Varios niños científicos capturaron imágenes raras de animales en peligro de extinción

Un proyecto único convirtió a estudiantes de todo el mundo en científicos ciudadanos.
Niños en escuelas de EE. UU., México, India y Kenia se convirtieron en científicos ciudadanos a través de un proyecto que les enseñó a instalar cámaras trampa para capturar la vida silvestre.
Un tigre de Bengala captado por los estudiantes en una escuela en India. Imagen: eMammal

Artículo publicado originalmente por Motherboard Estados Unidos.

No todos los días los proyectos escolares llegan a ser inolvidables en la Institución Smithsonian. Sin embargo, eso fue exactamente lo que sucedió cuando estudiantes de todo el mundo crearon una red de cámaras trampa para capturar la vida silvestre. Lograron tomar más fotos de especies raras y en peligro de extinción –como los tigres de Bengala– que los investigadores que se dedican a eso.

Publicidad

Hace poco, los niños de 28 escuelas en EE. UU., México, India y Kenia fueron parte de un esfuerzo experimental para transformar a los estudiantes en científicos ciudadanos.

Equipados con cámaras trampa y un poco de ayuda de profesionales, los estudiantes recolectaron 13,710 detecciones de 83 especies de mamíferos nativos, incluyendo seis animales en peligro de extinción como el rinoceronte negro, el tigre de Bengala y el órix beisa.

Wildlife caught on camera traps set up by children at schools around the world.

Grevy's zebra, black rhinoceros, Bengal tiger, dhole, jaguarundi, dog chasing a hare. Image: eMammal

El proyecto fue dirigido por Stephanie Schuttler, investigadora asociada del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte. Schuttler y un equipo internacional de autores publicaron sus hallazgos en la revista BioScience el miércoles.

Finalmente, el programa creció para incluir escuelas en Maharashtra, India; Jalisco, México; y el condado de Laikipia en Kenia.

"Me ponía nerviosa que solo obtuviéramos [fotos de] perros y gatos callejeros", le dijo Schuttler a Motherboard, "pero la diversidad que capturamos" fue una agradable sorpresa.

Los estudiantes de una escuela en India que capturaron más fotos de tigres de Bengala que los investigadores estaban "muy orgullosos" de sus imágenes, dijo Schuttler. "Aún me llegan fotos de tigres de algunos de ellos porque viven muy cerca de los tigres, literalmente en sus patios traseros".

Las escuelas de Kenia se destacaron por tener la mayor riqueza de especies, señala el estudio, que registra un total de 37 especies nativas. Sus cámaras también capturaron imágenes de dos animales que las conservaciones locales no habían podido obtener: el perro salvaje africano en peligro de extinción y el rinoceronte negro en peligro crítico.

Publicidad

Incluso los estudiantes en Carolina del Norte vieron algunos depredadores emocionantes. Varios coyotes urbanos, que recientemente se mudaron a Carolina del Norte y prosperan allí, fueron capturados con sus cámaras.

El esfuerzo expansivo comenzó en Carolina del Norte, donde maestros seleccionados en cinco condados fueron capacitados en protocolos de cámaras trampa. El equipo también le enseñó a los educadores cómo usar eMammal, un software creado por la Institución Smithsonian que permite a las personas subir e identificar fotos de cámaras trampa.

"Lo más importante es colocar [las trampas] a la altura de la rodilla en un árbol", explicó Schuttler, "asegurándose de que sean lo suficientemente bajas para capturar pequeños animales en el suelo, así como animales grandes".

A cada escuela se le proporcionaron cámaras activadas por movimiento que se colocaron alrededor del campus de acuerdo con el protocolo. En su mayoría, dijo Schuttler, los niños fueron capaces de instalar sus trampas como cualquier científico ciudadano adulto. Hubo cierta preocupación por los robos, por ejemplo, "problemas con los cárteles de la droga" en México, pero no lo suficiente como para disuadir el proyecto, dijo Schuttler.

Los hallazgos de los estudiantes fueron luego revisados por expertos y almacenados a perpetuidad en un archivo de datos de Smithsonian.

"Sí, ellos ven fotos geniales de animales, pero la propiedad de los datos es importante y también contribuye al estudio científico real", dijo Schuttler.

"Los científicos dentro de cientos de años podrían ver tus fotos para que realmente tengan un propósito y un significado".