El humor negro en las historietas surreales de Pedro Mancini
Creators

El humor negro en las historietas surreales de Pedro Mancini

Personajes inesperados provocan hilarante ansiedad en pequeños vistazos que se puede dar al universo del ilustrador argentino.
29.9.17

En el universo de Pedro Mancini podemos visualizar un jardín increíble con personajes como Niño Oruga que tiene que cuidar de su abuelo; un Alien Triste que viste de traje y prefiere dibujar en lugar de salir de fiesta con sus amigos; un señor Cara de Tentáculos que es escritor de un relato realista sobre el fin del Ultramundo llamado "El fin del Ultramundo"; un Rey Huevo; seres extraños con cabezas de búho, pandas y muchos otros animales que sin duda son obra del anti-ser.

Para definir el estilo de Pedro Mancini no se necesitan términos inventados, intensos ni complicados; aunque sus piezas contienen elementos surrealistas con toques oscuros, él las considera como un realismo delirante. Las situaciones en las que sus personajes se encuentran están llenas de un absurdo constante que se puede observar en la vida cotidiana; desde cómo reacciona la gente ante diferentes situaciones hasta los silencios largos e incómodos que todos hemos llegado a vivir, estos elementos los incluye en un mundo fantástico que acerca al espectador a un supuesta realidad.

Este historietista e ilustrador de Buenos Aires, se ha desarrollado en el mundo subterráneo de los fanzines y las historietas. En su obra hay un juego constante entre la cultura popular y lo underground; sus historias tienen un toque siniestro y los personajes poco a poco se van alejando de lo cotidiano para adentrarse a nuevos universos.

Pedro Mancini es fan de los perdedores y se ha identificado con ellos. Es ultra dramático, lleva lo cotidiano y autobiográfico más allá. La gente se relaciona bastante con sus cómics ya que todos fallan alguna vez y han tenido esa sensación de que aunque todo esté yendo bien en cualquier momento se puede venir abajo. Siempre está presente un sentido de nostalgia y frustración. El dibujar constantemente este tipo de situaciones se puede convertir en un cliché del antihéroe, pero en el caso de Pedro Mancini esa esencia es parte de él y le es natural.

Para qué dibujar a un tipo ganador y sin problemas que podría resultar insoportable cuando puedes crear a una serie de personajes llenos de frustraciones que se puedan conectar con cualquiera que los vea.