Personas nos cuentan su peor día en el trabajo en seis palabras
Ilustración por Ben Thomson vía VICE Estados Unidos.
trabajo

Personas nos cuentan su peor día en el trabajo en seis palabras

Cocaína, LSD, vómito, pedos e insultos… ¡Feliz día del trabajo!
1.5.18

Artículo publicado por VICE México

¿Quién diablos no ha tenido un día de mierda en el trabajo? Pareciera que todos los planetas se ponen de acuerdo y cada paso que damos es para cagarla. Recuerdo que en mi primera chamba rompí la taza preferida de mi jefe y atoré la máquina para hacer café, por esa razón decidí no volver a tomar café en la oficina nunca más. Me da miedo: esas máquinas son complicadas de usar y creo que la capacitación para cualquier puesto de oficina debería incluir un curso de introducción para esas cosas.

Publicidad

Es sano odiar tu chamba. Si eres una de esas personas megapositivas, que escuchan a Bob Marley todo el día y siempre le ven el lado amable a todo, neta te odio. Es necesario expulsar nuestra ira por situaciones que ocurren en el trabajo para no terminar como Malcolm, con una úlcera por no despejar sentimientos.

Hoy, en el Día del trabajador y para celebrar como se debe, trabajadores nos compartieron en seis palabras el peor día que han tenido en sus empleos. ¡Feliz día del trabajo y que disfruten mucho su cubículo!

“Mi jefe se me insinuó cabrón”. —Clementina, 28

“Me corrieron en mi puto cumpleaños”. —Hernán, 32

“Le dije a mi jefe ‘gordo’”. —Laura, 24

“Corrieron a todos en un 4/20”. —Andrés, 24

“Me llevaron pedo al maldito torito”. —Israel, 31

“Envié un nude a una colega”. —Esther, 30

“Perdimos un cliente por mi peda”. —Daniel, 29

“Usé cocaína para entrevistarme con RRHH”. —Silvia, 32

“Descubrí que mi jefa tenía cáncer”. —Elizabeth, 40

“Fui testigo de acoso sexual laboral”. —Mariana, 30

“Mentí a mi superior fingiendo depresión” —Sofía, 26

“Lloré en el baño cuatro horas”. —Astrid, 29

“Insulté a mi jefa en LSD”. —Manuel, 33

“Me eché pedos frente a todos”. David, 29

“Me empezó a gustar mi jefe”. Claudia, 27

“Se dieron cuenta que vendía drogas”. Manolo, 30

“Descubrieron que otro hacía mi chamba”. —Carlos, 29

“Me corrieron por vomitar un salón”. —Javier, 29

“Se comieron mi comida y lloré”. —Karen, 30

“Me enteré que mi mamá murió”. —Miguel, 28

Puedes seguir a Diego en Instagram.