crime

El trío que acabó en asesinato

Como una conversación en una app de citas acabó con un hombre siendo apuñalado en el corazón.
10.11.17
I-D: Mark Law y Casey Mason, con el emoji del cuchillo que Mason envió Law. Fotos: Leicestershire Police

Cuando llegaron los primeros auxilios, la muerte de Timothy Smith parecía ser causa de un trágico accidente.

El jueves 16 de marzo sobre las 21:00, la policía recibió un aviso de un polígono industrial en Shepshed, una pequeña ciudad dormitorio en Leicestershire. Al parecer, un Ford Focus plateado había chocado contra un muro, y dentro del vehículo los servicios de ambulancia de East Midlands encontraron el cuerpo de Timothy Smith, de 45 años, instructor de carretillas elevadoras de Staffordshire y residente en Tamworth, una localidad a media hora de coche del lugar del accidente.


LEE: Asesinos a los 14, la historia de los asesinos más jóvenes del Reino Unido


Smith fue declarado muerto allí mismo. No obstante, se le detectaron varias lesiones que no guardaban relación con el accidente de tráfico, y algunos testigos aseguraron haber visto a dos hombres escapando del polígono. Tras conocerse el resultado de la autopsia, estaba claro que algo no cuadraba: lo que había acabado con la vida de Smith había sido una puñalada en el corazón, no el accidente.

Después de examinar concienzudamente grabaciones de cámaras de vigilancia y el móvil de Smith, y de que la policía de Leicestershire llevara a cabo distintas pesquisas por internet, los detectives dieron con dos nombres: Mark Law y Mason Casey.

Tras conocerse el resultado de la autopsia, estaba claro que algo no cuadraba

A partir de las pruebas de las que disponía, la policía planteó la secuencia de eventos que llevaron a la muerte de Smith. Mark Law y Timothy Smith contactaron por primera vez a través de la aplicación de citas Badoo; Law envió una foto de su pene a Smith y le invitó a hacer un trío.

En la noche del 16, sobre las 20:30, Smith fue a Shepshed a buscar a Law, de 20 años, y a Casey, de 17, y ambos le indicaron que condujera hasta un polígono industrial cercano, Gelders Hall. Ellos dieron por hecho que el aparcamiento estaba vacío. Ahí fue donde Law le clavó un cuchillo de caza en el pecho a Smith, perforándole el corazón. Smith, herido de muerte, intentó conducir pero solo aguantó unos metros antes de estrellarse contra el muro. Los dos jóvenes escaparon y Law tiró el cuchillo, que fue encontrado posteriormente en una charca.

Publicidad

Media hora después de encontrarse con Law y Casey, Smith había muerto.


LEE: La horrible historia del militar del ejército que se convirtió en asesino en serie


Si estás confundido al leer esta historia, no eres el único. En el asesinato de Timothy Smith hay muchas lagunas. ¿Por qué aquellos dos jóvenes decidieron acabar con la vida de un desconocido? ¿Había motivos sexuales o era solo parte de la trampa? ¿Por qué Mason Casey estuvo presente en el lugar si, antes de la noche del 16, la comunicación solo se había producido entre Smith y Mark Law?

La policía intentó dar respuesta a todas estas preguntas en el interrogatorio a los dos chicos, de forma más o menos satisfactoria. No tardaron demasiado en determinar la postura de cada uno de los sospechosos: Law admitió haber cometido el asesinato mientras que Casey negó cualquier implicación, subrayó que no sabía lo que su amigo tramaba cuando se subió al coche de Smith y culpó a Law de todo.

¿Por qué aquellos dos jóvenes decidieron acabar con la vida de un desconocido? ¿Había motivos sexuales o era solo parte de la trampa?

“Yo estaba con Mark Law en su casa y nos marchamos porque recibió una llamada de ese tal Tim”, explicó Casey a la policía. “Llegamos al final de la calle y Mark me dijo algo así como, ‘¿Vienes?’; entonces me metí en el coche detrás de él y condujimos a Gelders Hall, que estaba muy cerca. Cuando paramos, salí para abrocharme las botas. Cuando había acabado con la primera, Mark saltó dentro del coche chillando, ‘Vamos, vamos, ¡tenemos que irnos ya!’. Le acabo de apuñalar’ decía una y otra vez. A mí me entró el pánico y empecé a correr. No quería estar implicado en esto. Él iba detrás de mí, me seguía, y no paraba de chillar, ‘¡No me puedo creer lo que acabo de hacer, no me lo puedo creer!’. […] La verdad es que no me imaginaba que fuera capaz de hacer algo así, pensaba que estaba hablando por hablar”.

A lo que se refería Casey era a que, antes del homicidio, Law había confesado alguna vez que le interesaba el canibalismo. Los dos amigos también mantuvieron alguna conversación en la que Law hablaba de matar a “Michael”, otro hombre que Law había conocido en Badoo y a quien le había enviado mensajes con contenido sexual.


LEE: Unos anfitriones de Airbnb asesinan presuntamente a su huésped


Durante el juicio de Casey en el Tribunal de de Leicester, según la fiscalía, el acusado contó que Mark Law había propuesto quedar con Michael el mismo día a la misma hora en el polígono Gelders Hall.

Al parecer, en una conversación que tuvieron ambos sobre ese encuentro, Law habló de apuñalar a Michael “en la cabeza” y, después de enviarle capturas de pantalla a Casey de su conversación en Badoo con el hombre, Casey le envió un mensaje a su amigo que decía, “Mátalo”, con el emoticono de un cuchillo.

Law admitió haber cometido el asesinato mientras que Casey negó cualquier implicación, subrayó que no sabía lo que su amigo tramaba cuando se subió al coche de Smith y culpó a Law de todo

Casey explicó a los jueces que “con eso no quería decir nada. Fue todo una broma para echarnos unas risas. Nada de eso fue en serio”. Sin embargo, el fiscal, James House QC, dijo que Casey había confesado en el interrogatorio con la policía que sabía que Law quería matar a Michael y que había acompañado a su amigo al encuentro de ambos en el polígono una semana antes del asesinato de Timothy Smith.

“¿Has explicado lo que pasó cuando apareció?”, preguntó House.

Publicidad

“No”, dijo Casey.

“¿Se habló de lo que pasaría después del asesinato?”.

“No”.

Imagen de archivo, la modelo no está implicada en la historia. Foto: Jake Smallwood

Por suerte, Michael no llegó a presentarse. La razón — explicó él mismo cuando la policía le interrogó— fue “la naturaleza de la conversación con Law”, refiriéndose a que Law le dijo, “No te haré daño a menos que tú me hagas daño”, le preguntó si sabía “luchar” y luego le contó que una expareja había intentado devorarle vivo.

Esta fue solo una de las numerosas referencias al canibalismo en los mensajes de Badoo de Law. En el juicio, el abogado de Casey Mason, Robert Woodcock QC, dio algunos ejemplos más.

A otro tipo le preguntó si le secuestraría y comería y le sugirió quedar en un polígono industrial. A una mujer le dijo, “Oye, ¿quieres comerme?”

El 7 de marzo, Law preguntó a un hombre, “Antes de que sigamos hablando, no eres de esos que descuartiza a la gente, ¿no? El imaginarme en tu estómago me pone los pelos de punta”.

El hombre respondió, “Estás obsesionado con que te descuarticen, jaja”.

A otro tipo le preguntó si le secuestraría y comería y le sugirió quedar en un polígono industrial. A una mujer le dijo, “Oye, ¿quieres comerme?”, y a otra le propuso, “Bueno, puedes secuestrarme y utilizarme para el sexo, y cuando hayas acabado, cortarme a trocitos, meterme en el congelador y comerme. Sería comida gratis para ti”.

Cuando en los tribunales Woodcock le preguntó a Casey sobre la primera vez que Law había sacado el tema del canibalismo, este contestó, “Yo estaba en su casa”, que, según supo la fiscalía, estaba cerca de la vivienda de Casey. También dijo que a veces iba a jugar a la Xbox a la habitación de Law. “Estábamos teniendo una conversación normal sobre cosas del día a día cuando de golpe empezó a hablar del tema. Me confesó que le gustaría comerse a gente”, continuó Casey.

Publicidad

“¿Y cómo reaccionaste ante eso?”, preguntó Woodcock.

“Me puse a reír”.

“¿Intentaste investigar un poco más sobre el asunto?”.

“No”.


*LEE: Cómo una gran estrella del rock abusó de menores impunemente durante años*


Durante el juicio, Woodcock contó algunas de las búsquedas “extrañas, sádicas y asquerosas” que hizo Law en internet, entre las que se encontraban, un “vídeo de alguien comiendo carne humana”, “¿es legal comerse a una persona muerta?, “estrangular a alguien hasta la muerte”, “llave de estrangulamiento”, y “¿cuánto tardas en morir por estrangulamiento?”.

Law tenía una clara fijación con el canibalismo y propuso tanto a Michael como a Timothy Smith mantener relaciones sexuales. Entonces, ¿podrían haber sido estos dos elementos una obsesión? Y, ¿podría esa combinación –violencia y lujuria– haber provocado un deseo de matar? ¿Podría algún tipo de impulso provocado por lo anterior explicar por qué Timothy Smith acabó muerto?

Law tenía una clara fijación con el canibalismo y propuso tanto a Michael como a Timothy Smith mantener relaciones sexuales

En un artículo del Independent, el doctor Mark Griffiths, catedrático de la Universidad de Nottingham Trent, investigó las posibles intenciones que puede haber detrás del canibalismo y su relación con los fetichismos sexuales. Describió esta “vorarefilia” como “una parafilia sexual en la que los individuos se excitan con: i) la idea de ser devorados por alguien; ii) devorar a otra persona; y/o iii) la observación de ese proceso”, y añadió que “muchos ‘vorarefílicos’ suelen tener estas fantasías pero normalmente no las llevan a cabo, aunque existen casos reales como el de Armin Meiwes, el famosísimo ‘caníbal de Rotemburgo’”.

Que alguno de estos sea el caso de Law es pura especulación, pues cuando se le imputó por el asesinato de Timothy Smith el viernes 8 de septiembre en el Tribunal de Leicester, se negó a asistir al juicio y a responder a cualquier pregunta que se le pudiera plantear.


LEE: Un psicólogo de prisiones explica cómo trata a asesinos y violadores


En el juicio de Mason Casey, este afirmó no tener ni idea de que Mark Law había planeado matar a Timtothy Smith, ni de que Law le había propuesto hacer un trío a Smith, ni que su amigo llevaba un cuchillo.

No obstante, confesó que había visto a Law llevar un cuchillo otras veces, que tenía una foto suya en su perfil de Badoo y que había estado intercambiando mensajes con contenido sexual con Smith. Cuando la policía le preguntó si había acompañado a Law para encontrarse con Smith, Casey explicó, “Él me lo pidió y acepté. No me imaginé que fuese a pasar nada, pensé que sería un encuentro normal. No tenía ni idea de que nada de esto fuera a pasar”.

Mason Casey afirmó no tener ni idea de que Mark Law había planeado matar a Timtothy Smith, ni de que Law le había propuesto hacer un trío a Smith, ni que su amigo llevaba un cuchillo

Pero el lunes 23 de octubre, algunos jueces tomaron una decisión unánime: Casey, de 18 años en ese momento, era culpable del asesinato. Ambos hombres fueron condenados a cadena perpetua. Law tendría que cumplir un mínimo de 19 años de condena y Casey, de 15 antes de poder disfrutar de la libertad condicional.

Tras la sentencia, el padre de Timothy Smith, Derick, dijo, “Han sido seis meses muy duros, sin saber por qué habían matado a Timothy y no sé si algún día lo llegaremos a saber”. También explicó que su familia seguía en estado de shock por la “muerte injusta” de Tim.

Según ITV News, James House QC afirmó que él creía que había tres posibles motivos del asesinato. Uno tenía que ver con el interés de Law en el canibalismo, otro con sus fantasías sexuales y el último con su deseo de tener su coche propio, que podría haberse hecho realidad robando el Ford Focus de Smith. No obstante, House insistió en que la verdadera motivación que le llevó a cometer el crimen no estaba clara pero que se habían resuelto todas esas preguntas, lagunas y detalles que faltaban sobre los hechos.

Sin embargo, si la declaración que hizo después de la sentencia es fiable, una cosa es segura: “La verdadera intención de Law era matar, ya hubiese intereses sexuales de por medio o no”.