FYI.

This story is over 5 years old.

Así es como Nancy Reagan ayudó a EEUU a perder la guerra contra las drogas

El mayor legado de la recién fallecida Nancy Reagan resultó ser una fallida política antidrogas en Estados Unidos y Latinoamérica que ha abarrotado las cárceles del continente y regado sus suelos con cientos de miles de muertos.
8.3.16
La primera dama Nancy Reagan presencia un musical anti-droga, titulado "Simplemente di no" realizado por estudiantes en Virginia el 26 de febrero de 1987. (Imagen por Scott Stewart/AP)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Nancy Reagan exactriz de Hollywood y viuda del expresidente de Estados Unidos Ronald Reagan, murió en la mañana del pasado domingo en su casa de California a la edad de 94 años, dejando atrás un legado que la situó como una de las primeras damas más influyentes y controvertidas de la historia estadounidense.

Los Reagan ocuparon la Casa Blanca de 1981 a 1989. Como pareja fueron considerados como los impulsores de las normas conservadoras de las últimas décadas, e incorporaron el neoliberalismo y otras filosofías a las que los candidatos republicanos suelen recurrir para atraer votantes.

Publicidad

También presidieron el fuerte ascenso de la guerra contra las drogas, lo cual llevó a una era de políticas de mano dura contra el crimen que engrosó la población penal de Estados Unidos.

Cómo la marihuana legal perjudica el mercado negro de EEUU y a los cárteles mexicanos. Leer más aquí.

"Los criminales de la droga son ingeniosos, trabajan todos los días para trazar una nueva y mejor forma de robar la vida de nuestros hijos, de la misma forma en que han elaborado grietas", aseguró Nancy Reagan. "Por el bien de nuestros hijos, imploro a ser severos e inflexibles en nuestra oposición a las drogas", dijo la entonces primera dama. Era conocida por muchas cosas, incluido su gusto por el glamour y su creencia en la astrología; pero, quizás lo que más se recuerda de ella es su incansable lucha en la cruzada contra las drogas.

Uno de los momentos más decisivos en la administración de su esposo, fue cuando Nancy apareció en las pantallas de televisión de todo el país, y con seriedad advirtió a los espectadores sobre el peligro del uso de las drogas y los invitó a estar atentos a los informes que presentaran las autoridades sobre el tema.

En 1982, durante un discurso dirigido a la nación por la radio referido a la Política Federal sobre Drogas, Ronald Reagan hizo hincapié en la gravedad de la epidemia y la describió como "un virus especialmente vicioso de la delincuencia".

'Por el bien de nuestros hijos, imploro a ser severos e inflexibles en nuestra oposición a las drogas'.

Luego habló Nancy. "Me gustaría poder decir que he escuchado muchos casos sobre familias en las que la mentira reemplaza la confianza, donde el odio supera al amor, con niños que roban las carteras de sus madres, padres que no saben qué hacer y que no ayudan a sus hijos con problemas de drogas, jóvenes con excelentes calificaciones y promesas de atletismo que ahora no son nada de lo que fueron debido a las drogas", señaló.

Además afirmó que si bien la salud de la mayoría de estadounidenses había mejorado, jóvenes de entre 15 y 24 años tenían una tasa de mortalidad mayor que 20 años atrás, lo que atribuyó al alcohol y a las drogas como una de las principales razones.

Publicidad

La guerra contra las drogas destruye vidas, y también el medioambiente. Leer más aquí.

La guerra, en realidad, fue declarada por el presidente Richard Nixon en 1971, pero Reagan fue quien la echó a andar, entre la popularidad y el boom de la cocaína, el surgimiento del crack en las calles de los centros urbanos, y el incremento del poder de los cárteles de la frontera sur. Nancy se convirtió en el rostro de la campaña "Simplemente di no". En 1988, se habían formado más de 12.000 clubs "Simplemente di no" en todo el país.

Comerciales antidrogas financiados por el gobierno intentaron asustar a los niños para que se alejaran del uso de drogas recreativas, mientras que los padres les hablaban sobre las horribles cosas que pasarían si las usaran.

La campaña fue una piedra angular en la guerra contra las drogas en el país.

En 1986, Reagan firmó un decreto de proyecto de ley llamado Cruzada Nacional para una América Libre de Drogas, el cual adquirió un enfoque de tolerancia cero en el uso y distribución de estupefacientes.

Actualmente, Estados Unidos tiene la tasa más alta de encarcelados en el mundo entero; la mitad de ellos están detenidos por delitos relacionados con las drogas. No obstante, en los últimos años durante la administración de Barack Obama, la política sobre drogas pasó de la criminalización a la rehabilitación.

La eficacia de la campaña "Simplemente di no", ha sido objeto de debate. La Fundación Reagan señala que el consumo de cocaína entre los estudiantes de secundaria se redujo del 6,2 por ciento en 1986, al 4,3. Sin embargo, los críticos de la campaña aseguran que sólo sirvió para crear histeria en relación a las drogas, y argumentan que recomendar la abstinencia no es la mejor opción.

Publicidad

El 'boom' de las plantaciones de marihuana en España. Leer más aquí.

Un estudio realizado en 2009 a adolescentes inscritos en el programa DARE [siglas en inglés para "Abuso de Drogas, Resistencia y Educación"] reveló que aquellos que recibieron educación sobre la abstinencia eran tan propensos a consumir drogas como aquellos que no la recibieron.

Los críticos de los programas basados en la abstinencia prefieren enfoques de reducción de daños, para tratar de educar a los usuarios sobre el uso seguro de las drogas. Mientras que el abuso de marihuana se ha incrementado desde 2007, según el Instituto Nacional sobre Abuso de Drogas, en otras sustancias se ha estabilizado o disminuido en la última década.

Por otro lado, es muy fácil conseguir drogas en Estados Unidos, y decenas de miles de personas han muerto en Latinoamérica debido a la violencia relacionada con los cárteles. Cerca de 100.000 personas han muerto en México desde 2006 sólo por la guerra contra las drogas. Son este tipo de estadísticas alarmantes las que hacen que el mensaje de Nancy Reagan a los estadounidenses en 1990 parezca absurdo.

Sigue a Tess Owen en Twitter: @misstessowen

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs