FYI.

This story is over 5 years old.

Hablamos con Sick Boy, Begbie, Renton y Spud sobre 'Trainspotting'

Los cuatro actores que retomaron sus icónicos personajes nos hablan de la música, el estilo y las lecciones aprendidas entre la original y la secuela.

Este artículo fue publicado originalmente en i-D*

"La película juvenil británica por antonomasia". Así es como el autor Irvine Welsh describió a la adaptación cinematográfica de 1996 de Trainspotting, su novela acerca de la desencantada, agobiada e impresionantemente malhablada juventud escocesa. Así que la decisión de traer de vuelta a los jóvenes drogadictos y proclives al delito de Leith —Renton [Ewan McGregor], Sick Boy [Jonny Lee Miller], Spud [Ewen Bremner] y Begbie [Robert Carlyle]— para una secuela veinte años después fue todo un problema.

Publicidad

"Estos personajes están de vuelta y es un poco triste, todos estamos más viejos ahora, hay algo un poco patético, pero todos seguimos adelante", le dijo Welsh a i-D el año pasado. "La preocupación es que para los hijos de estas personas, o incluso para sus nietos, tal vez sea como ver bailar a su tío en una boda…".

Como resultado, Welsh no tuvo que preocuparse por lo que el director Danny Boyle y John Hodge —trabajando en la propia secuela del autor, Porno— tenían reservado para los tipos de Trainspotting en el Edimburgo contemporáneo de 2016.

T2 Trainspotting, donde vemos a Renton regresar a Escocia todos esos años después de que huyera con todo lo que había robado y volverse a ver con Sick Boy, Spud y Begbie de manera divertida, impactante, ebria, drogada y violenta: tiene sentido así tengas diecisiete años como si tienes 37, si estás nostálgico por los años noventa o si lo estás viviendo por primera vez.

Hace para el 2017 lo que la original hizo para 1996, al incluir todo lo que hay en la actualidad —desde Facebook hasta los fitfams—. De hecho, incluye una nueva versión del soliloquio Choose Life de Renton, la cual es una exposición de la vida moderna tan adecuada como la original de 1996. Y a lo largo de toda la película, los personajes tienen flashbacks de la original, permitiendo que los fanáticos recién llegados y los antiguos vivan en el universo de Trainspotting una vez más. Aquí, nos adentramos en ese mundo, el de ahora y el de entonces, con las cuatro estrellas que la hicieron tan grande en los noventa.

Publicidad

La primera película de Trainspotting se convirtió en una obra maestra de finales de los noventa. ¿Cómo te sientes con eso? 

Ewen Bremner: Mi hija tiene 17 años y ella y sus compañeros realmente se han adentrado en ese mundo, usando la película. No la sienten como una historia lejana. Se siente como algo relevante y dirigido hacia ellos. Ése es el cine de Danny, usa el lenguaje de los videos musicales y los documentales, equilibrando el realismo con el surrealismo. Abrió un medio de expresión muy moderno.

¿Qué temas resuenan entre las dos películas? 

Ewen B: La primera película se trató sobre la amistad, las alegrías y las tensiones de la amistad, especialmente estando en la preparatoria y en tus años veinte. Tratas de averiguar si esa persona es buena o mala para ti, si deberías complacerla o alejarte de esa influencia. Estos aspectos están brillantemente trazados en la primera película.

Robert Carlyle: Tal vez algunas lecciones ya fueron aprendidas.

Ewen B: Cómo disparar… [risas]

Robert: Cómo no disparar… solo que hay que tener cuidado con las amistades, preguntarse si serán valiosas veinte años después. Es difícil para los jóvenes mirar tan a futuro, pero creo que esta película podría darles la oportunidad de hacerlo.

En su discurso Choose Life original , Renton resumió la angustia de toda una generación. ¿Qué pasa con el nuevo discurso? ¿Realmente resume dónde estamos ahora? 

Publicidad

Ewan McGregor: No sé cuál es el aspecto clave de nuestra era, excepto por una confusión extrema. En este momento todo es un poco escalofriante.

¿Crees que eso une a ambas películas, que las personas no sepan qué hacer con sus vidas? 

Jonny Lee Miller: Todos los personajes están atascados de diferentes maneras y tienes que ver cómo ha cambiado el mundo a su alrededor y cómo ellos tal vez no han cambiado tanto como podrían o deberían haberlo hecho.

La original es una película definitiva de los años noventa. Para ti, ¿qué define esa era?

Ewan M: Oasis. Yo era un gran fan de Oasis, había algo especial en ellos, en su actitud. La fama les valía huevo. En ese tiempo, había algo muy específico en la forma en que se enfrentaban a la fama y no le daban la menor importancia y eso me parecía muy cool.

¿Tienes una canción favorita del soundtrack original? 

Johnny: Voy cambiando entre Lust for Life, Perfect Day y Born Slippy. Esas son las tres que a mí me encantan. Pero recientemente he estado escuchando mucho a Pulp con la intención de estar listo para esta película y desde que empecé a escucharlo, lo descubrí de nuevo. Cuando escuchas a Pulp te llega un explosivo flashback de los noventa.

Ewan M: Tengo la misma afinidad con Pulp. O si alguna vez oigo a Born Slippy, siento el deseo de caminar sobre un puente con una enorme cantidad de dinero en una bolsa. De la nueva película, musicalmente me gustan los Young Fathers, de quienes Danny se enamoró y son la columna vertebral musical de la misma. Danny necesitaba música contemporánea para que la película dejara de ser tan retrospectiva, porque en ella se retoman muchas cosas del pasado.

Publicidad

¿Hay algún objeto o prenda de vestir de la película original que te guste mucho? 

Ewen B: Lo que fue impresionante de la primera película fue que el vestuario fue resultado de un rico espectro de cultura, que abarcó desde los años cincuenta en adelante. Al ver la película, no podrías notar que ese espectro llegara hasta finales de los noventa. Se inspiró en lo mejor y lo peor de los ochenta, los setenta y los sesenta. Se basó en todas esas décadas y creó un mundo que no se podría decir que fuera 1995. Creó su propio mundo cinematográfico.

Robert: Me he robado algunas cosas. Para mí, en la primera y segunda película Begbie viste casi exactamente igual porque, para empezar, en la segunda película está en la cárcel. No revelo demasiado sobre la película al decir que se escapa de la cárcel. Llega a casa y su clóset no ha cambiado nada.

Ewan M: Para mí, mi favorita fue la camisa británica de nylon de los años setenta con un enorme cuello de la época disco y el estampado de un piel roja a caballo, en Manhattan, en medio de los rascacielos y levantando el puño al aire con su puesto.

Robert: Yo diría que el suéter Pringle color rosa de Begbie, porque representa por completo lo que él es.

***

Sigue a THUMP Colombia en Facebook