Drogas

Soy alérgico a la mariguana

Es verdad, soy muy infeliz.
11.5.17
Nate Milton

Este artículo se publicó originalmente en Motherboard nuestra plataforma dedicada al mundo de la tecnología

Soy alérgico a la mota. Si respiro el humo del porro de alguien más se me tapa la nariz. Me duele la cabeza y me empieza a dar comezón. Y si estoy lo suficientemente cerca –por ejemplo en un concierto o algo así– me enfermo todo el fin de semana, me da tos y me quedo tirado en la cama.

Tengo suerte. La Dra. Purvi Parikh inmunóloga de Allergy Asthma Associates de Murray Hill en Nueva York dice que los síntomas de resfriado son lo más leve de las reacciones alérgicas a la mariguana. "A algunas personas les dan ataques de asma muy fuertes, les sale salpullido, e incluso les da anafilaxia". Es decir, les dan ataques anafilácticos, así como cuando tus órganos dejan de funcionar, como cuando te mueres pues.

Publicidad

A pesar de que la muerte a causa de la mariguana no es precisamente común, las alergias sí lo son. Desde 1930 los científicos saben que si eres alérgico al polen o al moho, tienes más probabilidades de ser alérgico a la mariguana. En ese entonces, 22 por ciento de los que sufrían alergias también se enfermaban cuando estaban cerca de la mota. Sin embargo, según otros estudios realizados en el 2000 y en 2015, ahora ese número se convirtió de 70 a 73 por ciento. Un estimado de 40 a 50 millones de estadounidenses tienen alergias estacionales, entonces si hacemos las cuentas, hasta 36,5 millones pueden ser alérgicos a la mota.


Relacionados: Diputados aprueban el uso medicinal de la mariguana en México


"Las personas que de por sí sufren alergias estacionales tienen más probabilidades porque la mariguana también es un tipo de planta", dice Parikh. "Las alergias tienen componentes tanto genéticos como ambientales. Alguien que nunca se ha expuesto a la mariguana probablemente no desarrollará ninguna alergia. Sin embargo, entre más exposición haya, más probabilidades hay de que te vuelvas alérgico".

Hasta 36,5 millones de estadounidenses pueden ser alérgicos a la mota.

Con "exposición" se refiere a ser fumador pasivo. Para personas como yo, la despenalización ha sido una pesadilla. Me he tenido que salir de restaurantes porque mi mesero se echó un toque durante su descanso, y me perdí la Marcha de Mujeres en DC porque DCMJ –un grupo de defensa de la marihuana del distrito de Columbia– fumó en público ese fin de semana.

"Una vez me tocó una paciente que ni siquiera fumaba pero sus vecinos si y el humo se metía por el conducto de la calefacción", dice Parikh. "Cada vez que sus vecinos fumaban mariguana, le daba un ataque de asma…de hecho he tenido varios pacientes que se han cambiado de casa por su alergia".

Publicidad

Parikh también da clases en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York (NYU) y es portavoz nacional de la Red de Alergia y Asma, un grupo de defensa de pacientes sin fines de lucro. Compara las alergias a la marihuana con los problemas de salud por la exposición indirecta al humo del cigarro. "Sí creo que se está moviendo en la misma dirección que la industria del tabaco en la que ciertos lugares van a tener que ser completamente libres de humo".

Sin embargo, los defensores de la mariguana no quieren escuchar este tipo de argumentos. "Nuestra postura es que nadie te obliga a fumarla", dice Adam Eidinger, cofundador de DCMJ. Cuando le dije a Eidinger que era el mismo posicionamiento que tuvo la industria del tabaco después de que se conocieran los efectos por la exposición indirecta al humo del tabaco, dijo: "No es lo mismo, porque no es tabaco".


Relacionados: Cultivar mariguana es muy malo para el medio ambiente


La mariguana no es tabaco. Pero el aire limpio es aire limpio, razón por la cual Parikh dice que fumar en porro puede causar enfisema y EPOC, igual que los cigarros. La enfermedad pulmonar es una reacción médica distinta a la de una alergia, explica, "cuando alguien desarrolla una alergia a la marihuana, es dos veces más mortal si la inhala". A pesar de que soy uno de los afortunados a los que no les va a dar un ataque anafiláctico, si eres de los que fuma en público, en nombre de esas otras 36,5 millones de personas a las que si les puede dar, te ruego que no lo hagas.

Pero ni yo ni la ciencia podemos convencer a Eidinger. "De hecho, nunca he conocido a alguien que pueda demostrar que es alérgico al cannabis", me dijo Eidinger por mensaje directo.

Sin embargo, para "probar" las alergias, la mayoría de los doctores se basan en pruebas en las que te pinchan el dedo. Los aceites de la planta pasan por debajo de la piel del paciente y los médicos controlan la reacción. "Muchos alergólogos usan aceite de mariguana o aceite de cáñamo cuando hay una fuerte sospecha clínica de que alguien es alérgico", explica Parikh.

Lamentablemente, incluso con pruebas, les tomó décadas a los fumadores de cigarros reconocer lo mucho que sus decisiones le afectan a los demás. Después de haber pasado toda mi vida adulta tratando con gente que se niega como Eidinger, le pregunté a Parikh cómo responde a aquellos que afirman que las alergias a la marihuana no son reales.

"Se equivocan", responde inmediatamente, "porque son muy reales y ahora hemos publicado estudios que lo demuestran…probablemente conforme más estados legalicen la marihuana y a medida que la industria crece en los EE.UU veremos cada vez más pruebas".