Creators

Pelos, culos y vaginas: la delgada línea entre arte y porno

La constante búsqueda de integración lo llevo a fundar su Instagram.
30.1.18
Captura vía Instagram.

El cuerpo humano es bello y cada vez da menos pena mostrarlo y presumirlo a todo el mundo de distintas maneras, ya sea publicando y mandando nudes, o haciendo ilustraciones que proyectan un erotismo que no cruza la línea hacia lo pornográfico y se queda del lado artístico. En el caso de Aaron Tsuru, diferentes técnicas como la fotografía y el dibujo celebran el cuerpo humano en sus distintos modelos.

Con estas manifestaciones artísticas, no sólo retrata la anatomía humana con un toque erótico, también resalta todas sus imperfecciones y las explora para hacer cada uno de los cuerpos de manera única. El objetivo es traer y llenar sus redes con diversidad, y que su trabajo ayude a revelar identidades individuales y seguir con la labor de normalizar al cuerpo humano desnudo.

El trabajo de este artista queer está inspirado por películas de arte europeas de las décadas de los setenta y ochenta. La desnudez y sexualidad de su trabajo constantemente está en esa línea delgada entre lo que se considera pornográfico y artístico, sin dejar de explorar la sexualidad, el género y la belleza.

Puedes ver más obras de Aaron Tsuru en Instagram.

Relacionados:

María Conejo ilustra la existencia femenina con transparencia

El erotismo psicológico de Cameron Cox

Sexo y paisajes: la ilustración erótica de Julie Schalit