Publicidad
Television

Tras ocho temporadas, ningún personaje de ‘Juego de tronos’ ha aprendido nada

‘Los últimos Stark’ nos recuerda que nuestros favoritos se están volviendo más lerdos con cada nuevo episodio.

por Noel Ransome; traducido por Mario Abad
07 Mayo 2019, 3:36am

Imágenes cortesía de HBO

Tras el anticlímax que supuso la batalla de “La larga noche”, la amenaza de los caminantes blancos ya es oficialmente cosa del pasado y empieza a divisarse en lontananza a la verdadera jefa final, Cersei, preparada y dispuesta a acabar con los pocos personajes buenos que han sobrevivido a las hordas del Rey de la Noche.

En el episodio de hoy, los guionistas D. B. Weiss y David Benioff han sembrado la suficiente dosis de caos como para dar lugar a un enfrentamiento muy igualado entre Cersei y Daenerys. En sus 80 minutos de metraje, “Los últimos Stark” parece en realidad dos episodios condensados en uno. Tras un inicio lento que da a los personajes un merecido respiro, la serie los sitúa de un plumazo al otro lado del continente, justo donde la trama requiere que estén tanto física como políticamente. Gran parte del episodio se centra en el afterparty de la Batalla de Invernalia; Gendry es nombrado lord y rechazado por Arya, Ser Jaime desflora a Ser Brienne para desgracia de Tormund Matagigantes y la tensión crece entre el héroe de guerra del Norte, Jon Nieve, y su cada vez menos popular Reina de los Dragones.


MIRA:


Luego está el secreto del origen Targaryen de Jon Nieve, secreto que deja de serlo al cabo de diez minutos y que contribuye a intensificar la creciente desconfianza entre las hermanas Stark y Daenerys Targaryen. Luego, uno de los dos dragones que le quedan a Daenerys resulta muerto en una emboscada y Tyrion le suelta un discursito patético a Cersei para que se rinda, a lo que la Lannister responde ejecutando a la amiga y consejera de Daenerys, Missandei.

Es inevitable tener la sensación de que pasan demasiadas cosas en muy poco tiempo, como en la temporada pasada. Es lo que pasa cuando hay prisas porque se acerca el final de la serie. Pero el problema de tanta acción es que nadie ⎯excepto quizás Varys y Bran⎯ se está parando un momento a considerar qué está pasando con el resto de la gente. Entendemos que la notoriedad de esta serie se basa en los conflictos humanos y las consecuencias imprevistas. La complejidad de sus personajes se forjó a base de traumas personales y de las circunstancias que los rodeaban. Ha habido héroes que se han convertido en villanos y villanos que se han erigido como héroes, y las decisiones tomadas, si bien imperfectas, al menos tenían cierto sentido narrativo.

Mientras que el episodio de la semana pasada fue una serie de juicios de valor que nos dejó con más preguntas que respuestas, “Los últimos Stark” supuso la constatación de que los personajes de la serie son cada vez más tontitos. A continuación, una lista de habitantes de Poniente que no parecen haber aprendido absolutamente nada de la vida.

Daenerys Targaryen

No ha aprendido de la historia del linaje de su familia

1557149147507-Screen_Shot_2019_05_05_at_105128_PM0-1

¿Daenerys se despertó un día por la mañana y se olvidó de su apellido? ¿No es la misma Daenerys Targaryen que conocimos al principio y a la que contaban la historia de su padre, Aerys II, el Rey Loco, una y otra vez? ¿No es la misma Targaryen voluble que quemaba a sus enemigos como quien come pipas? Y eso que todos y cada uno de los consejeros que ha tenido le ha recordado la misma fatídica historia de su familia. Sabiendo todo eso, tal vez podría relajarse un poco con su fetiche por legitimar su derecho al trono. En una escena, vemos a Daenerys suplicando a Jon Nueve que no revele su origen Targaryen ⎯sobre todo a sus hermanas⎯ para salvaguardar sus intereses. Unas secuencias más tarde, obsesionada por tomar Desembarco del Rey, se pasa por el forro el consejo de Sansa de esperar a que las tropas se recuperen de la batalla anterior, por los siete dioses.

Es la misma Daenerys que en la séptima temporada dijo no querer que la siguieran llamando “reina de las cenizas” y se negó a llevar a cabo un ataque directo a Desembarco del Rey. Y sin embargo, ahora ha perdido otro de sus dragones y a su fiel consejera, Missandei, por su impaciencia. Olvidémonos de la influencia apaciguadora de Jorah Mormont o de los consejos de Tyrion. La reina de dragones está a las puertas de volverse loca.

Jon Nieve

No ha aprendido nada de Ned Stark

1557148387989-_c193e142-6c93-11e9-adf4-e14f82ec3649

Uno pensaría que Jon habría aprendido algo de la decapitación de Ned Stark, pero parece que no, que el tipo sigue soltando verdades tan alegremente sin pararse a pensar en las consecuencias.

Jon se marcó un Ned al prometerle a Daenerys que no revelaría su origen Targaryen para no poner trabas a su ascenso al trono. Sin embargo, una escena después, le falta tiempo para contárselo a sus hermanas ⎯que confían tanto en Daenerys como lo haría en cualquier Lannister⎯ porque el hombre es incapaz de mentir, me imagino. Es el destino de los Stark: el suicidio por bocazas. Luego Sansa se lo cuenta a Tyrion y Tyrion a Varys. Pero oye, tranquilos todos que nada de esto tendrá influencia en el destino de Daenerys… No sabes nada, Jon Nieve.

Gendry

No ha entendido en qué clase de persona en la que se ha convertido Arya

1557148422912-game-of-throne-arya-stark-gendry-1168080-1280x0

Imagínate que te acabas de cargar al jefe final, al mismísimo Rey de la Noche, y como premio un tío de lo más mediocre te ofrece la posibilidad de ser un ama de casa. Pues Gendry debería haber sabido que eso nunca iba a pasar. Estoy seguro de que encontrarás a la dama adecuada en Bastión de Tormentas, colega. Ánimo.

Tyrion

No ha aprendido lo que significa ser un Lannister

1557148517701-tyrion

En palabras de Sansa, pronunciadas en el episodio “Un caballero para los Siete Reinos”: “Solía pensar que erais uno de los hombres más inteligentes que había”. Sansa le dirige estas palabras a Tyrion por creer en una “promesa” hecha por Cersei. Y no, no hace falta que diga más, porque todos pensamos lo mismo de nuestro querido Tyrion, que ha dejado de ser el hombre más inteligente de Juego de tronos. A lo largo de los años, hemos visto a Tyrion sobrevivir entre Lannisters, Meñique, Varys y otra sarta de personajes manipuladores y traidores como el que más. A estas alturas, lo lógico sería que el Gnomo fuera un experto en el arte de engatusar y enfrentar a la gente. Tal vez fuera por el vino, pero da la sensación de que Tyrion ha olvidado cómo manipular, o peor aún, se está contagiando de la ingenuidad de Jon Nieve.

Por ejemplo: cuesta imaginar al Tyrion de la primera temporada contándole a Varys ⎯maestro de espías que ha estado al servicio de cinco o seis regentes⎯ que Jon es el legítimo heredero al Trono de hierro. También cuesta imaginar que no advirtiera a Daenerys de que esa información está circulando. Y por último, el Tyrion de la primera temporada nunca esperaría que su hermana, Cersei, se rindiera ante una enemiga con un ejército exhausto y mermado, sobre todo si esa enemiga envía a negociar a la persona que más detesta. Al menos Tyrion se espabiló un poco negociando con Bronn.

Jaime Lannister

No ha aprendido nada de Cersei

1557148615400-gn-gift_guide_variable_c-1

Aquí se trata más de lo que Jaime no ha hecho en contraposición a lo que esperemos que haga (matar a una reina). Las cosas como son: Jaime entiende mejor a Cersei que la mayoría. Ha compartido lecho con ella, ha sido el padre de sus hijos y ha pasado gran parte de la última temporada a su lado. Como alguien que ha luchado en el campo de batalla en nombre de su hermana (y, como él mismo nos recuerda, ha llegado a empujar a un niño para hacerlo caer de la ventana), no hay razón por la que Jaime no debiera estar en el momento de planificar el ataque a los Lannister. En un intento por redimirse y detener a su hermana, imaginamos que Jaime ejercerá de consejero de Daenerys, recordándole la tremenda astucia de su hermana y su fea costumbre de emboscar a sus oponentes.

No podemos hablar de lecciones no aprendidas sin mencionar a un Jaime que sigue creyendo que Cersei es tan horrible como él, que puede ir junto a ella y domeñarla de algún modo. Porque sí, ha estado muy cerca de convertirse en esa clase de antihéroe, pero lo verdaderamente trágico es su incapacidad de ver que su hermana es irrecuperable.

El ejército de los Targaryen

No han aprendido del episodio 3, La larga noche

1557148659431-game-of-thrones-s8-e3-jorah-daenerys

Si algo hemos aprendido de Juego de tronos es que no es nada bueno ir a la guerra apresuradamente. Si no, que se lo pregunten a Leeroy “Jon Nieve” Jenkins. Con el cuarto capítulo, en el que fuimos testigos de una carga a ciegas hacia la más absoluta oscuridad, el ejército de los Targaryen acabó sumamente diezmado. Después de un episodio así, cualquiera pensaría que lo más sensato sería seguir los consejos de Lady Sansa y tomarse las cosas con calma, pero no. Al parecer lo mejor era dirigirse a Rocadragón sin haber enviado una avanzada, sabiendo que los enemigos son unos auténticos piratas con una flota superior. Tampoco olvidemos que Daenerys ha perdido un dragón y tiene a otro herido. Si realmente son como hijos, su seguridad debería ser lo primero.

Bran ‘El cuervo de tres ojos’ Stark

No ha aprendido de la época en la que era “Bran"

1557148712392-Game-of-Thrones-bran-night-king-1-768x400

Él es el Stark que tiene acceso a todas las historias y, pese a ellos, se queda impasible mientras el mundo se convulsiona a su alrededor y de vez en cuando decide usar unas capacidades que podrían llegar a hacer mucho bien a la humanidad para advertir a unos y hacer responsables a otros.

Sigue a Noel Ransome en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en VICE CA.

Tagged:
series
daenerys targaryen
entretenimiento
Jon Snow
Arya Stark
Tyrion
Juego de tronos