nba

Contemplemos el nacimiento de una leyenda en la NBA: Jake Layman

En su temporada como novato, el jugador de los Trailblazers de Portland, Jake Layman, ha promediado la cantidad más alta de puntos en la historia de la NBA cada 36 minutos.
11.11.16
The face of a legend.

Recuerdo dónde estaba cuando la leyenda comenzó. Me encontraba sentado en el piso, viendo a los Trail Blazers de Portland enfrentarse a los Warriors de Golden State, equipo que hasta ese momento no había lucido ni remotamente como el del año pasado. Aquella noche había un aire distinto en el ambiente: que los Warriors estarían lo suficientemente oxidados como para que los Blazers lograran venir de atrás y darles la vuelta. La moneda estaba en el aire.

Publicidad

Desafortunadamente, las cosas no salieron de esa manera. En aquella noche profética, los Warriors le patearon el trasero a Portland. Curry se cansó de quitarse marcas de encima y anotó cinco de diez triples. Ian Clark hizo lo que quiso. Evan Turner, la nueva adquisición de los Blazers sobre la banda, anduvo de arriba para abajo, y jugó a ratos de forma ligeramente competente y para el olvido. Damian Lillard y C.J. McCollum no pudieron encestar un triple en toda la noche.

Y así es como la desesperación y la depresión hicieron de las suyas; sentimientos que son parte de esa parálisis deportiva que te obliga a permanecer hasta el último cuarto a pesar de que tu equipo está siendo humillando en todos los sentidos. Entonces, como si se tratase de una epifanía, él apareció:

En una noche donde Evan Turner rayó en los límites del nivel aceptable para jugar en la NBA, él apareció, un ángel cubierto por luz artificial. En menos de ocho minutos, Jake Layman, la selección 47 del draft de la NBA de 2016, se convirtió en el líder de la franquicia con más triples anotados en un debut. Mientras los Blazers se hundían más en la fosa de los Warriors, una luz esperanzadora y barbona se manifestó en la oscuridad.

El mundo quedó pasmado. "¡¿Cuándo jugará de nuevo?!", era todo de lo que se hablaba. Fue claro para todos, después de los seis minutos de juego de Layman, que tendríamos que volver a verlo lo más pronto posible para demostrarnos que, en realidad, es uno de los mejores jugadores sobre la duela; un huracán de sueños, una inundación de miel, un terremoto que parte en dos la tierra y deja salir un río de chocolate derretido.

Pero Terry Stotts, el entrenador de los Blazers, se rige por un código de jerarquías. Layman aún no se gana su confianza; el precio de Stotts es demasiado alto. McCollum tuvo que aguantar dos años antes de tomar el lugar de Arron Afflalo en la rotación durante la recta final de la postemporada de 2015.

Publicidad

Pero de nuevo el destino intervino, como si presintiera las penas del hambre. El miércoles, los Blazers —exhaustos por su partido en Los Ángeles ante los Clippers, el mejor equipo en la liga hasta el momento— se llevaron una verdadera paliza, anotando solo 50 puntos en los primeros tres cuartos. Los jugadores titulares solo pudieron anotar 33 puntos en conjunto. Ya que la acostumbrada derrota se había convertido en una humillación pública, Terry sentó a sus jugadores competentes y metió de vuelta a Jake Layman. Esta vez estuvo un poquito menos impresionante —nueve puntos distribuidos en 16 minutos, y sólo un triple—, pero también nos regaló esto:

Y así es como la "Leyenda de Layman" cobró mucho más relevancia en el imaginario colectivo del mundo. Incluso su nombre le añade un nivel diferente a su mito: en inglés, un layman, es en sentido estricto un amateur. Es un nombre extraño para un atleta profesional, en especial uno que se ha convertido en el jugador con el mejor índice de anotaciones en la historia de la NBA:

Move over Michael Jordan and George Gervin. Portland @Trailblazers rookie Jake Layman averages the most points per 36 mins in NBA history. pic.twitter.com/NmklcckkE9
— ESPN Stats & Info (@ESPNStatsInfo) November 10, 2016

¿Podrá mantener su ritmo? Es difícil afirmarlo con certeza. Si hay algo que las recientes elecciones nos enseñaron es que las proyecciones son una mentira, y que la única manera de saberlo es esperar y ver cómo fluyen las cosas. Por el momento, Jake Layman, con sus 24 minutos disputados, es el hombre que puede solucionar los problemas de Portland.

Pero el tiempo suele cambiar, y somos simples espectadores de sus caprichos. Esperamos que haya Jake Layman para rato y pueda convertir su sueño, y el de los demás, en realidad.