Género

Por qué necesitamos educación sexual integral en los colegios secundarios

La pelea por mantener el Programa Nacional de Educación Sexual Integral en los institutos de formación docente se libra a diario en Argentina. ¿Qué piensan los estudiantes sobre este derecho?
24.10.18
​Juli y sus compañeras

Artículo publicado por VICE Argentina

Información con perspectiva de género, libertad de expresión, y aborto legal, seguro y gratuito. No se trata de una opinión sino de un derecho. De los 13 hasta los 18, los jóvenes argentinos escolarizados participan de un sistema educativo, público o privado, en el que la educación sexual es pieza fundamental en su desarrollo. O al menos así sucede en el papel porque, en realidad, la ESI es una ley que no se aplica ni se cumple en su totalidad.

Publicidad

La ley 26.150 del año 2006 dice que "todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada de las jurisdicciones nacional, provincial, de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y municipal”, pero es en 2008 cuando el Ministerio de Educación de la Nación crea el programa de Educación Sexual Integral (ESI) y se determinan los contenidos a enseñar en cada nivel educativo. La ESI atraviesa todas las materias y son los docentes los que deben capacitarse sobre cómo incorporar este tipo de contenido para cumplir la ley.

VICE habló con algunos jóvenes de distintos colegios públicos y privados dónde la ESI está totalmente integrada o, por el contrario, le falta años luz para ser parte de la tira de materias.

Lucas, 17 años, colegio ILSE, barrio de Tribunales

Nuestro colegio es preuniversitario por lo cual se plantea una problemática basada en una libertad de cátedra. Es decir, la institución puede bajar linea sobre cómo incorporar determinados temas a los planes de estudio. Por otro lado cambió la gestión hace dos años y eso ayudó mucho.

1540390138321-Lucas

Lucas de espaldas con sus compañeros

Antes sólo teníamos una charla anual de sexualidad, métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual. Nada más, era repetitiva, retrograda, evadía preguntas. Nosotres manifestábamos que no nos gustaba. Con la nueva gestión —desde el centro de estudiantes— planteamos que se debía incluir algo más actualizado, con contenidos más contemporáneos. Vino Eleonor Faur y pudimos discutir el programa.

Este año hablamos más, notamos otro nivel de diálogo, insistimos en que sea una cuestión transversal. Frente a eso se hicieron dos cosas: por un lado la gestión incorporó a los docentes, hubieron proyectos de investigación, hicimos jornadas en el mes de junio con el centro de estudiantes y nos dieron espacio para hacer cinco actividades. Las actividades eran debates sobre la legalización del aborto, cuestiones de derechos, deconstrucción, sexualidad, anticonceptivos, historia del feminismo, también estuvo Diana Mafia.

Publicidad

Reconozco que en nuestro colegio las autoridades muestran un buen nivel de diálogo para difundir este protocolo, sabemos que contamos con una contención. En abril y mayo hicimos un plebiscito por el que nos presentamos a favor de la despenalización del aborto con el 90 por ciento a favor.

Juli, 18 años, Escuela Normal 5, barrio de Barracas

Nosotros somos un caso especial donde tenemos un taller de ESI en segundo año. Lo tenemos hace tiempo, desde que empezó a implementarse la ley y hoy en día se sostiene por los profesores que no quieren perderlo y lo llevan a cabo, es por trimestre. Yo lo tuve en segundo año, es algo particular porque no se ve en otras escuelas.

1540398123601-Juli-IIII

Juli con sus compañeras en una actividad feminista

En el taller se ve el tema de diversidad sexual, cómo nos identificamos, las cosas que nos gustan y el respeto. Tiene videos, cortos de familias y distintos tipos, sin encasillarse en lo que es papá y mamá; también hablamos de anticonceptivos, nos dan preservativos gratis, nos hablan de la pastilla del día después, entre otras cosas.

Luego hay diferentes materias atravesadas por la ESI y los docentes utilizan la perspectivas de género en sus clases; también con la comisión de género organizamos charlas para los chicos de primero y segundo, aparte de las jornadas que organizamos, creo que son dos por año que baja el ministerio.

Tenemos profesores que son referentes, aunque también está al libre albedrío de cada escuela, nosotres tenemos la suerte de que les profesores quisieron aplicar temáticas de género en muchas materias. Acompañan, hacen la capacitación, y con elles hablamos abiertamente. Aunque también hay algunes que no acompañan demasiado o no están de acuerdo, pero la ESI está latente en el colegio y se nota. Afuera del cole también debatimos temas de género, lenguaje inclusivo, el aborto. Hicimos una actividad de género con una obra de arte de una artista mexicana llamada Mónica Mayer: recreamos un tendedero para colgar la ropa, pero consistía en la interacción con las personas que circulaban por la calle, con preguntas respecto a la violencia de género para generar una reflexión. Luego las respuestas se colgaba en el tendedero.

Publicidad

Cindy, 17 años, colegio ECOS, barrio de Villa Crespo

En ECOS se tiene muy en cuenta la ESI aunque no creo que llegue al punto donde les estudiantes queremos llegar. Tenemos alguna clase de cómo cuidarnos con el preservativo, pero no hablamos de sexualidad o de conocernos a nosotras mismas. La idea es que sea transversal en si, no sólo una clase de cómo poner un preservativo. En mi colegio no se cumple nada, los profesores no proponen, somos les mismos estudiantes que proponemos contenido con perspectiva de género, por ejemplo exigimos estudiar autoras mujeres en algunas materias.

1540398196604-cindy-II

Cindy

El año pasado, con el centro de estudiantes, propusimos abrir un baño que no tenga género para que pueda ir quien quiera. Pedimos que nos enseñen distintos tipos de violencia, que nos digan que también existe la violencia psicología y verbal.

En esas clases donde nos enseñaban a ponernos un preservativo siempre nos dividían entre hombres y mujeres, y nosotras terminábamos inflándolos como globos, haciendo pavadas y no sabíamos que pasaba en el otro curso.

Sofia, 17 años, colegio Pellegrini, barrio de San Nicolás

La ESI en el colegio no está aplicada, este año se empezaron a usar algunas cosas. A mitad de año logramos sacar un protocolo contra la violencia de género, también hay un espacio de pibas donde recibimos denuncias y enseñamos que no es no, pero eso sale desde las alumnas, no es algo desde el colegio.

1540398248713-sofia

Sofia

Desde la ESI no hay nada, el rector no ayuda, no le interesa cooperar, el quiere aplicar la secundaria del futuro —reforma impulsada por Horacio Rodriguez Larreta en la Ciudad de Buenos Aires basada en una educación emprendedora— el sólo ve el colegio como un espacio donde se aprenden materias, no ve que existe una convivencia.

A veces en alguna materia puntual podemos discutir, pero no mucho, en alguna clase de biología en segundo año nos enseñan métodos anticonceptivos y listo, no hay más que eso. Nosotras queremos que en todas las materias haya una perspectiva de género, por ejemplo que en educación física no nos separen por nuestros genitales.

Publicidad

Fran, 17 años, colegio Mariano Acosta

Nuestra primera jornada fue propuesta desde el centro de estudiantes, la segunda se bajó más a tierra y tuvimos más diálogo con los docentes. Fue en ese momento dónde vimos a docentes con voluntad de aprender a integrar ESI en sus materias, otres que no, otres que te dicen “no se cómo hacerlo”, pero algunos se meten en Internet e indagan un poco.

1540398291917-fran

En la última jornada hicimos hincapié en el protocolo contra la violencia de género, decidimos desde varios colegios modificar el modelo que se había propuesto desde el gobierno. También ponemos el debate de los baños sin distinción de género, sé que existe una buena voluntad desde la rectora para avanzar, acá tenemos compañeres que no se identifican con ningún tipo de los géneros binarios y se sienten incómodes.

Por ejemplo, en una clase de francés tuvimos de base cómo era la cuestión de género en Francia, cómo se reivindica la figura femenina, cómo llegamos a leer a autoras mujeres. En otras materias debatimos sobre qué pasa con los personajes en la ficción, sus actitudes machistas o misóginas, esas son las cosas que queremos.

Honestamente la educación sexual integral existe hace 10 años, y la idea no es sólo quedarse en la parte médica o clínica, sino en otras cosas que estamos viviendo, en cómo defender nuestros derechos. La implementación de la ley de educación sexual en las escuelas es un derecho que tenemos ¿por qué algunes personas están en contra? porque el estado le quita poder a las familias y le da poder a las escuelas, pone ESI en los programas de estudios crea libertad de pensamiento individual y eso evidentemente a la gente le molesta.

Sigue a Paloma en Twitter