estudiantes

El menú universitario: F.E.S. Aragón

Ser estudiante significa comer donde se pueda con poco dinero. Muchos adoran la comida chatarra, que reconforta después de una mala nota, otros intentan comer mejor. Esto vimos en la F.E.S. Aragón.

por César Olmedo
23 Mayo 2017, 1:00pm

Este artículo se publicó originalmente en VICE México.


Además del supuesto conocimiento que debería prepararnos para ser unos godínez obedientes y bien alimentados, la universidad es aquella hermosa etapa de nuestra vida en la que además de disfrutar de alocadas fiestas y rencillas amorosas, generamos la mayor parte de los estragos que nuestro organismo sufrirá en su vida. ¿Por qué? La respuesta es obvia: escasez de dinero y tiempo para conseguir algún alimento decente, la exhaustiva rutina diaria de subir y bajar escaleras para cambiar de salón, además de la eterna somnolencia causada por el exceso de tarea y juerga.

En la Ciudad de México, mientras algunos intentan llevar una vida saludable de la manera más barata posible, otros simplemente se curan la cruda diaria con lo manjares más atascados que ofrecen afuera de cada escuela: tortas, tacos, tamales, tostadas y yogur.

Para arrancar nuestra investigación sobre qué están comiendo los estudiantes de las diferentes universidades de la Ciudad de México, nos dimos una vuelta por la F.E.S. Aragón.

Ángel, 22 años.
Menú: quesadillas de pollo con queso y crema, bañadas en salsa verde de la cafetería principal de la F.E.S.

Fernanda, 21 años.
Menú: barra de avena con mango, yogur natural para beber, una manzana y un durazno.

Alejandro, 20 años.
Menú: torta de milanesa, hecha con telera de La Esperanza, envuelta en papel aluminio hecha por mamá.

Erasmo, 21 años.
Menú: pasta con champiñones y granos de elote, acompañados de queso parmesano, en un fino plato de plástico.

Continúa leyendo este artículo en VICE.com: El menú universitario: FES Aragón