FYI.

This story is over 5 years old.

Pan de muerto tradicional

Hay tantas recetas de pan de muerto en México que ya no existe la "auténtica". Esta es una versión casera con agua de azahar y ralladura de naranja.

Porciones: 4

Preparación: 1 hora

Total: 2 horas 20 minutos

Ingredientes

para el pre-fermento: 100 gramos de harina de fuerza (panadera) 4 gramos de sal 35 gramos de azúcar 5 gramos de levadura seca instantánea 80 gramos de agua tibia

para el pan de muerto: todo el prefermento 400 gramos de harina 150 gramos de azúcar 150 gramos de mantequilla a temperatura ambiente 3 huevos 3 cucharadas de agua de azahar (mezclar un puño de azahar en una taza de agua caliente, dejar reposar tapado durante 3 minutos para que infusione) ralladura de 1 naranja harina para amasar el pan 1 huevo para barnizar el pan mantequilla derretida para cubrir el pan azúcar para cubrir el pan

Publicidad

Direcciones

1. Primero haz el prefermento, mezcla la levadura en el agua tibia. Bate bien hasta que se deshaga por completo y no queden grumos. Añade el harina y la sal y bate (puede ser en la batidora o a mano) hasta que se forme un atole. Agrega el azúcar y sigue batiendo durante mucho rato hasta que se incorpore perfectamente. Bate durante 3 minutos más o hasta lograr una masa un poco pegajosa, elástica y brillante. Guarda el prefermento en un lugar tibio para que la levadura se active.

2. Coloca el harina y el azúcar en una superficie plana enharinada (o en un tazón, si quieres). Haz un hueco en medio y en él agrega los huevos, la ralladura de naranja, el prefermento y el agua de azahar. Poco a poco incorpora todo, mezclando por partes los líquidos con los sólidos.

3. Cuando se haya formado una masa uniforme, añade poco a poco la mantequilla, amasando hasta que se integre bien a la masa. Amasa hasta que tengas una masa muy bonita, elástica, un poco pegajosa, grasosa y brillante.

4. Calienta el horno a 200ºC. Dale forma circular a la masa. Engrasa un tazón con mantequilla, coloca la masa en él y tápalo con un paño tibio. Deja que la masa repose en un lugar tibio (encima del horno caliente es buena idea) durante 1 hora por lo menos, o hasta que doble su tamaño.

5. Divide la masa en dos porciones (para dos panes medianos) o en cuatro (para cuatro panes pequeños. Aparta de cada porción un poco para hacer los "huesitos" y la "cabecita" que decoran el pan.

Publicidad

6. Bolea cada porción hasta que quede la forma de un bollo liso y esponjado. Después, con la palma de la mano y sobre una superficie plana, estira la masa restante hasta que se forme un cilindro largo, delgado y uniforme. Utiliza los dedos índice, medio y anular para conseguir los huesitos, haciendo hendiduras en la masa, cuidando de no romperla. Coloca las dos tiras de huesitos cruzadas sobre el pan. En medio y encima coloca la cabecita, bien redondita.

7. Pon el pan sobre una charola engrasada o con papel siliconado. Tápalo con un paño y déjalo reposar durante otra hora para que la levadura haga su efecto y el pan triplique su tamaño. Haz lo mismo con cada pan.

8. Pincela cada pan con el huevo batido. Hornea los panes durante 15 minutos a 190ºC. Luego baja la temperatura a 180 y hornea durante 15 minutos más. Cuando eastén bien cocidos apaga el horno y deja que los panes reposen ahí durante 2 minutos.

9. Retira los panes del horno y mientras están calientes, barnízalos con mantequilla derretida, cúbrelos con azúcar y listo, cómelos mientras están tibios. No olvides que saben mejor con chocolate caliente.

De La comida de los muertos en México