Skate

Así se construyó el mejor skatepark del mundo

El Skate Agora de Badalona nació con la voluntad de ser mucho más que uno de los mejores skateparks del mundo, un proceso nada sencillo que sin embargo ahora sitúa a España como referente de la disciplina.

por Guille Álvarez
10 Junio 2016, 5:20am

Imagen cedida por Looker Photography

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

La ciudad de Barcelona es conocida en todo el mundo por una infinidad de cosas: la Sagrada Família, el Camp Nou, los sombreros mexicanos... y claro, el skate. Con spots como el MACBA, la estación de Sants, el Fòrum o el skatepark de la Mar Bella, la ciudad lleva más de dos décadas siendo uno de los lugares de peregrinación más concurridos por riders de todo el mundo.

Hasta hace bien poco, sin embargo, la urbe catalana tenía una carencia importante. "Las reformas de la ciudad para los Juegos Olímpicos de 1992 convirtieron a Barcelona en un gran skatepark urbano... pero le faltaba un skatepark al mismo nivel", explica a VICE Sports Roger Planas, director de la agencia Lateral Thinking e impulsor del proyecto Skate Agora BDN.

Más acción: ¿Es el MACBA el mejor lugar del mundo para patinar?

"El nuevo skatepark es magnífico, y no solo para el deporte sino porque la instalación se queda después para los chavales", comenta el skater australiano Shane O'Neill, ganador de la segunda edición del SLS Pro Open de Barcelona. ¿Cuáles son, sin embargo, las claves a la hora de construir una instalación así?

El estadounidense Chaz Ortiz, durante la segunda edición del SLS Pro Open Barcelona el pasado mes de mayo. Foto de Guille Álvarez

"Todo empezó hace seis años, cuando imaginamos un parque de nivel top-10 mundial y que fuera capaz de reflejar el entorno. En cierto modo, queríamos crear algo que fuera como el Camp Nou del skate, pero abierto al público", apunta Planas.

"Este proyecto es una manera de demostrar que hay que creer en las quimeras", prosigue. "Estoy contento por no haber dado un paso atrás y haber mantenido nuestra idea original a pesar de todas las dificultades".

El Skate Agora BDN es ahora uno de los mejores skateparks del mundo, quizás el mejor. "Si hablamos de la Street League, está al nivel de los mejores. Decir que es el mejor o no ya tiene mucho que ver con el criterio de cada skater, pero los profesionales que han venido siempre lo han visto con muy buenos ojos", afirma Sergi Salles, responsable de California Skateparks —empresa de referencia en la construcción de estas instalaciones— en Europa.

Operarios de California Skateparks trabajando durante las tareas de construcción del Skate Agora BDN: en febrero de 2015 se cerró el trato con el ayuntamiento y en junio del mismo año se estrenó con el aterrizaje de los mejores pros de la Street League. Imagen cedida por Looker Photography

Cuando se planteó el proyecto, la consideración del skate en nuestro territorio seguía siendo bastante pobre. "Se veía como 'aquellos chavales que nos rompen el mobiliario público' y había un gran desconocimiento", asegura Planas. "Fue un proceso muy complicado y burocrático, se habló de varios sitios en Barcelona como les Glòries o el Fòrum, pero Badalona nos dio un spot perfecto para llevar a cabo el proyecto".

Todo empezó como un proyecto mediano con la colaboración de varias empresas del sector, aunque entre las negociaciones y los trámites burocráticos tardó más de tres años en convertirse en una propuesta sólida. Al final, la Street League —la competición más relevante del panorama internacional actual— entró "por sorpresa" y cambió un poco el planteamiento inicial.

"Tuvimos que modificar el diseño. La sección central del skatepark se adaptó a las medidas reglamentarias de los módulos de la SLS", explica Salles. De un buen skatepark se pasó a uno de clase mundial y que ocupa más de 5 kilómetros cuadrados de terreno —que, además, durante la competición se amplía hasta los 10 kilómetros cuadrados.

Sergi Salles (izquierda) habla con uno de sus trabajadores: California Skateparks tiene unas 15 personas trabajando en la construcción de instalaciones en Europa. Imagen cedida por Looker Photography

Salles empezó a patinar con 10 años y a los 13 ya había construido su primera mini-rampa en el jardín de casa. Poco después de cumplir la mayoría de edad creó su propia empresa, Sbinjes Customs, y lo que empezó como hobby acabó transformándose en una manera de ganarse la vida. Todo lo aprendió, por cierto, de forma autodidacta.

"La parte central es la big section, pero las bandas están pensadas para la academia, para el aprendizaje de los niños y cualquier otra persona que no sea profesional. No queríamos, en ningún momento, crear una sección de 10 escaleras en la que nadie más pudiera patinar", comenta Salles, que ve su trabajo de la misma que un pintor observa un lienzo en blanco.

Plano general del Skate Agora BDN: la sección en rojo (1) es la reservada a skaters de nivel alto y profesionales; la azul (2) es la zona intermedia; la amarilla (3) es la reservada a principiantes. Imagen cedida por Skate Agora y California Skateparks

"Para nosotros, el diseño de un skatepark es arte", asegura Salles con orgullo. "Igual nos pasamos un día entero para terminar cada quarter, e hicimos los acabados a mano. Esto es lo que más impacta a la gente, pero es la única manera de lograr la excelencia". Los obreros del ayuntamiento, que construyeron el entorno del skatepark, se quedaban embobados mirando a sus compañeros trabajar el hormigón de esa manera.

Según los cálculos de Califronia Skateparks, un proyecto como el Skate Agora requiere un presupuesto de unos 300 000 euros aproximadamente. En este caso, la financiación corrió a cargo de los distintos patrocinadores; el consistorio de Badalona pagó las obras en el entorno. Construida con vigas de refuerzo, como si de un rascacielos se tratase, la instalación está ideada para durar décadas: "Unos 25 años" según Planas.

"El skatepark se construyó con vigas de hierro y hormigón, así que es mucho más consistente de lo habitual y su desgaste es unas 20 veces menor que en la mayoría de lugares", afirma Salles. Imagen cedida por Looker Photography

En España hay todavía pocos skateparks como el de Badalona; en Barcelona ciudad, de hecho, no hay nada que se le parezca, ni en el nivel de las rampas y los módulos ni en la filosofía que promueve el equipamiento... ni tampoco en la durabilidad.

"Sin duda es uno de los mejores skateparks del mundo. De hecho, ahora pienso que ojalá lo hubiéramos tenido hace 10 años... aunque nunca es demasiado tarde", apunta Joan Galcerán, uno de los principales riders de la escena catalana. "En España todavía nos quedamos un poco atrás, así que debería potenciarse mucho más. Falta un poco de todo: mejores instalaciones, más eventos...".

El rider catalán Joan Galcerán pasándolo en grande en la sección avanzada del skatepark durante las rondas clasificatorias del SLS Pro Open 2016. Foto de Guille Álvarez

La Skate Agora Academy es uno de los elementos que más ha calado en el resto del globo; el proyecto, de hecho, está en vías de expansión a otros lugares de Europa y del mundo entero.

"Hemos creado un modelo replicable, y esto es lo que trabajamos ahora con los ayuntamientos. Queremos ir más allá del park, montar también escuelas de skate y regular su práctica", explica Planas. "El skate puede ser una actividad extraescolar o pasar a formar parte del deporte diario de los alumnos. Nosotros trabajamos con 30 escuelas y sus responsables de educación física".

"Nos importa mucho la rama social. Creemos que el skate puede ayudar a los chicos y chicas que tienen problemas y necesitan algo a lo que agarrarse. El skate puede evitar que muchos chavales tomen el camino equivocado", añade el director del complejo, que en verano propone unos campamentos centrados en la tabla.

Roger Planas, director de Lateral Thinking y del proyecto Skate Agora BDN: "Barcelona es un referente global, se dice que las dos grandes ciudades para hacer skate son San Francisco y la nuestra". Foto de Guille Álvarez.

En un proyecto de estas características, las complicaciones suelen llegar por los temas financieros, pero Planas afirma que su voluntad es la de ser económicamente sostenibles. "Nuestra motivación es muy emocional y refleja nuestra pasión, pero por fortuna hemos encontrado la manera de ser un proyecto viable", asegura.

A día de hoy, el Skate Agora BDN sigue siendo el único parque del circuito SLS que tiene vida los 365 días del año; también es el único de toda Europa con homologación oficial de la principal competición skater del momento. Hacía mucho tiempo que Barcelona —aunque se haya concretado en la vecina Badalona— y España merecían una instalación puntera a nivel internacional.

El estadounidense Paul Rodríguez mostrando la belleza y plasticidad del skate en el módulo central del Skate Agora. Foto de Guille Álvarez

Hay que tomarse el skate muy en serio: tras este verano es probable que pueda ser descrito como una disciplina olímpica. En casa por fin tenemos un skatepark que sitúa a nuestro país —que ya era referencia en las calles— entre los líderes mundiales de las competiciones internacionales.

El autor se quedó de joven en el ollie y algunas buenas leñas en el pipe, pero en Twitter todavía no ha tenido accidentes: @GuilleAlvarez41