cargado con todo esto y "sonar" junto con otros grupos o artistas. Además, por el camino, iría recopilando más aparatos y hay intención de documentar todo el viaje, entrevistar a la gente que venga a colaborar, etc… Espero sinceramente que salga.

¿Te trajiste algo de Marruecos en la mochila?

Pues gracias a Ryanair tuve que meter mis compras "tecnológicas" (un Amplificador Vortex y varios portátiles para niños) en lo que se viene llamando "equipaje de mano" Rashid, un buen hombre que compartía cola con nosotros, se llevó otro Vortex para Madrid. A la vuelta me confesó que a mitad de vuelo se empezó a arrepentir terriblemente. Aún me pregunto cómo demonios nos dejaron pasar todo aquello al avión.

AINHOA REBOLLEDO