futbol mexicano

La lenta muerte de la Liga de Ascenso: Solo 6 de 16 podrán subir

La Liga de Ascenso agoniza porque a pocos les importa y algunos tienen que luchar hasta contra el arraigo del béisbol.
Foto: Ascenso Bacomer MX/Facebook 

La Federación Mexicana de Futbol le puso fin a la fiesta. A un par de días del arranque del Apertura 2017 en la Liga de Ascenso, el anuncio heló las ilusiones de miles de aficionados: solo seis de 16 equipos podrán aspirar al sitio vacante de la Liga MX el próximo año. El resto tendrá que encontrar la motivación en la superioridad futbolística y las directivas, en el retorno de su inversión con un premio económico de 120 millones, nada despreciable porque sobrevivir en el futbol profesional es un reto extenuante para los clubes "de segunda" entre problemas de pagos, malas entradas y escasa infraestructura.

Publicidad

La Liga de Ascenso agoniza porque a pocos les importa y algunos tienen que luchar hasta contra el arraigo del béisbol. El torneo pasado, Loros de Colima hizo una gran inversión para cumplir con los requisitos y sufrió casi en soledad; cuando venció por dos goles al Atlante, solo estuvieron presentes 699 aficionados. Sus entradas fueron las peores de la división y su desempeño consumó el descenso a Segunda. No estarán en el Apertura, pero el problema de las tribunas vacías no distingue del buen trabajo en la cancha, el estadio del actual campeón, Lobos BUAP, tiene capacidad para 19,985 seguidores y durante el torneo el promedio de entradas fue de 2,116; la mejor entrada ocurrió en el partido por el título.

Tampico Madero, club de tradición en el futbol mexicano, cuenta con una afición que, tal como indica el romanticismo del aficionado, no abandona y tampoco podrán acceder a la máxima categoría. En este receso, la FMF acordó con la Asamblea Ordinaria del Ascenso Mx volver más estrictos los estándares que deben cumplir las instituciones para competir por un sitio en la máxima categoría. Uno de ellos está relacionado con la capacidad de los estadios, el mínimo fue establecido entre 15 y 20 mil espectadores; el Estadio Tamaulipas puede recibir a 19.667 aficionados.

Junto a la "Jaiba", nueve equipos tendrán que atraer a los aficionados con otras promesas, pelear por el premio económico que les permitiría mejorar sus instalaciones e intentarlo de nuevo el próximo año: Alebrijes de Oaxaca, Club Atlético Zacatepec, Cafetaleros de Tapachula, Cimarrones de Sonora, Correcaminos de la UAT, Mineros de Zacatecas, Murciélagos FC, Potros UAEM y Venados FC.

Los Potros de la UAEM juegan en el "Chivo" Córdova, ubicado en la capital del Estado de México, y la capacidad no es problema porque pueden recibir a 32,603 personas; pero el mural "Aratmósfera", obra del artista plástico Leopoldo Flores, plasmado en la tribuna abierta impide la colocación de butacas por ser patrimonio cultural, uno de los requisitos que endurecieron para este torneo. Para vender abonos, la institución ha tenido que lanzar promociones de 3x2 y descuentos para empleados y estudiantes, medidas que no fueron necesarias en su debut en la categoría.

El Ascenso MX pasa casi inadvertido también porque las transmisiones están limitadas a la televisión de paga, los estadios no promedian ni el 30% de su capacidad. Ahora, los clubes deberán encontrar la manera de conquistar a los seguidores sin prometer la gloria y trabajar la motivación dentro del vestidor porque los jugadores tienen prohibido soñar con lo más alto.