VICE News

Por qué abandoné el Islam y cómo ahora ayudo a otros a hacer lo mismo

Imtiaz Shams describe la discriminación y los abusos a los que se enfrentan los ex musulmanes que decidieron abandonar la fe, y cuenta cómo utiliza su experiencia para ayudar a otros que tratan de seguir el mismo camino y se sienten solos.
29.3.16
Imtiaz Shams (foto di Andrew Smith)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La primera cosa que hay que saber sobre los ex musulmanes es que el mejor término en árabe que nos describe es, básicamente, una palabra de connotación peyorativa: murtadd, es decir, alguien que "da la espalda" al Islam. La palabra tiene algo sucio, como una escupida en el suelo, con esa "r" que da vueltas en la boca y la fuerte caída en el final. Aquí es donde hay que empezar para analizar la sistemática discriminación a la que nos enfrentamos en todas partes y que impregna todos los aspectos de la vida de quienes abandonamos el Islam.

Una forma clave de discriminación es la eliminación o minimización de nuestras experiencias a través de estereotipos. Su forma más común es la expresión "probablemente no era un verdadero musulmán".

Crecí y pasé la mitad de mi vida en Arabia Saudí. Hice el viaje a la Meca cada año para la Umrah, un peregrinaje sagrado. Mi primer libro fue una copia del Riyad nos-Saliheen, una recopilación de hadices — transmisión de dichos y acciones — del profeta Mahoma y sus Sahaba [compañeros]. He orado, ayunando y memorizado el Corán desde que tengo memoria y volvería a devorar libros que prueban la verdad acerca del Islam a través de milagros científicos y su código moral.

Musulmanes homosexuales descubren un auténtico santuario en una mezquita de Sudáfrica. Leer más aquí.

Mi familia se trasladó al Reino Unido justo antes del 11S, y muchos musulmanes entenderán lo que quiero decir al afirmar que la atmósfera cambió después de ese día. En la escuela los niños me pusieron el apodo de "terrorista" y todavía hoy tengo una camisa donde algunos de ellos dibujaron explosivos y bombas en mi último día de la escuela secundaria. Aquella discriminación no afectó lo que entonces era un amor profundo y duradero por el Islam, sino que por el contrario lo fortaleció.

¿Entonces qué pasó? Si todo en mi vida me orientaba a ser un musulmán practicante, ¿por qué iba yo a dejarlo? Uno de los principios fundamentales del Islam ortodoxo es su naturaleza perfecta y la infalibilidad del Corán, dos reivindicaciones a las que me aferré firmemente durante dos décadas. Pero a medida que fui creciendo y mi pensamiento crítico se fue desarrollado, las verdades aceptadas sobre la moralidad de las acciones del profeta y los milagros descritos en el Corán se tornaron más difícil de tragar.

Mira el documental de VICE News: 'Rescatando ex-musulmanes: Dejando el Islam' (pronto con subtítulos en español):

Dejé de creer que las montañas eran "estacas" o "clavijas" para proteger a la Tierra de los terremotos. Irónicamente, las montañas son en realidad áreas donde comúnmente abundan los terremotos: las zonas tectónicas.

Dejé de creer que el Islam había nacido para retirar progresivamente la repugnante institucionalización de la esclavitud. En lugar de ello, empecé a sentir que la institucionalización de la esclavitud esta disculpada en las escrituras islámicas bajo afirmaciones tales como "prisioneros de guerra" al referirse millones de africanos y otros no árabes que fueron tomados como esclavos por los diversos califatos, superando en algunos lugares incluso a la horrible trata de esclavos transatlántica.

Yo pensaba que el Islam daba a las mujeres igualdad de derechos que a los hombres, y esto puede — o no — haber sido así hace unos 1.400 años. Sin embargo, al tomar literalmente la misma escritura puede interpretarse que es posible reducir la herencia y los derechos legales de las mujeres, obligarlas a cumplir ciertas normas de vestimenta y prácticas rituales que son electivas o inexistentes para los hombres, o prohibir a las mujeres casarse con no musulmanes sin que se extienda esta norma a los hombres. La lista seguía y seguía en mi mente.

Hablamos con las mujeres predicadoras de Marruecos que luchan contra Estado Islámico. Leer más aquí.

Sin embargo, no podía aceptar internamente que había dejado el Islam ya que no sabía que eso era posible. La idea de que un musulmán practicante podía abandonar el Islam era completa y totalmente ajena para mí. Finalmente acepté que ya no creía en el Islam a principios de 2012 cuando ya no tenía más escapatoria, pero quedé sin identidad y nadie entendía lo que me pasaba. Mi amigo Aliyah me describió en esta etapa como alguien parecido a un "extranjero en su propia piel". Me sentía marginado por completo.

Otro sentimiento que se cernió sobre mi tras haber dejado el Islam fue el miedo. El Islam representaba un modelo completo de mi vida, un objetivo, dictaba mi papel en este mundo y mi relación con la muerte y el más allá. El cambio me dejó sin religión. Incluso aunque viva la vida haciendo una diferencia en este mundo ya no seré abd Allah, un esclavo de Allah, y por lo tanto mi vida quedó sin rumbo. Se me dijo que un apocalíptico Yawm al-Qiyamah [día del juicio] acontecería cuando yo fuera juzgado como un apóstata, uno de los peores pecados, y que acabaría en Jahannam [el infierno]. El lenguaje en torno a los demonios en las escrituras islámicas puede ser aterrador. No es de extrañar que muchos nuevos ex musulmanes tengan que enfrentarse con una potente ansiedad.

Odio en Europa: las protestas anti-Islámicas de Alemania. Mira el documental aquí.

Este período de miedo y aislamiento no duró mucho ya que encontré rápidamente otros como yo cuando me encontré con un grupo de Reddit llamado /r/exmuslim [ex musulmanes]. De repente tuve acceso a miles de ex musulmanes, a sus historias, sus consejos y experiencias de discriminación. Casi todos estos redditores son anónimos debido a los riesgos físicos y sociales inherentes a dejar el Islam, así que empecé a acercarme de a poco.

Se me ocurrió un protocolo de investigación de antecedentes, una revisión cuidadosa de la gente, uno a la vez, y organicé eventos sociales privados para ex musulmanes de hasta 60 personas. Compartir mi historia con otros ex musulmanes por primera vez fue muy estimulante, y significó un gran refugio descubrir que había muchos con quienes hacerlo. Seguramente todavía nos sentimos como extranjeros, pero el descubrir a un montón de otros extranjeros como uno nos hace sentir más cómodos en nuestra propia piel.

En ese tiempo tuve un encuentro casual con dos abogados gais que me dijeron: lo que realmente cambió para las personas LGBT en Gran Bretaña no fue sólo que se organizaron en comunidades, sino que empezaron a salir a la luz pública. Esto resonó con fuerza dentro mío y decidí unir fuerzas junto a Aliyah Saleem, una activista feminista ex musulmana, para empezar lo que hoy se ha convertido en "Faith to Faithless" [de la fe a la no fe], una organización que crea plataformas online y offline para promover voces apóstatas.

El primer evento de Faith to Faithless fue hace un año en la Universidad Queen Mary de Londres (QMUL por sus siglas en inglés). A pesar de que hubo miembros de la sociedad islámica de la QMUL y algunos grupos da'wah [de predicación] repartiendo volantes en contra de nuestra causa, fue un éxito masivo. Algunos de los ex musulmanes que conocimos allí ya habían hablado en otros eventos. Y pese a que recibimos apoyo público en general — incluidos de los musulmanes —, también recibimos un montón de cartas de odio y de abuso psicológico.

He tenido que aguantar a gente escupiendo en el suelo y llamándome murtadd, mientras que los insultos a las mujeres que hablan en Faith to Faithless siempre están enmarcados en términos asquerosamente machistas.

Lo peor es que muchas veces hemos sido abandonados por las mismas personas que deberían estar ayudándonos, incluyendo algunas activistas feministas o de los sectores de izquierda que han utilizado para describirnos términos raciales como "native informant" ['informante nativo', término utilizado para indicar que alguien perteneciente a una raza o colectivo es experto en el tema por el simple hecho de pertenecer a ella/el], socavando nuestra posición como la de una minoría dentro de una minoría.

LGBTQI e Islam: musulmanes y sexualidades disidentes. Leer más aquí.

Como es de imaginar, muchos ex musulmanes contactan Faith to Faithless para recibir asesoramiento o ayuda urgente ya que se han enfrentado a diversos abusos en diferentes formas. A algunos, aun permaneciendo aceptados como miembros dentro de sus familias, se les dice que van a "arder en el infierno" y que deberían arrepentirse. Otros son forzados a salir a las calles sin ningún tipo de apoyo financiero. Algunos son objeto de maltrato físico, tal como es el caso de una chica ex musulmana que fue pateada en el estómago por su hermano y luego encerrada en su habitación por sus padres.

Es importante tener en cuenta que no todos los musulmanes han tratado a los ex musulmanes de esta manera. Algunas de las voces más importantes para mí han sido mis amigos musulmanes que me han enviado mensajes privados dándome su apoyo y amor. Tenemos que ser capaces de permanecer unidos para luchar contra la discriminación existente contra musulmanes y ex musulmanes, que a menudo pueden ir de la mano. Si eres un joven ex musulmán que ha abandonado su fe y se siente solo o aislado, ponte en contacto. Definitivamente no estás sólo.

Sigue a Imtiaz Shams en Twitter: @imtishams

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs