Publicidad
dieta

¿No quieres dejar la carne? Hazte 'reducetariano'

Es momento de replantear las categorías alimentarias en el mundo culinario.

por Alex Swerdloff
02 Mayo 2017, 3:00pm

Screengrab via YouTube user TEDx Talks

Posiblemente sientas que ya tenemos demasiados ismos, en particular en el mundo de culinario, donde la gente se divide entre categorías como vegetarianismo, veganismo, pescatarianismo, flexitarianismo y, claro, carnivorismo. Pero Brian Kateman cree que tenemos un nuevo ismo: reducetarianismo.

¿Nunca lo habías escuchado? Es porque Kateman y su amigo Tyler Alterman crearon la palabra. Ambos son los fundadores de la Reducetarian Foundation, una organización sin fines de lucro cuyo objetivo es mejorar la salud humana, proteger el medio ambiente y evitar la crueldad hacia los animales de granja con esta idea sencilla: debemos dejar de pelearnos por pertenecer a una categoría y mejor reducir la cantidad de carne que consumimos. Kateman editó un libro recién publicado, llamado The Reducetarian Solution, y ahora está preparándose para dirigir la primera Cumbre Mundial Reducetariana. Queríamos aprender más, por lo que conversamos con Kateman sobre las propuestas del reducetarianismo y qué espera lograr a través de esta organización.

LEER MÁS: Cómo mantener la paz cuando eres vegano y sales con un carnívoro

MUNCHIES: ¿Puedes explicar cómo comenzó el reducetarianismo, qué es y cómo se diferencia del vegetarianismo, el veganismo y el flexitarianismo?
Brian Kateman: Crecí en Staten Island, NY. No es uno de los sitios más progresistas del mundo. Cuando mi familia iba a Applebee's, yo pedía una hamburguesa; o cuando íbamos a Chili's, yo pedía las alitas Buffalo. Algo que sí me gustó mucho de crecer en Staten Island es que había muchos parques, varias áreas verdes. Rápidamente me enamoré de la naturaleza y los animales que vivían libres.

En la universidad, yo era el típico ambientalista hasta que un amigo me entregó un libro llamado The Ethics of What We Eat de Peter Singer; quedé completamente sorprendido. Supe que las granjas industriales eran responsables no solo de los asuntos ambientales que me interesaban, sino que también eran responsables de la muerte de siete mil millones de animales sacrificados cada año en Estados Unidos, y 70 mil millones en el resto del mundo. Quedé impactado.

Me hice vegetariano, pero el problema es que nunca lo hice a la perfección. Una cena de Día de Gracias, tome una pieza de pavo y mi hermana me delató. En ese momento expliqué: "Verás, no se trata de ser perfecto. Se trata de tomar tantas decisiones como sea posible, decisiones que nos beneficien a nosotros y al planeta". Pensé que tenía que buscar si existía un término que me definiera. Me encontré con los flexitarianos, semi-vegetarianos, sobre todo vegetariano; pienso que son términos geniales, pero el problema es que hay muchas personas en el mundo que no quieren consumir solo o en su mayoría hierbas. Me parece que deberíamos interesarnos por la persona promedio y animarlos a hacer cambios graduales. Las ideas de perfección y pureza son tonterías. Debemos enfocarnos en reducir el consumo social de productos animales. De manera que un amigo y yo inventamos el término "reducetariano". Desde entonces, mi misión es transmitir la idea.

LEER MÁS: Según este profesor vegano, los verdaderos vegetarianos no existen

La gente tiende a tomar decisiones extremistas, pero tú prefieres soluciones "grises" para problemas masivos. Me imagino que te atraen personas veganas y omnívoras. ¿Cuáles son los desafíos para hacer que la gente comprenda y adopte una solución mediadora?
La verdad es que hay diferentes mensajes que convencen a personas diferentes para cambiar su actitud. Pienso en mis padres: llegaron a los 60 y a ellos los mueve la salud. Cuando hablo con mis amigos, Millennials sobre todo, están preocupados por el cambio climático o piensan en la filosofía o moral, así que los convencen argumentos éticos. Pero estás en lo cierto, es fácil caer en categorías extremistas.

Desde tu punto de vista, ¿qué tan perjudicial es la forma de pensar vegana que parece sobrevalorar la pureza ideológica por sobre todas las cosas?
Cuando discuto con los veganos o vegetarianos acerca de que nuestro mensaje es demasiado laxo, siempre trato de convencerlos de que estamos en el mismo equipo. Freud lo llamaba el narcisismo de las pequeñas diferencias. Algunos psicólogos lo llaman hostilidad horizontal. Es la idea de que las personas que comparten valores o puntos de vista a veces pueden pasar por alto las pequeñas diferencias, en vez de entender a alguien que no tiene nada en común con ellos.

Estoy tratando de unificar el movimiento y hacer que los ambientalistas, los defensores de animales, expertos en salud, veganos y vegetarianos se den cuenta de que tienen mucho en común. Comparten el 99 por ciento de sus ideales: que las granjas industriales no sirven y que todos vamos a vivir en un mundo mejor si todos comemos menos carne. Los omnívoros son susceptibles a esa idea. Pero tenemos que ser pragmáticos.

Me parece que existe una pequeña minoría de veganos o defensores de animales que no están dispuestos a reconocer que hay mensajes diversos que pueden resonar en diferentes personas y tenemos que hacer lo mejor para los animales y el planeta, aún si eso significa hacer concesiones o modificar el mensaje que nos gustaría promover en el mundo. Para mí, lo más importante es el impacto. La mayoría de los veganos y vegetarianos no entran en esa categoría, pero desafortunadamente hay algunos que son muy extremistas y culpan a los demás gritando que la carne es asesinato y juzgan a los demás. Creo que es necesario ser compasivos no solo con los animales, sino también con las personas; comprender sus limitaciones para tomar decisiones. Entender que la gente escoge sus alimentos basándose sobre todo en el precio, la conveniencia, el sabor y las normas sociales, lo que se come a su alrededor. A veces depende el acceso a la comida.

LEER MÁS: El primer supermercado vegano del mundo está en bancarrota

¿Cómo interactúan las políticas de identidad con el reducetarianismo?
Me parece que la identidad es un asunto muy importante. Sabemos gracias a varios estudios de ciencia congnitiva que la gente cuyas acciones determinan su identidad son más propensas a llevar a cabo esas acciones. La evidencia sugiere que la gente que hace voluntariados a edades tempranas, moldea su identidad como una "persona que se ofrece a ayudar", así que están más dispuestos a hacerlo [en el futuro].

Una de las razones por las que me gusta la palabra reducetariano es que ofrece una identidad a nivel personal y comunitario. Permite que la gente entre en acción no solo una vez, sino que retomen el hábito como parte de sí mismos y que sea más consistente con su identidad. Al mismo tiempo, no me interesa si algunas personas no quieren identificarse como reducetarianos o veganos. Yo mismo estoy entre varios términos. No me gusta la palabra "vegano" para mí, porque no me describe con precisión. No soy estrictamente vegano, así que no me gusta etiquetarme así. A menudo, cuando hablo con veganos y me describo, me dicen: "Eres todo un vegano, Brian. Lo que acabas de decir es tan vegano", pero ese término no funciona para mí. Al mismo tiempo, me hace muy feliz que funcione para otras personas, porque creo que el veganismo es genial y desearía que más personas fueran veganas.

Reducetariano es lo que soy, es un término consistente con mis sentimientos. Todo el tiempo recibo mensajes diciéndome: "He comido menos carne durante años y siempre he querido una palabra que describa quién soy. Ahora puedo decirle a los demás que soy reducetariano". Ayuda a propagar el mensaje.

La gente que no come carne, especialmente veganos, a menudo son objeto de burla de los carnívoros. De manera general, ¿crees que esa actitud se deba a una falta de comprensión? O, ¿es un tipo de humillación por creer que sus motivos son la "alta moral" o "pensar que son mejores que yo"?
Imagina una escena donde un vegano y un omnívoro salen a cenar por primera vez y hablan del menú, el omnívoro dice "Este pollo se ve muy bien" y el vegano dice "De hecho, soy vegano". Ese diálogo genera tensión, porque de pronto la moral de ambas partes está en juego. Se trata de una tensión inherente que hay en temas morales como la carne. Tendemos a crear un muro entre nosotros y nuestras decisiones que se materializa entre veganos y omnívoros.

¿Puedes contarnos un poco acerca de tu próxima conferencia?
La idea de la conferencia es unir a todos los líderes del movimiento reducetariano con la esperanza de generar propuestas para reducir el consumo social de carne. No tardaremos mucho explicando los "porqués", en general estamos de acuerdo con esa parte. La pregunta real es cómo vamos a profundizar en nuestras metas, que son las mismas de los veganos, vegetarianos, flexitarianos, defensores de animales, ambientalistas y protectores de la salud. Al final del día, todo se reduce a la unidad. Éste es un espacio donde todos pueden decir: "Tenemos diferencias, pero estamos 99 por ciento de acuerdo y eso es suficiente para llevarnos hasta el final del camino".

Gracias por hablar con nosotros.


Esta entrevista fue resumida y editada para una mejor claridad.