La cantidad de drogas en nuestra carne es aterradora

Estudios recientes comprueban que los niveles de químicos que contiene la carne que nos comemos está alcanzando niveles en serio peligrosos.
24.7.16
Photo via Flickr user Chris Pople

Los animales de granja del mundo están llenos de drogas —antibióticos, antiinflamatorios, esteroides— para mantenerlos sanos y conseguir carne y productos lácteos rápidamente para el mercado. Pero para cuando llevas el tenedor o la hamburguesa a la boca, solo deberían haber restos mínimos de cualquier antibiótico u otro medicamento. Para nuestra desagradable sorpresa, algunas vacas lecheras que fueron sacrificadas por su carne obtuvieron resultados positivos de sustancias controladas a niveles cinco veces por encima de los límites legales.

Recientemente la Administración para el Control de Drogas de EE.UU. (FDA) envió cartas de advertencia a Morwai Dairy de Fort Lupton, Colorado y a Robin Martin de Snover, Michigan, debido a que las vacas lecheras que enviaban al matadero supuestamente rebasaban el límite de medicamentos. En Morwai, una investigación de la FDA en abril encontró que una vaca sacrificada en enero contenía más de 2 partes por millón de un antibiótico y 0.67 partes por millón de un antiinflamatorio, cuando los límites legales son 0.4 y 0.125 de partes por millón, respectivamente.

Kuh PUBLICATIONxINxGERxSUIxAUTxHUNxONLY 1020908206 Cow PUBLICATIONxINxGERxSUIxAUTxHUNxONLY 1020908206

Por otro lado, la vaca de Martin, sacrificada en julio del año pasado, tenía residuos químicos que indicaban la presencia de un antibiótico a 5.4 partes por millón, más de 13 veces el 0.4 de partes por millón permitido. Según los lineamientos de la FDA, la carne tanto de Martin como de Morwai estaba "adulterada". Morwai también se metió en problemas por fallar en mantener registros de la medicación de una vaca en específico. Las compañías fueron notificadas de que tenían 15 días para atender las preocupaciones de la FDA.

MIRA: Cómo hacer las hamburguesas perfectas

Alrededor del mundo, el uso de antibióticos para el ganado está enormemente extendido gracias a la creciente demanda por la carne. Y si bien la idea de una vaca rellena con antibióticos no es exactamente deliciosa, entérate que los problemas de Estados Unidos no son nada comparado con la medicación en masa del ganado en China. Allí, se rellena a los animales con muchos de los antibióticos de consumo humano más fuertes sin importar si son necesarios. La extendida sobremedicación de antibióticos en animales de granja deja vulnerables a los humanos contra los "súper bichos" resistentes al medicamento, para los que no hay cura.

Pero existe un brillo de esperanza para la industria lechera: una nueva investigación sugiere que puede haber una forma de producir mejor leche sin todas las medicinas. Un estudio recientemente publicado en el Journal of Endocrinology descubrió que las vacas "felices" producen leche nutritiva; resulta que tu lechero hippie de confianza probablemente tenía razón.

Mientras tanto, aquí está el anuncio diario del servicio público: ten cuidado de las hamburguesas con drogas.