FYI.

This story is over 5 years old.

Un tercio de los vegetarianos comen carne cuando están borrachos

Una nueva encuesta demuestra que un montón de vegetarianos comen carne cada vez que están borrachos. Los kebabs son su snack de peda favorito.
Phoebe Hurst
London, GB
Foto via Flickr-gebruiker Hiro - KokoroPhoto 

A todos les gusta pensar que tienen algunos principios rectores. Cosas básicas como "no quejarse de los compañeros del trabajo" o "no coquetear con agentes inmobiliarios". Si eres vegetariano, es bastante simple: no comer nada que tenga ojos. Has elegido la vida libre de carne y más te vale que te adhieras a eso.

Si nos adelantamos a la parte negativa de una ronda de tequilas, la vieja brújula moral comienza inevitablemente a girar. Pero mientras el resto de nosotros hablamos hasta el hartazgo con el bartender sobre cómo Lorena, la de marketing, es una barbera con el jefe (porque le chulea la colonia que usa o los calcetines que trae), ¿qué están haciendo esos vegetarianos moralinos?

Publicidad

LEE: [La mayoría de los vegetarianos empedernidos son en realidad unos flojos.](La%20mayoría de los vegetarianos empedernidos son en realidad unos flojos)

Bueno, de acuerdo con los resultados de una nueva encuesta, seguramente también están participando de algunas artimañas típicas de las personas con poca fuerza de voluntad. En una encuesta con mil 789 vegetarianos británicos, el sitio VoucherCodesPro (esa fuente bien conocida sobre los hábitos alimenticios de los vegetarianos) descubrió que el 37 por ciento de los vegetarianos comen carne cada vez que están borrachos.

Así que, básicamente, una tercera parte de todas aquellas personas que te miran con desaprobación cuando pides pepperoni extra en tu pizza "carnívora" terminan sus viernes comiendo hot dogs con tocino en el carrito afuera del antro.

kebab

La encuesta también le preguntó a los participantes con qué frecuencia se dan atracones de carne cuando están borrachos. Treinta y cuatro por ciento admitió que comían carne siempre que están borrachos, el 26 por ciento dijo que pasaba "con bastante frecuencia", y el 22 por ciento dijo que "rara vez".

Luego se le pidió al mismo grupo de vegetarianos renegados que revelaran los alimentos que eran más propensos a comer después de una noche de fiesta. ¿Iban por

un filete Angus criado manualmente en una granja familiar en las tierras altas de Escocia? ¿Pechuga de pollo orgánica? ¿Salmón pescado sustentablemente?

No. La carne de kebab, esa sirena giratoria que atrapa a muchas almas en estado de ebriedad, quedó en primer lugar como el aperitivo nocturno de preferencia, seguida por las hamburguesas de carne, y la némesis de los vegetarianos: el tocino. También aparecieron en la lista las salchichas de pollo y cerdo, cerrando con el top five lleno de carne que le provocaría a Morrissey un shock circulatorio.

Publicidad

Por último, con el fin de destruir totalmente cualquier ilusión de que el mundo es un lugar agradable con un par de personas buenas tratando de ayudar a los animales, la encuesta le preguntó a estos vegetarianos si le habían contado a alguien el hecho de que comían carne cuando estaban borrachos. Como era de esperar, el 69 por ciento dijo que no, lo que los hace cómplices de la masacre masiva de animales y mentirosos.

LEE: Los chefs vegetarianos deberían cocinar con tocino.

VoucherCodesPro no son los primeros en cuestionar el compromiso de las personas que siguen una dieta vegetariana. El año pasado, un estudio del Humane Research Council descubrió que cinco de cada seis estadounidenses que son actualmente vegetarianos finalmente volverán a una alimentación omnívora.

Pero para los vegetarianos todavía subidos en el tren hecho a base de plantas, por lo menos mientras están sobrios, el fundador de VoucherCodesPro, George Charles, le dio un consejo a los encargados de regresarlos a casa. Le dijo a The Publicans' Morning Advertiser: "Creo que es importante que los amigos de estos vegetarianos los apoyen cuando se encuentren en estado de ebriedad y los insten a no comer carne, pues estoy seguro de que lo lamentarán el día siguiente".

Sí, chicos, ¡apóyenlos! Es difícil querer salvar a todos los animales y comerse al animal no identificado que se derrama en el escaparate de kebabs, todo al mismo tiempo.