africa

Nunca antes Kenia había incinerado tanto marfil como hasta ahora

El alijo de 105 toneladas contenía el marfil de miles de elefantes y se estima que su valor podría haber alcanzado los 30 millones de dólares. La hoguera fue prendida este sábado durante la ceremonia de clausura de una cumbre contra la cacería ilegal.
3.5.16
Imagen por Frederick Paxton/VICE News
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En una esquina de una alameda arbolada del parque Nacional de Nairobi, montones de marfil amontonado centellean bajo el sol como gigantescas pieles de cebolla. Los agentes del parque, armados hasta los dientes, escoltan las futuras hogueras.

Se estima que las 105 toneladas de hueso de elefante estarían valoradas en 30 millones de dólares, un tonelaje que proviene de los cadáveres de unos 6.700 elefantes. En realidad el tonelaje se desintegró en la noche del sábado ante la mirada alucinada de varias estrellas de Hollywood. Entonces, el precioso alijo fue convertido en la hoguera de marfil más grande jamás quemada.

Publicidad

La quema sirvió para celebrar la clausura de la cumbre de líderes africanos conocida como el Club de los Gigantes, que había arrancado en Nanyuki, en la Kenia central, el viernes pasado, y en la que el presidente keniata, Uhuru Kenyatta había invitado a sus homólogos para que se sumaran a un clamor que pretender salvar a los elefantes y los rinocerontes de su cada vez más probable extinción.

El número de elefantes que deambulan por África ha caído en picado. De los 1,2 millones de la década de los 70 se ha pasado a los 400.000 de hoy. Entre 2010 y 2012 la caza ilegal se cobró la vida de más de 30.000 elefantes al año, una cifra aberrante que podría provocar su extinción absoluta en algunas zonas de África.

El futuro de los rinocerontes, de los que ya solo quedan 30.000 ejemplares en libertad, es todavía más inquietante. Se estima que la caza ilegal podría aniquilarlos en muy poco tiempo. Actualmente solo existen tres ejemplares en todo el mundo que cuenten con la protección de agentes armados durante las 24 horas del día.

La cumbre también pretende recabar fondos para las iniciativas conservacionistas, y para proponer soluciones para combatir los factores económicos que yacen detrás de la caza ilegal. Los presidentes de Uganda, Yoweri Museveni, y de Gabón, Ali Bongo, dos de los países más castigados por la cacería ilegal, asistieron a la cumbre.

El alijo de 105 toneladas estaría valorado en 30 millones de dólares y representa la mayor cantidad de marfil jamás quemada. Todas las imágenes por Frederick Paxton/VICE News

"A los cazadores ilegales no les importan las fronteras nacionales. Ni siquiera se sienten importunados por las organizaciones criminales que trafican clandestinamente con pedazos de vida salvaje y se los llevan lejos del continente. Es una lucha que no se puede combatir por un solo país", declaró el presidente keniata, en un comunicado emitido antes de la cumbre.

La hoguera, orquestada por la Agencia de Vida Salvaje de Kenia (KWS en sus siglas inglesas) pretende lanzar un mensaje simbólico, una leyenda que expresa que la vida de los elefantes es mucho más valiosa que su marfil.

Publicidad

Claro que en los días previos a la incineración, la mayor preocupación de los organizadores del evento es organizar adecuadamente un encuentro mediático global. La hoguera del marfil ha convocado a más de 700 periodistas de todo el mundo y ha contado con la presencia de estrellas como Leonardo di Caprio, y el conservacionista británico sir David Attenborough.

En la entrada del parque, los trabajadores encalan las veredas de entrada al recinto, mientras que los agentes practican simulacros. El lugar en que se quemarán los huesos se ha convertido en una frenética colmena de actividad, en la que los excavadores se apresuran a cavar las trincheras en un suelo humedecido por las lluvias del monzón. Tras ellos, los camiones descargan grandes cantidades de gravilla.

Hong Kong prohibirá el comercio de marfil y los trofeos de elefante. Leer más aquí.

A Robin Hollister — ingeniero y técnico pirotécnico que trabajó durante años en la industria del cine para títulos como El jardinero fiel, Air America o Memorias de África — ya se le conoce como al "arquitecto de la hoguera". Su trabajo no es otro que asegurarse de que el marfil prenda, algo que no es tan fácil como parece.

"Pues no, como ya habrás oído el marfil no quema", relata a VICE News. "De manera que la idea es elevar la temperatura de la hoguera hasta que sea tan alta que lo desintegre. Y la idea es conseguirlo con una solución de queroseno, combustible diesel y aire comprimido, a los que llevaremos hasta sus temperaturas más elevadas a través de una cañería".

El ingeniero Robin Hollister ha trabajado en grandes producciones de Hollywood durante años, claro que también es un experto en la incineración de marfil

Un obstáculo añadido a la iniciativa ha sido la intensidad del monzón, que ha anegado el suelo de la zona en los últimos días. Así pues, cada hoguera cuenta con su conducto, una cañería por la que insuflarle gas en caso de que las lluvias arrecien.

Hollister ya fue testigo en 1989 de la primera incineración orquestada por la KWS. Entonces quemaron doce toneladas de una sola tacada. El fuego que se ha consumido este sábado era 10 veces más grande que aquel.

Publicidad

La gigantesca hoguera ha sido diseñada por Richard Leakey, un conservacionista keniata que ha regresado a la KWS después de haber dimitido como director de la misma organización en 1994. Leakey fue también el responsable de la primera hoguera, la de 1989.

Los elefantes del desierto de Mali en peligro de extinción por las milicias y los traficantes. Leer más aquí.

En abril del año pasado Leakey fue proclamado presidente de la KWS para encabezar así una nueva era en la historia de la organización. A sus 70 años de edad se ha convertido en un embajador de lo más persuasivo, capaz de proponerse todo lo que se propone con un vigor impropio de su edad.

"Se trata de un hecho muy desalentador. Es una auténtica tragedia tener que quemar tanto marfil. Sobretodo por el número de elefantes al que representa", cuenta Leakey a VICE News desde su oficina de Nairobi. "Si uniéramos a todos los elefantes a los que representa el marfil acumulado formaríamos una hilera de cadáveres de 60 kilómetros de largo. Para producir el espectáculo de hoy [por el sábado] han muerto miles de elefantes".

Richard Leakey, presidente y antiguo director de la Agencia de Vida Salvaje de Kenia, fue el responsable de concebir la idea de quemar el marfil en 1989

La vida de Leakey está siendo actualmente objeto de una película dirigida por Angelina Jolie que protagonizará su marido, Brad Pitt, lo que explica el desfile de estrellas que han volado hasta Kenia para asistir a la incineración.

Leakey no quiere, sin embargo, que la hoguera se confunda con una celebración.

"A mí no me parece que esto sea una celebración en absoluto. Lo veo más bien como un homenaje y como una tragedia", explica. "He regresado hasta aquí con la intención de hacer limpieza y tal es el motivo por el que me han vuelto a contratar. El presidente de Kenia me ha pedido que sea el presidente del proyecto durante 3 años. Quiere que aproveche mis contactos, mi experiencia y mis influencias para volver poner de nuevo en pie el proyecto. Y lo cierto es que ya está incorporado y dispuesto para caminar".

Publicidad

La cacería de elefantes en Kenia ha disminuido sensiblemente. De los 384 elefantes asesinados en 2012 se ha pasado a los 93 de 2015. Sin embargo los activistas siguen señalando que el país africano sigue siendo un punto de paso ineludible para los traficantes de piezas de animales.

Los conservacionistas han hecho un llamamiento a la acción. Su plan contempla medidas que van desde implantar nuevas estrategias para interceptar a los cazadores ilegales, hasta erradicar la demanda de cuernos de elefante y de rinoceronte que sigue llegando desde el exterior, especialmente desde Asia.

Los montículos de marfil han sido vigilados bien de cerca por los agentes de la Agencia de Vida Salvaje de Kenya

China y Estados Unidos son dos de los mayores mercados de marfil. El año pasado ambos países anunciaron que planeaban prohibir casi por completo la importación y la exportación de los precios del preciado hueso.

La opinión de los keniatas sobre la cumbre y sobre su fastuosa clausura delatan la división que la misma ha desesperado. Algunos consideran que la cumbre es una pantomima orquestada puramente para el deleite occidental, un espectáculo de cara a una galería formada por invitados VIP y periodistas llegados de todo el planeta.

Pese a todo, un gran número de keniatas se acercan personalmente al lugar donde se celebrará la hoguera. James, un vecino de Nairobi, se hace un selfie justo delante del montón de huesos de marfil.

"Los elefantes son mucho más valiosos que el marfil. Valen mucho más vivos", asegura. "El asesinato de elefantes es una desgracia. Es una criatura majestuosa. Hermosa", concluye.

Sigue a Ben Bryant en Twitter: @benbryant

Todas las imágenes por Frederick Paxton. Síguelo en Twitter: @freddiepaxton

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs

Reuters ha contribuido a este artículo.