Publicidad
Motherboard

Quedan 250 tigres malayos en la tierra, pero al menos la población creció en dos

El tigre de Malasia está en peligro crítico, pero los programas de crianza en cautiverio pueden ayudar a salvar esta especie.

por Kaleigh Rogers
14 Noviembre 2016, 4:00pm

A principios de este año, dos pequeñas y rayadas pelotas de pelo nacieron en el zoológico del Bronx. Sin embargo los dos cachorros de tigre malayo, que han sido bautizados como Nadia y Azul, estaban muy débiles. Su madre no les estaba ofreciendo el cuidado suficiente, de manera que los responsables del zoológico mantuvieron a los cachorros en una localización secreta.

Durante la primavera, los trabajadores empezaron a alimentar a los cachorros con biberones. Les nutrieron cada tres horas y les pesaron a diario. En septiembre habían madurado lo suficiente como para ser presentados ante el público:

Solo existe una cantidad estimada de 250 tigres malayos en todo el planeta. Al igual que todas las subespecies de tigre, estos grandes felinos están amenazados debido a la destrucción de su hábitat y a las implacables batidas de los cazadores furtivos. Sucede, sin embargo, que los tigres malayos se encuentran en una situación de riesgo todavía más extrema — el Sindicato internacional por la conservación de la naturaleza los tiene catalogados como una especie críticamente amenazada, la consideración más peligrosa e inmediatamente anterior a la extinción silvestre. De tal forma que haber introducido dos ejemplares más es motivo de celebración.

La crianza en cautividad, por supuesto, es un motivo de debate para muchos conservacionistas, quienes defienden que los esfuerzos deberían dirigirse a proteger al animal en su hábitat natural. Sin embargo, organizaciones como la Sociedad por la conservación de la vida animal, propietaria también del Zoológico del Bronx, creen que puede tratarse de un paso fundamental para la recuperación de la especie.

El hecho de mostrar a los animales públicamente no solo despierta una conciencia sobre el peligro que se cierne sobre la especie, sino que además ayuda a comprender hasta qué punto el producir más tigres podría ser nuestra única esperanza de salvarnos si no conseguimos protegerlos en la naturaleza. Tanto la Sociedad por la conservación de la vida animal (WCS por sus siglas en inglés) como otros grupos conservacionistas, por ejemplo el Fondo mundial para la vida silvestre y la Fundación panthera, también trabajan para proteger a las especies que quedan viviendo en libertad, con iniciativas destinadas a combatir la caza furtiva y la destrucción de sus hábitats.

Imagen: Julie Larsen Maher/WCS

A lo largo de las últimas semanas, los cachorros de 10 meses han seguido creciendo y aprendiendo nuevas habilidades. Hoy pesan ya el doble de lo que pesaban en junio. Los animales en cautiverio necesitan interactuar ocasionalmente con cuidadores humanos para cosas como someterse a chequeos médicos, de manera que los cachorros han aprendido a obedecer instrucciones sencillas, tipo "siéntate" o "estírate" o "levántate", según cuenta Pat Thomas, vicepresidente de WCS y curador general del zoológico del Bronx.

"Se han ajustado extremadamente bien al hecho de ser exhibidos ante el público y a sus habitaciones privadas", contó Thomas, quién es parte del equipo de cuidadores de los tigres. "El hecho que se tienen el uno al otro para jugar y para consolarse ha contribuido enormemente a su adaptación a su nuevo hogar. Han demostrado ser inequívocamente curiosos y han explorado todas las zonas de su nuevo hogar".

Esta es la tercera camada de cachorros de tigre malayo que ha nacido en el zoológico del Bronx, una cifra que se suma a los cerca de 70 tigres malayos que viven en cautividad en el país de Donald Trump. La cría en cautiverio no siempre es la solución ideal para la conservación de la vida animal silvestre, pero puede resultar una herramienta útil para asegurarnos que los números no disminuyan todavía más.