FYI.

This story is over 5 years old.

Así es como el ejército canadiense trata de concienciar a sus soldados sobre el acoso sexual

En respuesta a un demoledor informe sobre la mala conducta sexual en el ejército, las Fuerzas Armadas Canadienses han distribuido 120.000 flyers que indican a la tropa lo que es un "comportamiento sexual inapropiado".
Nathan Denette/The Canadian Press
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

En respuesta a un demoledor reporte sobre mala conducta sexual en el ejército, las Fuerzas Armadas Canadienses han distribuido 120.000 tarjetas que recuerdan a los soldados lo que es un "comportamiento sexual inapropiado".

Las tarjetas, que muestran la advertencia "Do no harm" [No hagas daño], catalogan el acoso sexual, el toqueteo y la explotación sexual como "inapropiadas", junto con "la explotación de relaciones de poder para propósitos de actividad sexual", abuso verbal de naturaleza sexual, la publicación de imágenes íntimas de una persona sin su consentimiento, voyeurismo y actos indecentes.

Publicidad

El ejército ha emitido una amplia gama de tarjetones informativos para todo tipo de situaciones, desde reglas de protocolo durante el despliegue hasta el cuidado de la salud mental, pero esta es la primera vez que un flyer de este tipo está orientado al comportamiento sexual.

De acuerdo al excoronel Michael Drapeau, quien ahora esta enfocando su trabajo en casos contra el ejército, "esto es insultante y se trata simplemente de una acción de relaciones públicas que no cambiarán nada en el horizonte".

Drapeau ha representado a decenas de clientes durante la última década, incluyendo el caso de la caporal militar Stephanie Raymond, quien fue víctima de acoso sexual, recibiendo burlas de sus compañeros y negativas de apoyo en su caso. Eventualmente, ella fue despedida del ejército.

"Me han citado diciendo que es absurdo, y sí es absurdo por varias razones", dijo a VICE News Drapeau acerca de los nuevos flyers, anunciados por primera vez por el diario Ottawa Citizen. "El acoso y el toqueteo son ofensas criminales. No es apropiado. No te dan ninguna opción", aseguró.

Drapeau también dijo que emitir esas tarjetas es un "insulto" a todo el personal, cuando la gran mayoría de las fuerzas armadas "son respetuosas y se ciñen a la ley, y aplaudo su profesionalismo".

En un reporte de 100 hojas publicado el año pasado, la juez ya retirada, Marie Deschamps, dejó al descubierto "una cultura sexualizada subyacente en las Fuerzas Armadas de Canadá, que es hostil hacia las mujeres y los miembros de la comunidad LGBT", dando como resultado el acoso generalizado en los niveles bajos, y en algunos casos, "ataques sexuales más serios y traumáticos".

Publicidad

La explotación de los desequilibrios de poder, fechas de violación y ataques sexuales fueron las historias comunes contadas por el personal actual y retirado del ejército canadiense a Deschamps y su equipo.

Las fuerzas respondieron con la Operation Honor [Operación Honor], la cual incluía una revisión de las políticas, nuevo entrenamiento y apoyo para las víctimas. También estableció el Sexual Misconduct Response Center [Centro de Respuesta para el mal Comportamiento Sexual] dentro del ejército, que en sus primeros cuatro meses ha recibido 156 casos de miembros de las fuerzas armadas.

"Cualquier forma de comportamiento sexual dañino socava lo que somos, es una amenaza a la moral y a la preparación operacional; es una amenaza para esta institución. Eso termina ahora", aseguró el general Jonathan Vance el verano pasado. Algunos reclutas y personal militar respondieron dándole un nombre a esta iniciativa, llamándola 'Hop on Her'.

Drapeau acusó al ejército de no hacer nada para resolver verdaderamente el problema de la mala conducta sexual en sus filas, el cual persiste. Él ha escuchado numerosas alegaciones nuevas, desde acoso hasta violencia sexual, muchos de los cuales no han sido reportados. Dijo que lo menos que puede hacer el ejército es habilitar un centro independiente que se haga cargo de las quejas. Actualmente, el personal y los soldados tienen que reportar su situación directo a sus superiores, "y la gente no confía en la cadena de comando", informó.

Las Fuerzas Armadas de Canadá no han respondido hasta ahora para emitir algún comentario.

Sigue a Natalie Alcoba en Twitter: @nataliealcoba

_Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs_