superhéroes veganos

¿Realmente la dieta vegana hace mejor a los deportistas?

Desde ganar una medalla de oro en Río de Janeiro a cruzar los Pirineos para explicar el veganismo: así son los superhéroes veganos.

por Pau Riera
30 Septiembre 2016, 7:25am

Foto de Jason Cairnduff, Reuters

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

Tres horas, un minuto y cuarenta y tres segundos. Es el tiempo que tardó Elena Congost en completar la Maratón en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro y conseguir la medalla de oro. La primera paralímpica de la historia en maratón. Es campeona y vegana desde hace seis años. Y durante este tiempo no ha parado de mejorar su rendimiento y sentirse más a gusto con su cuerpo.

Pero las dietas vegetarianas o veganas están continuamente envueltas en un mar de dudas. Algunos aspectos son positivos, como la posibilidad de recuperarse del esfuerzo físico en menos tiempo o de disfrutar de una mayor resistencia. Sin embargo, hay otros factores polémicos, como la carencia de la vitamina B12 o de hierro.

Edu Marín, el escalador que tocó el cielo tras hundirse en el pozo

Poco a poco, sin embargo, el vegetarianismo y el veganismo se van abriendo camino en nuestra sociedad. Ya no solo es que cada vez haya más gente que siga este tipo de dietas sino que sus beneficios son día tras día más reconocidos y aceptados. En parte gracias a los resultados de Congost o de otros deportistas que demuestran casi a diario que no solo no están por debajo de sus rivales omnívoros sino que los superan.

Estos deportistas, más allá de luchar contra los prejuicios que tiene la sociedad carnívora, tienen que combatir las dudas que generan sus dietas a la hora de competir al más alto nivel.

"Cambié mi dieta por salud, entrenaba muy fuerte y notaba digestiones muy pesadas además de tener anemia. Primero eliminé de mi dieta los lácteos y posteriormente la carne y todos los demás animales. Rápidamente noté la mejora, la anemia desapareció y mi rendimiento mejoró a pasos agigantados", asegura la medallista olímpica.

Elena Congost en el podio de Río tras imponerse en la maratón. Foto de Jason Cairnduff, Reuters

Serafín Murillo, nutricionista deportivo del Hospital Clínic de Barcelona, tiene la misma visión de las dietas vegetarianas y veganas porque "a mayor cuidado del cuerpo y preocupación por la alimentación, mejor rendimiento". Y es que los deportistas veganos y vegetarianos están muy atentos a todo lo que esté relacionado con su cuerpo, empezando por la alimentación y acabando por las analíticas. De todos los deportistas, ellos son los que más controles se hacen al año.

Este hábito, explica Murillo, se coge en los meses en los cuales los deportistas hacen el cambio de dieta. Son meses de transición y lo más importante es controlar los cambios que sufre el cuerpo. "Las analíticas sirven para ver qué funciona y qué no, como consecuencia se moldea la dieta para equilibrar los alimentos que necesita el cuerpo. Por ejemplo, muchos vegetarianos y veganos tienen carencias de la vitamina B12 o de hierro, y no siempre se puede solucionar con la misma dieta, sino que necesitan tomar cápsulas para evitar estas carencias", confirma el nutricionista.

Congost confía en su naturópata para que vaya equilibrándole la dieta, sobretodo cuando está de viaje, uno de los momentos en los que más cuesta seguir su dieta. "Siempre vamos con la maleta llena de comida especial y cuando nos encontramos —que cada vez es más a menudo— con hoteles y restaurantes preparados, sentimos que poco a poco vamos cambiado la concepción que tienen de nosotros", explica Congost.

Anna Ramírez en acción.

Es un proceso lento, hay pocos estudios y se trata de una educación continua. Por esta misma razón Anna Ramírez, ciclista profesional del equipo Lointrek, pasó de una dieta vegetariana a una vegana a los 15 años. "No confío en los alimentos lácteos u otros alimentos que provienen de los animales a pesar de que en casa todos éramos vegetarianos".

Ramírez empezó a destacar encima de la bici —ya con 20 años— en 2001 al quedar dos años consecutivos segunda en el Campeonato de España en Ruta. Ya llevaba una dieta vegana pero acepta que en según que competiciones tiene que dejarla de lado porque algunos hoteles o restaurantes no están preparados para este tipo de dietas.

"A veces tengo que comer pasta o pan que lleva mantequilla y me tengo que aguantar porque formo parte de un equipo". Con esto coincide Murillo, quien confirma que hay muchos más ejemplos de atletas veganos en deportes individuales. "Al final todo depende de las sensaciones de uno mismo y es mucho más fácil calibrarte en carreras de fondo que si formas parte de un equipo".

Anna Ramírez, de naranja, en medio del pelotón.

Ramírez no notó un cambió en su rendimiento pero asegura que su dieta la ha ayudado a ser muy regular, no tener enfermedades y tener más resistencia. "Dejé la competición para sacarme unas oposiciones y volví a ser profesional al cabo de unos años. Al volver a competir noté que casi no había perdido la forma y me costó muy poco estar al nivel de antes o quizás un poco mejor". Prueba de ello es que en 2014 volvió a ganar el Campeonato de Ciclismo en Ruta de España que ya había ganado diez años antes.

Un atleta que sigue notando un cambio en su rendimiento es Pedro López, ciclista adepto a las largas distancias que rueda para concienciar a la población de las virtudes del veganismo y promover los derechos de los animales. "Tengo 43 años y cada temporada consigo retos mayores y mejores resultados. Mi entrenador, que no es vegano ni vegetariano, lo ve con muy buenos ojos y cada vez está más interesado en los motivos por los que mejoro".

López, como Congost y Ramírez, ha notado que el tiempo de recuperación es menor y esto se debe a que su digestión requiere menos energía —el proceso digestivo es el que más energía del cuerpo gasta— y de esta manera el cuerpo puede destinarlas a la recuperación de las fibras musculares.

Pedro López durante su reto cruzando los Pirineos en bicicleta.

El veganismo sigue sin estar del todo aceptado en el mundo del deporte de élite. La Federación Española de Atletismo, sin ir más lejos, intentó convencer a Congost para que dejara la dieta pero ella se limitó a responder con sus resultados. "No me han dicho nunca nada más", comenta entre risas la medallista en Río.

Poco a poco se van conociendo más casos de atletas veganos que consiguen resultados muy por encima de los que siguen una dieta omnívora. Pasos cortos y seguros, así es como el veganismo se está abriendo paso en una sociedad que confunde no comer carne ni productos lácteos con debilidad.

Sigue al autor en Twitter @21pauriera