Publicidad
Cultura

'Joselito', el cómic que se recrea en las miserias de nuestra generación

Hablamos con Marta Altieri, su creadora.

por Ana Iris Simón
18 Enero 2019, 5:00am

Todas las imágenes © Marta Altieri

"Solo quiero dormir y comer mal, ni siquiera los memes me entretienen". Lo dice Joselito, el chaval de veintitantos que se dedica a hacer shows de webcam, fantasea con tener dinero para poder gastárselo en el Aliexpress y protagoniza el cómic en línea homónimo creado por Marta Altieri.

Ni siquiera su autora sabe cómo definir el proyecto, que dista mucho de los webcomics que hasta ahora podían consumirse en internet. Porque en Joselito no hay viñetas ni una narrativa al uso, sino que los GIF, las animaciones, los vídeos de YouTube y las conversaciones y reflexiones de los protagonistas van apareciendo a medida que vas desplazándote hacia abajo.

Los afters, la soledad de quien vive más pendiente, sin quererlo y sin poder evitarlo, de quién ven sus stories que de conseguir un curro que le permita llegar a fin de mes o las conversaciones de WhatsApp releídas mil veces son los escenarios de esta rareza digital que refleja los lugares comunes no ya de Joselito, sino de toda una generación que ha convertido la ansiedad en un estilo de vida y que, aunque roza la treintena, sigue viviendo en una eterna adolescencia. Hablamos con su creadora.

joselito marta altieri

VICE: Hola, Marta. Si yo le tuviera que explicar a alguien qué es Joselito, le diría que es un cómic pero sin viñetas, que se ve en internet haciendo scroll y que tiene GIF, videoclips, emojis y mucho costumbrismo. ¿Cómo se lo explicarías tú?
Marta Altieri: La verdad es que es difícil; yo lo llamo cómic digital porque el webcomic que conocíamos hasta ahora seguían siendo viñetas para una web, algo parecido al cómic tradicional, así que nunca sé muy bien cómo definirlo. ¿Cómic interactivo, neocómic? Todos estos términos son muy feos, todos suenan muy mal.

¿Y si tuvieras que hacer una sinopsis de la trama?
Diría que es la historia de Joselito, un muchacho muy sensible y obsesivo que se enamora de una chica, Wendy Carmen. Joselito tiene muchas paranoias entonces, porque se obsesiona mucho y de una manera muy concreta y muy evidente con la gente, así que Wendy Carmen lo trae por el camino de la amargura.

¿Cómo te las apañas para llevar a cabo tú sola un proyecto tan complejo? Tiene dibujo, animación, GIF, vídeos, texto...
Pues es un jaleo, la verdad. Al principio era una idea en un papel, la idea surgió porque un día se me ocurrió que sonara una canción de Camarón y hubiera unas viñetas. A partir de ahí, y como trabajo haciendo webs y estoy acostumbrada a los procesos que conlleva, empecé a hacer el contenido, a escribirlo, después el diseño, lo fui maquetando y programando, insertando las animaciones... y después me metí con los GIF, que hice a partir de escenas de películas o de GIF que ya existen. Ese fue el proceso inicial y ese es el proceso que sigo en cada una de las entregas de Joselito.

joselito marta altieri

Aparte de su historia de amor y sufrimiento con Wendy Carmen, hay muchas referencias costumbristas en Joselito: bailar frente al espejo aunque no te apetezca bailar para subirlo a stories y después mirar compulsivamente quién lo ha visto, agobiarse por el ciego en un after, cagarla por WhatsApp...
Claro, es muy autobiográfico. A mí me interesan mucho los pequeños momentos en los que estamos rallados con el móvil, mirando las stories, pensando en las vidas de la gente y en la nuestra. Además, me gusta mucho relacionar lo cotidiano con la tecnología en este formato porque, como supone mucho trabajo para mí sola hacer todo, elegir escenas en las que está presente hace que los dibujos sean más sencillos. Sacar un móvil y un par de personas temblando es muy gráfico y muy fiel a sensaciones y situaciones que todos vivimos cada día.

Dices que es muy autobiográfico, pero, ¿por qué elegiste que Joselito fuera un chico?
Me apetecía mucho crear un personaje masculino porque normalmente vemos cómo un montón de tíos escriben personajes femeninos, pero al revés no es tan usual. Además yo soy un poco andrógina y siempre me han dicho eso de que "soy muy chico", de que me gustan las cosas "de chico"... Así que me propuse hacer un tío y reflejar situaciones o sentimientos que no se veían con demasiada frecuencia en los personajes masculinos: un tío llorando, un tío nervioso, un tío inseguro... todo ello desde la mirada femenina.

joselito marta altieri

Cuando uno lee Joselito y ha nacido del 90 en adelante, es casi imposible no sentirlo como algo personal, como algo propio pero también colectivo, generacional. ¿Era tu intención?
No era mi intención pero sabía que iba a salir algo generacional. Era inevitable porque estoy hablando de la cotidianidad, de lo que pasa, no he hecho una regresión en el tiempo ni me he ido a una ciencia ficción, así que no había remedio.

¿Cómo definirías a la generación de Wendy Carmen y Joselito, a la tuya?
Bueno, somos una generación que se ha encontrado de golpe —aunque supongo que todas las generaciones se encuentran de golpe con algo— con una información apabullante, masiva, sobre todo y sobre todos. Es muy fácil para nosotros saber, o creer saber algo sobre una persona o sobre un asunto con un poquito de exploración en internet. Eso ha generado que todos tengamos, también, muy interiorizada la imagen del resto, una imagen ficticia, y también la que proyectamos nosotros mismos. Supongo que en parte eso hace de nosotros una generación ansiosa y en cierto modo ambiciosa, aunque esto último no lo tengo muy claro.

joselito marta altieri

Si te encontrases a Joselito por la calle, ¿qué le dirías?
Bueno, he visto bastantes Joselitos a lo largo de mi vida, pero si me lo encontrara por la calle le invitaría a un porro, le diría que su ropa está guapa y que ánimo con todo. Que hay más Wendys en el mundo y que no se preocupe.

¿Por qué crees que Joselito engancha a la gente?
Supongo que porque es un formato cómodo de leer. A mí que me cuesta leer, me gustan los cómics porque me ahorro muchos párrafos de descripción, ya están en imagen. Pero lo que ocurre es que los cómics se dejan de comprar por lo mismo que se dejan de comprar los libros, porque son caros y encima luego viene Marie Kondo y te los tira. Este formato es muy cómodo en ese sentido, además de porque es gratuito, porque todo el mundo va con el móvil y tiene 10 minutos para verlo. Además es un poco culebrón y el culebrón siempre engancha, es algo intergeneracional aunque pensemos que no.

Puedes leer Joselito aquí.

Sigue a Ana Iris Simón en @anairissimon.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.