Quantcast
Foto: Patrick Hansy

Hablamos con un exneonazi sobre su pasado fascista

Hanna Herbst

Hanna Herbst

"Me parecía una buena forma de liberar toda esa rabia contenida y te ayudaba a sentirte un hombre de verdad".

Foto: Patrick Hansy

Este artículo se publicó originalmente en VICE Austria.

Christian Weissgerber fue un neonazi muy conocido en Turingia, un estado del centro de Alemania. Antiguamente, era negacionista del Holocausto y formó parte de movimientos ultraderechistas durante gran parte de su adolescencia: coordinaba grupos de jóvenes, tocaba en bandas de ultraderecha e incluso le quedó tiempo para tatuarse una esvástica en una pierna.

Sin embargo, con el paso del tiempo fue dejando todo eso y empezó a estudiar Filosofía. Al principio, muchos de sus compañeros se negaban a creer que había dejado atrás su pasado, hasta el punto de que algunos llegaron a cometer actos vandálicos en su casa. pero todo cambió pronto cuando empezaron a conocerlo. A día de hoy, trabaja en Berlín como asesor autónomo en materia de educación y de traductor.

He hablado con Weissgerber sobre su etapa neonazi y cómo ve el estado actual de la ultraderecha en Europa.


MIRA:


VICE: Hola, Christian. ¿Qué tenía de divertido ser neonazi?
Christian Weissgerber: Es divertido ver que la gente te odia. Además, me parecía una buena forma de liberar toda esa rabia contenida y te ayudaba a sentirte un hombre de verdad.

¿Qué opinabas del Holocausto anteriormente?
Pasé por diferentes etapas. Primero, estuve un tiempo pensando que era imposible que hubiera sucedido tal como lo contaban en las escuelas. Más tarde, empecé a creer que las cámaras de gas nunca existieron y que los judíos estaban utilizando todas esas historias en beneficio propio.

Al final, terminé dándome cuenta de que nada de eso importaba, ya que ninguna excusa es suficiente como para recluir a gente en campos de concentración, cuya existencia admiten incluso los más radicales de los negacionistas del Holocausto. Ser capaz de comprender eso fue el primer paso para dejar de ser uno de ellos.

"Incluso en el caso de una persona de padres turcos que nunca hubiera pisado Turquía, habríamos hecho todo lo posible porque la deportaran allí"

¿Cómo es posible que alguien sea capaz de dudar de la existencia del Holocausto?
A través de ciertos libros, vídeos y conferencias. Llega un punto en el que te empiezas a creer que eres más listo que los demás porque piensas que te has informado mucho mejor que ellos.

¿Qué buscabas por aquel entonces?
Al principio, cuando aún era miembro del movimiento Völkischer, buscaba la restauración de las fronteras del Reich alemán de 1936, el derrocamiento del sector financiero y la destrucción de la masonería. Me basaba en teorías conspirativas.

Me apunté a Nacionalistas Autónomos, un movimiento fascista moderno para jóvenes, donde nos centrábamos en animar a la gente a que volviera a su país de origen.

Eso no se diferencia mucho de lo que defienden ciertos movimientos modernos de ultraderecha, como los partidos AfD (Alternativa para Alemania) y FPÖ (Partido de la Libertad de Austria).
No sé si se puede decir que esos sean partidos nazis, pero entiendo que sea motivo de confusión cuando proponen lo mismo que proponíamos nosotros. En aquel momento, jamás habríamos mencionado ni la sangre de los nazis ni las políticas nacionalistas, sino que habríamos dado un discurso enardecido despotricando contra grupos específicos para recuperar algunas tradiciones históricas.

Esa es la nueva derecha, aunque no expresen sus pensamientos de la misma forma. Siempre defienden el argumento de la geografía y el linaje, que no es más que otra manera de hablar de las políticas nacionalistas y la sangre de los nazis.

"La idea de los neonazis y los populistas de derechas de que Occidente está siendo islamizado es un gran ejemplo de ello. Se han creado un mundo de fantasía lleno de problemas inventados y eso es estúpido"

Entonces, ¿qué diferencia hay entre los grupos fascistas de los que formabas parte y la mayoría de los actuales partidos conservadores y de ultraderecha?
Nosotros habríamos expulsado a gente cuyas familias solamente llevaran viviendo en Alemania dos generaciones. Por ejemplo, incluso en el caso de una persona de padres turcos que nunca hubiera pisado Turquía, habríamos hecho todo lo posible porque la deportaran allí.

¿Qué opinas del estereotipo de que los neonazis son en general estúpidos?
Ser estúpido no tiene nada que ver con no tener conocimientos, sino con obsesionarse por crear problemas basados en un mundo que no existe. La idea de los neonazis y los populistas de derechas de que Occidente está siendo islamizado es un gran ejemplo de ello. Se han creado un mundo de fantasía lleno de problemas inventados y eso es estúpido.

¿Cambia algo que un neonazi sea identificado públicamente?
Le puede afectar de manera tanto positiva como negativa. Normalmente, cuando se identifica a un neonazi, no puede volver a hacer campaña en su barrio y puede quedarse sin trabajo. En cambio, también puede llevarlo a crecer todavía más dentro del movimiento, ya que su popularidad aumenta por haber llamado la atención de grupos antifascistas y periodistas. La gente tiene que considerar tanto los pros como los contras de ser perseguido, pero el caso es que la ultraderecha siempre gana, puesto que todo les da igual.

¿Te sigue molestando ver a una mujer blanca con un hombre negro?
Radicalizarse afecta tanto mental como físicamente. Por ejemplo, puede haber gente que piense que el racismo es estúpido y que se moleste al ver una escena porno en la que salgan dos personas de distinta raza. Sin embargo, esas cosas a mí no me pasan.

¿Lo prohibido de ese tipo de fantasías dentro de los ambientes neonazis no las hace más interesantes?
No es tan sencillo. Los fascistas creen que no deberían practicar sexo con mujeres negras, pero algunos lo hacen y se convencen a ellos mismos de que está bien porque no hacen más que “domesticar a un animal”. Es una forma de pensar muy colonial.

¿Está permitido entre los neonazis ver porno lésbico?
No puedo hablar por todos. En la mayoría de los casos, no hay ningún problema. De toda la comunidad de homosexuales, las lesbianas son las más aceptadas en el mundo neonazi. Hacia el final de los 80, los nazis debatieron sobre si era correcto ser gay. Algunos neonazis dijeron que estaban dispuestos a aceptar la homosexualidad como actividad privada siempre y cuando ese camarada actuara según las directrices del movimiento.

Por supuesto, hay otros grupos que encaran el asunto de una forma totalmente distinta. Algunos skinheads piensan que la mujer es tan inferior al hombre que ni siquiera merece la pena practicar sexo con ellas, por lo que está justificado acostarse entre hombres.

"Una vez escuché a alguien proponer en una reunión que encerráramos a todos los desertores en una casa y le prendiésemos fuego"

¿Te estás poniendo en peligro por hablar tan abiertamente sobre tu etapa como neonazi?
Pueden intentar matarme, pero si le doy vueltas a ello constantemente paralizaría mi vida. Así es como funciona la intimidación.

Ahora me hace gracia recibir amenazas de muerte por Facebook porque sé que las personas que lo hacen no serían capaces de llevarlas a cabo. Los que corren más peligro son las personas que se han ido directamente a grupos antifascistas. Una vez escuché a alguien proponer en una reunión que encerráramos a todos los desertores en una casa y le prendiésemos fuego.

¿Conservas amigos de aquella etapa?
No, perdí a la mayoría de mis amigos alrededor de 2011. Algunos de ellos estaban muy decepcionados conmigo, especialmente cuando les empecé a invitar a un club de lectura marxista.

"Se agradecía ese sentimiento de pertenencia, a pesar de que haya que debatir sobre la existencia de las cámaras de gas"

¿Echas de menos formar parte de un grupo?
Sí, lo echo mucho de menos. Aunque terminara dejando de compartir su forma de pensar, eran muy solidarios y me sentía como si fuera miembro de un club deportivo. Se agradecía ese sentimiento de pertenencia, a pesar de que haya que debatir sobre la existencia de las cámaras de gas.

¿No sería mejor ignorar completamente la ideología de derechas?
Muchas veces es difícil conocer el tamaño de estos grupos porque están divididos en varios subgrupos más pequeños. De todas formas, solamente con el tamaño no basta para determinar su influencia, ya que hemos visto movimientos con muy pocos miembros arruinar por completo la vida de otras personas.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.