Publicidad
Crítico gastronómico

Los food bloggers son hijos del diablo

"Son narcisistas y sienten que merecen trato especial sólo porque escriben sobre comida. Pero cualquier idiota con una laptop puede hacerlo, ¿o no?"

por Kirsten Stamn
30 Noviembre 2015, 5:00pm

Foto von foodieSarah via Flickr

Bienvenidos a nuestra columna Restaurant Confessionals, donde le damos espacio a las voces no escuchadas de la industria restaurantera, ésas que están tras bambalinas. Entérate de lo que ocurre en la parte obscura de tus restaurantes favoritos. En esta entrega, hablamos de los odiosos food bloggers.

En un restaurante, el personal de piso se mantiene ocupado vigilando si entran los reconocidos críticos de comida. Constantemente comparan las fotografías que se esconden detrás de la barra o en la oficina del chef con los rostros que llegan al lugar. La mayoría de los chefs conoce perfectamente ese sentimiento que se experimenta cuando un crítico cruza la puerta. Los nervios recorren a todo el personal mientras dicho personaje es conducido a su asiento. Dios, esto es lo último que necesito ahora, piensan. Y es que una buena reseña puede significar un lugar repleto de reservaciones y sillas ocupadas durante muchos meses, pero una mala crítica puede arruinar a un restaurante. A pesar de todo, los cocineros y los críticos suelen tener un respetuo mutuo, aunque algunos crean que son "archienemigos" o que los críticos de comida son unos cabrones. Bueno, al menos ellos le echan ganas a su arte.

Esto es sobre los críticos; sin embargo, existe una nueva generación de "escritores de comida" al alza: una camada en la era de la información de bloggers opinionados que no siempre tienen mucho respeto por el oficio de criticar un restaurante. Intrigados por este fenómeno de las redes sociales, nos sentamos con el chef de un reconocido restaurante —con muy buenas críticas— para preguntarle qué opina de los food bloggers.

No le caen muy bien que digamos.

Hombre. 30 años. Chef de algún lugar en Escandinavia.

MUNCHIES: ¿Cómo te sientes con los food bloggers que vienen a tu restaurante? Siento que son unos idiotas la mayor parte del tiempo.

Wow, eso fue sincero. ¿Por qué? Generalmente son extremadamente narcisistas y sienten que merecen trato especial simplemente porque escriben sobre comida. Pero de verdad, cualquier idiota con una laptop puede hacer eso, ¿o no?

¿Eso es una opinión común o sólo estás enojado? No, no, es el consenso general de la mayoría de los chefs en el mundo. Dicho eso, la mayoría estaría reacio a decirlo en voz alta.

¿De verdad?¿Por qué? Estos bloggers tienen mucho poder. Algunos tienen cientos de miles de seguidores en redes sociales y pueden destrozar un restaurante en un solo tuit. Lo que de verdad apesta cuando tú y tu equipo han trabajado durante 16 horas solamente para cocinar para ellos, ¿sabes?

Sí, he visto a bloggers ir a algunos de los mejores restaurantes y sólo escribir "esto apestó, no lo recomendaría". Eso es todo. Sin explicar porqué. Es muy irrespetuoso.

Sí, puedo ver eso. ¿No estarías mejor si no leyeras esos blogs que te hacen enojar tanto? Tienes que hacerlo, porque como te dije, tienen mucho poder. He visto al dueño del restaurante llegar con su teléfono en la mano para preguntarme por qué un idiota o el otro escribió un tuit o en internet algo horrible sobre nuestra comida. Tengo que estar al pendiente de lo que se dice sobre nosotros. Muchas noches después del servicio sólo busco el nombre del restaurante o el mío en Internet y veo quién está hablando de nosotros, cómo lo están haciendo y cuántos son. He tenido a bloggers –a quienes volamos en avión privado– hablar mierda porque pensaron que nuestra comida era muy cara. ¿Qué puedes decir de algo como eso?

Ni idea, supongo que tú no piensas que es cara. Lo que quiero decir es que cómo puede alguien decir si algo es caro si no tiene idea del costo del producto o del puro número de horas de trabajo que envuelve trabajar en el menú. Todo es relativo. También creo que sabían muy bien el costo de la comida antes de que cruzaran la puerta. Si piensas que es cara entonces no entres.

¿Has visto cómo estas reseñas negativas en blogs afectan el negocio de alguien? Absolutamente. He visto a restaurantes ser afectados fuertemente porque un blogger no entendió su comida. Y eran lugares familiares buenos donde se comía bien. ¿Y todo por qué? Porque el blogger no estaba de buen humor porque durmieron mal y soñaron con un hashtag horrible. Que se jodan, en serio.

¿Reconoces a estos bloggers cuando entran a un restaurante? Algunas veces anuncian en sus blogs que van a venir a comer. Supongo que piensan que van a conseguir una comida gratis. No sé. Algunas veces los reconoces y otras veces no. Van a ser súper amables en tu cara y cuando te voltées te van a destrozar. Si piensas que la comida es mala, ¿por qué no me lo dices?

¿Qué pasa si los reconoces? Si tienen tanto poder, ¿les das algún tipo de atención especial? Absolutamente no. Tratamos a todos nuestros clientes con el mismo estándar de servicio. No te vamos a dar ninguna clase de tratamiento sólo porque escribes en Wordpress. Algunas veces se presentan como food bloggers y tratan de obtener una comida gratis. Por supuesto que nadie ha recibido una comida gratis. Imagínate.

¿Crees que han recibido alguna comida gratis en algún lugar debido a sus habilidades literarias? Seguramente sí, lo que apesta porque eso les infla el ego. No creo que restaurantes o chefs deban tolerarlo.

Si realmente es un problema, ¿la industria restaurantera debería romper el silencio y exhibir a esta gente? Creo que en algún momento va a llegar al nivel donde va a explotar y los chefs comiencen a hablar sobre ello. Hablar francamente acerca del hecho de que no les importa un carajo esta gente y sus opiniones. Por supuesto que todo mundo debe de tener una opinión pero por favor, pon un poco de conocimiento detrás.

¿Así que los food bloggers son maldad pura o qué? No, no lo son. Aman la comida y eso es admirable, sepan de verdad de lo que hablan o no.

Eso es por lo menos algo. ¿Sientes lo mismo de los críticos de comida de los periódicos? La verdad es que no. Definitivamente apesta recibir una mala reseña pero por lo menos un buen número de críticos de comida [en periódicos] saben de lo que hablan. Muchos de ellos probablemente sienten lo mismo que sentimos nosotros sobre los food bloggers. No sólo nos atacan como chefs, pero de alguna manera se burlan del arte de la reseña periodística. Deberías ir a preguntarles a los periodistas gastronómicos cómo se sienten. Estarías muy sorprendido.

¿Qué hay de redes como Yelp? ¿Has leído algunas de las reseñas ahí? La gente no tiene idea de lo que habla. Y pueden tener mucho odio. Es increible. Creo que a la gente sólo le gusta sentirse importante y ventilar su maldad al escribir opiniones que exasperan en reseñas cortas. El problema radica en que hay gente que toma estas cosas en serio.

¿Así que no deberíamos esperar verte escribiendo un blog pronto? [Ríe] No, no lo había planeado.