FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Stewart Home es mi tipo listo favorito

Y una celebridad en Finlandia
14.6.12

Nadie parece haber oído sobre Stewart Home, pero para mí es uno de los pocos escritores que se las han arreglado para comprender la teoría académica y aun así escribir libros que la gente quiere leer. Puede que ahora, con Slavoj Zizek románticamente enlazado con Lady Gaga y con todo el mundo sintiéndose muy 1968, la gente empieza a prestarle la atención que merece.

A título personal os diré que, en un punto intermedio entre la invención de la literatura post punk con Kathy Acker y su conversión en autor multiventas en Finlandia, Home escribió mi libro favorito sobre los años 60. Tainted Love está narrado desde el punto de vista de su (en la vida real, ya fallecida) madre, y explica sus experiencias como yonqui y prostituta haciendo servicios a las estrellas del Swingin’ London. Incluso como trabajo de ficción le aguanta la mirada a la mayor parte del periodismo pop escrito en la época. Si estás de humor para una elaborada metáfora, El Buda de los suburbios, en comparación, es una enorme caca de perro depositada con arrogancia en el centro de la reluciente acera de la escritura sobre la contracultura que nadie se ha preocupado nunca de retirar.

Publicidad

Hicimos esta entrevista en la terraza del ático de un hotel en el centro de Barcelona que tenía exactamente el mismo aspecto que todas las terrazas de áticos del centro de Barcelona. Home no se quitó sus gafas de sol en ningún momento.

Primera pregunta. ¿Escribiste tú tu propia entrada en la wikipedia?

No. Y la verdad es que habría preferido hacerlo, porque la gente no deja de añadir cosas sin sentido. Creo que la gente simplemente añade cosas porque quieren enlazarlas con alguna otra cosa suya,

¿Y qué hay de eso de que te hiciste fotos publicitarias desnudo?

Oh, ¿en Finlandia? Eso es cierto. A mediados de los 90 yo era el autor más vendido en Finlandia. Fue una especie de accidente que se debió a que en la primera novela que publiqué allí salían muchas cosas sobre liberación animal. La semana antes de que yo llegara, en 1995, se había llevado a cabo en Finlandia la primera acción del Frente de Liberación Animal, y los medios de comunicación andaban desesperados por encontrar algo que tuviera alguna conexión. Seguí yendo al país porque la atención de los medios aseguraba que mis libros siempre serían publicados. Un día, en 2004, mis editores me llamaron y me dijeron, “Tenemos una gran oportunidad publicitaria para ti, pero tienes que venir a Helsinki”. Me alojaron en un apartamento especial, uno mucho más caro de lo habitual. Después me llevaron a un caro restaurante y me dijeron que invitara a todos mis amigos, que eran todos mis zarrapastrosos colegas de la escena punk. Para entonces yo ya decía, “¿Pero qué demonios es todo esto?”, y mi editor, “Bueno, no quiero presionarte, pero…” Cuando finalmente pasó, fue bastante elegante. Mis genitales estaban ocultos en sombras.

Publicidad

Creo que “Stewart Home desnudo” es una de las búsquedas en Google más extrañas que he hecho.

Ahora te estarán vigilando. Aquello acabó convertido en un artículo de cotilleos en The Times acerca de lo bajo que pueden caer los autores. Que yo saliera desnudo en un periódico finlandés añadió más de siete centímetros a mi álbum de recortes de prensa.

Me cuesta creer que hayas tenido la experiencia de ser una celebridad.

Bueno, no en Inglaterra. Está bien, porque puedes volver a tu casa en Londres y ser el que eres.

¿No te tentó usar eso en una novela?

Supongo que no acabé de decidirme. En cierto punto me encontré trabajando en un libro con Janet Street Porter. Al final nunca se hizo, pero entonces la colaboración parecía como la de The KLF con Tammy Wynette. Escribimos un par de capítulos y el esbozo de un argumento, y estaba orientado al temo de los famosos. Eso fue en 1997, 98. Con Janet fue divertido, porque a ella le gustaba ir a sitios guays. Su estilo de vida era el de las celebridades. El trato era que cuando fuésemos a a essos sitios, sería ella la que pagaría, lo cual a mí me pareció la mar de bien.

Siempre me sorprende que no se mencione tu nombre con el de gente a la que considero tus pares. William Bennett, por ejemplo. O Bill Drummond.

Esa es una combinación bastante rara. La gente con la que se te menciona acostumbra a variar, como las modas. Hice una historia sobre Whitehouse titlada Cheap Night Out, en la que yo tenía un grupo de tributo a Whitehouse. Se les conoce algo así como los Rolling Stones de la música industrial, y lo que yo quería dar a observar es que cuando hacen canciones como “Right to Kill”, puedes mezclar un poco las cosas y aportar los argumentos de Derrida acerca de que el extremismo es racional y no relacional. La idea de un “Right to Kill” solo es extrema en relación con un discurso liberal. Desde la Revolución Francesa en adelante, la noción de derechos está ligada a buena parte del discurso liberal. Por tanto, es como liberalismo extremo. La broma, cuando la hice, no pareció sentarles muy bien ni a él ni a sus fans.

Publicidad

El gran problema que tengo con Whitehouse es que la gente que se les explique.

La única utlidad que le he encontrado a los discos de Whitehouse es cuando quieres que la gente se vaya de tu casa porque ya son las 4 de la mañana. The KLF tenían más discurso respaldando lo que hacían, pero a Bill y Jimmy los machacaron en la polémica acerca de si realmente habían quemado o no un millón de libras. Estoy bastante convencido de que lo hicieron, porque si estás comiendo y sus parientes se quejan de las cosas que no pueden hacer porque ellos quemaron ese dinero…

¿Hablamos de Tainted Love? Lo que más me gustó fue que, aunque se trata de una obra de ficción, algunas de las revelaciones sobre famosos de los años 60 parecen evidentes viéndolas desde la distancia. En concreto aquello de que el bed-in de John y Yoko era una tapadera para camuflar que eran unos yonquis de tomo y lomo.

Tras ese libro hay una gran labor de investigación. Y está basado en hechos, tanto como pude desenmarañar los hechos de la ficción en la vida de mi madre. Un editor rechazó el manuscrito por las cosas relacionadas con John Lennon. Brian Jones era un sustituto para un par de personas allegadas a Brian Jones. En el capítulo sobre él actúa como Brian Jones, pero las cosas que hace se basan en realidad en una persona igual de famosa y en otra no tan famosa, pero a las que no pude incluir porque son muy ricas. Mi madre estuvo metida en la prostitución de lujo y las drogas, y si lees la letra de “Cocksucker Blues”, una de las groupies es una yonqui. Quiero decir que podría haber sucedido que alguien hubiese estado pagando a esas mujeres para que estuvieran por ahí. Si lo miras desde la perspectiva de una compañía discográfica, es mejor tener profesionales que groupies, porque aquellas, después del tema, guardan silencio.

Publicidad

Cuando llevas a cabo toda esa investigación y lo pones todo en perspectiva, hay cosas que resultan tremendamente obvias. No sé con certeza si John y Yoko se quedaban adormilados, ¡pero eso es lo que hacen los yonquis!

Chris Morris se definió a sí mismo como un “okupa en los medios de comunicación”. Tú, más que un okupa, serías alguien acechando en todos los medios.

Sí, supongo que es cierto. He hecho algo de cine, cosas de galería de arte, publicado las novelas y mantenido una presencia en Facebook y Twitter. Antes era muy aburrido tener que enviar correo para que se fijaran en ti, pero si le dedicabas tiempo salía a cuenta. Ahora, por el contrario, hay que trabajar más para recibir menos a cambio. La recompensa se hace cada vez más y más pequeña.

¿Has explorado la web oculta? ¿Te interesa hallar un espacio online más abierto, menos mercantilizado?

Bueno, uno intenta crear espacios sociales, y hay grupos enteros de personas haciendo cosas que se conocieron a través de mis myspaces. El objetivo es conseguir que la gente se mueva. Es frustrante cuando tienes más comentarios en tu link en Facebook que en el mismo post. Identica se suponía que iba a ser una respuesta más abierta a Twitter, y aunque la sigo utlizando, para serte sincero, me parece que simplemente estoy siendo testarudo. A menos que logres concentrar a una masa crítica de gente en un área, sencillamente no funciona. Creo que Facebook, hasta cierto punto, se colapsará, pero es difícil lograr que la gente vaya a algún sitio ahora que todo está tan dominado por estos sistemas corporativos. Una de mis estrategias siempre ha sido esta contraintuición para localizar aquello que no está en la web, y ponerlo.

Publicidad

¿Cómo abordas la investigación? Pareces muy meticuloso.

Creo que la verdad es problemática, pero hay que acercarse a la verdad tanto como se pueda. Obviamente, cuando estás haciendo un libro es difícil investigarlo todo, pero cuando resulta posible debes trabajar una historia de un modo tan próximo a la verdad como se pueda. Y después decidir qué haces con ella. Si tergiversas las cosas debes estar dispuesto a que te den una azotaina. Paul Buck [escritor y amigo que, en la E-List, escribió sobre el primo de Stewart y célebre ladón de joyas de los 60Ray ‘The Cat’ Jones] no incluyó la historia sobre la fuga de Pentonville de Ray, porque no creía la historia sobre el tema de Mad Frankie Frasers. De haber sido mi libro, lo habría investigado y lo habría incluido. Esa versión [la de Ray cayéndose de un alto edificio, atravesando una claraboya, gateando hasta el otro lado de una vía férrea y logrando escapar] proviene de Frankie Fraser y está en los periódicos, puedes encontrar recortes, pero es una chorrada. Cuando hablé con Frankie Fraser acerca de mis parientes no sabía nada de ellos, pero como se cree que es un experto en crimen tiene que contar chorradas y simular que lo es. Yo, como sé algo sobre ellos y procuro saber más, sé cuándo está diciendo tonterías y no tiene ni idea de lo que está hablando. Pero esa es la naturaleza de los criminales. No deberían verse sus autobiografías, escritas por autores a sueldo, como verídicas.

Publicidad

Están en el negocio de crear mitos.

Sí, igual que los famosos, de hecho. No hay mucha diferencia entre ellos.

Sé que no te identificas como anarquista, pero como estamos en Barcelona, me gustaría finalizar la conversación preguntándote cómo ves el actual resurgir de la ideología anarquista en España y en el mundo.

Bueno, el caso es que los anarquistas lo reivindican todo. Cuando hablas de una posición de extrema izquierda anticomunista, mucha gente no sabe qué es. Asumen que es anarquismo, y los anarquistas se alegran de adjudicarse ese gran movimiento. Lo que creo que es importante es que haya un gran movimiento, y me parece que los Indignados y Occupy son realmente inspiradores para mucha gente.

En última instancia creo que se necesitan políticos que vayan más allá del anarquismo. La idea de un banco del pueblo es absolutamente ridícula, porque obviamente el objetivo de la actividad revolucionaria es abolir el dinero y abolir los lujos. Necesitas elementos de otras cosas. Por supuesto, puedes volver a poner en marcha elementos rescatados del pasado, pero el objetivo es estar siempre moviéndose hacia delante. Es una cuestión de actuar de forma colectiva y encontrar nuevas soluciones, y no creo que el anarquismo, por sí solo, logre llevar las cosas muy lejos.

Pero encuentro que el movimiento, en su conjunto, es estupendo, inspirador. Es una inspiración para muchos. Yo estuve en Zuccotti Park, y también estuve un poco en St. Paul. Lo de los Occupy de Nueva York probablemente fuera más excitante; había elementos de extrema derecha, como los seguidores de Ron Paul. Y también porque flotaba la sensación de que eran los iniciadores de todo. Lo cual es en realidad irrelevante, porque lo que importa es hacia dónde se dirigen.

@pauldotsimon

Alpha Decay acaba de editar Memphis Underground, quizá no su mejor novela pero sí un buen punto de partida si lo que a ti te mola son los chistes posmodernos que hacen reír de verdad y ver a una Muerte mucho más divertida que la de El séptimo sello.