FYI.

This story is over 5 years old.

Te explicamos algunas vías por las que el Brexit todavía puede ser abortado

Una manera de combatir el resultado del referéndum consistiría en dilatar la salida de la Unión y cruzar los dedos por que los defensores del Brexit entonen el mea culpa o que simulen haberse olvidado por completo de que esta pesadilla sucedió alguna...
4.7.16
Un aereo della British Royal Air Force a Gibilterra. [Foto di Jon Nazca/Reuters]

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

No mucho después de que los resultados del referéndum hayan dejado bien claro que Gran Bretaña ha votado a favor de abandonar Europa, muchos se sienten como si recién se despertaran de una fiesta salvaje en Las Vegas. Una fiesta de la que se han despertado con una resaca de órdago.

Ha pasado poco más de una semana y la libra ya ha caído hasta mínimos que no conocía desde la década de los 80, la del Thatcherismo; el primer ministro, David Cameron, ha anunciado su retirada y, Nigel Farage, uno de los líderes de la campaña por dejar Europa ya ha renegado de una de sus principales promesas. Y por si los quebraderos de cabeza fueran pocos, ahora va Escocia y anuncia que se prepara para hacer las maletas y dejar a su "bochornoso" vecino.

Publicidad

Algunos de los que votaron por abandonar Europa se arrepintieron al día siguiente. Entonces acuñaron dos nuevos memes: "regrexit" y "remain", que no tardarían en convertirse en trending topics en Twitter.

El gobierno del Reino Unido no parece dispuesto a encajar los resultados de la votación, y el país tampoco parece querer dar ningún paso adelante, no hasta que el parlamento vote a favor de que así sea.

Así que este martes pasado, durante la celebración del festival de Ideas de Aspen, en Estados Unidos, el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, insinuó la posibilidad de que el Brexit pudiera detenerse. Según Kerry "existen varias maneras" que permitirían a los británicos hacer un giro de 180º y volver sobre sus pasos.

"Se trata de un divorcio muy complicado", proclamó Kerry. El secretario de Obama es de los que piensa que los adalides del Brexit no tienen una hoja de ruta o que, en realidad, no quieren irse de Europa.

Por su parte, la canciller alemana Angela Merkel dijo que los británicos se han metido solos en este berenjenal y que ahora solo les queda asumir las consecuencias.

Jeremy Corbyn: 'el outsider' de la política británica. Mira el documental aquí.

"Quiero dejar muy claro que no veo la manera de revocar esta decisión", comentó Merkel la semana pasada. "Tenemos que afrontar la situación tal y como es. No tiene sentido invocar ahora al pensamiento mágico".

La profesora Jo Shaw, presidenta de Instituciones Europeas y directora del instituto para los Estudios Avanzados en Humanidades en la Universidad de Edimburgo, ha dicho que es importante recordar que tanto Merkel como Kerry representan los intereses domésticos de sus respectivos países.

Publicidad

El ministro de Exteriores francés, Jean-Marc Ayrault advirtió la semana pasada que "tenemos que encontrar una nueva manera de dirigir Europa, de lo contrario el populismo amenaza con imponerse".

"A la Comisión Europea le aterroriza la idea que el Brexit se contagie", opina Shaw. Para ella, los movimientos populistas, como el que ha provocado el Brexit, están fundados en la inestabilidad.

De tal manera, la prolongación de las negociaciones del Brexit genera un sentimiento de incertidumbre, que podría llevar a formaciones populistas de la misma calaña a implantar la misma iniciativa en otros países del viejo continente.

"Quieren tomar cualquier medida posible para reducir el empuje del populismo", asegura Shaw.

Mientras tanto el presidente francés, François Hollande, ha hecho un llamamiento a las compañías financieras europeas que operan en el Reino Unido y les ha ofrecido que se trasladen a París. A Hollande le conviene que los británicos aceleren su salida de la Unión, pues arde en deseos de "conseguir el triunfo de conseguir trasladar a los servicios financieros londinenses a su capital", explica Shaw.

Ella considera que tal sería un movimiento que le pondría en muy buen lugar en la carrera por la presidencia. Francia se enfrentará a elecciones el año que viene y Hollande deberá de lidiar entonces con la gran amenaza de la ultraderecha francesa, la xenófoba y euroescéptica Marine le Pen, líder del Frente Nacional.

Publicidad

¿Cómo dividirá la UE la ciudad de Londres? Aquí una solución: todos a Frankfurt y el resto a París. Evitar Amsterdam.

Hollande is particularly keen to grab as many banks as he can from London: a sudden rush of banks to Paris could turn his Presidency around.

— Ben Judah (@b_judah)June 29, 2016

"Hollande arde en deseos de llevarse a tantos bancos como pueda de Londres. El súbito traslado de los bancos a París podría suponer un giro definitivo para sus aspiraciones electorales"

El presidente de Francia ya ha descartado que Londres regrese a Europa: Francia quiere hacerse con las riendas de esos miles de millones.

Hollande said London losing Euro clearing:

— Ben Judah (@b_judah)June 29, 2016

"Hollande dijo que la salida de Londres: "puede servir como ejemplo para aquellos que buscan el fin de Europa"

"La City, el corazón financiero de Londres, que agradece a la Unión Europea, ha conseguido liquidar todas sus operaciones con la Eurozona, pero no será capaz de llevarlas a cabo" ha dicho. "Puede ser un ejemplo para todos los que buscan el final de Europa… Les puede servir de lección".

Las declaraciones de Kerry, en las que fantasea con la marcha atrás del Brexit, son un claro síntoma de cuales son los intereses de Estados Unidos, que no son otros que garantizar la estabilidad de los mercados europeos. Sea como sea, la postergación de esas negociaciones no supone una amenaza directa para la estabilidad de Estados Unidos.

Publicidad

El proceso de divorcio entre un país miembro y el resto del bloque europeo no puede arrancar hasta que no se aluda formalmente al artículo 50 del tratado de Lisboa, que es el que tipifica cómo activar el proceso de salida . Hasta que nadie invoque a ese artículo, Gran Bretaña seguirá siendo estado miembro de la Unión Europea, como si el referéndum nunca se hubiese producido.

Una de las alternativas sería retrasar el proceso y cruzar los dedos para que los que apoyaron el Brexit reflexionen sobre lo que han hecho y cambien de opinión; o que se olviden por completo de que el Brexit sucedió.

"Cuanto más tiempo pase más se dará cuenta la gente, poco a poco, de que el Brexit era la peor opción que podrían haber tomado", explica Shaw. "A estas alturas, solo cinco días después, ya hay mucha gente ya ha advertido el profundo impacto que ha tenido la decisión en su forma de vida y que lo mejor sería no dar ni un solo paso más en esa dirección".

Efecto Brexit: el preocupante repunte de los incidentes racistas en el Reino Unido. Leer más aquí.

Otra opción consistiría en que el todavía primer ministro, David Cameron, que presentó su dimisión el viernes pasado; o su sucesor, propongan una votación parlamentaria. Tal sería un escenario que, sin lugar a dudas, pondría a los populistas en pie de guerra. Estos han votado por la salida del continente y se sienten ignorados por una forma de gobierno que consideran opaca y en manos de una élites política. De manera que ignorar su voluntad podría avivar las llamas del conflicto todavía más.

Cameron, un euroescéptico proverbial, decidió apoyar la campaña de la permanencia en Europa sin demasiado entusiasmo. Pese a todo, el líder británico ya había advertido que el resultado del referéndum sería "vinculante". El pasado fin de semana, en plena resaca del Brexit, se puso en circulación una petición para celebrar un segundo referéndum. La petición se volvió viral en pocas horas y cosechó 3 millones de firmas en menos de 48 horas (de las cuales se cree que 77.000 serían fraudulentas). Cameron ya ha advertido que en el Reino Unido los referéndums solo se celebran una vez.

Publicidad

Otro escenario posible sería acometer una versión moderada del Brexit. El exalcalde de Londres Boris Johnson, uno de los máximos promotores de la campaña por dejar Europa, se manifestó el pasado lunes, para ofrecer una visión de la Gran Bretaña que se avecina que ya ha sido denunciada por muchos como una visión de futuro que es "una tomadura de pelo" y que estaría "llena de unicornios. Johnson defiende que el futuro será un lugar en el que Gran Bretaña obtendrá todo lo mejor de Europa, como la posibilidad de que el Reino Unido gestione su propio mercado único y disponga de un absoluto control sobre las migraciones — situaciones que Angela Merkel ya se ha encargado de negar rotundamente.

Merkel ya ha anunciado que Gran Bretaña no saldrá de Europa en sus propios términos.

"Los que creen que es posible defender lo que defiende Johnson no saben lo que se dicen", afirma Shaw. Nadie le va a ofrecer a Gran Bretaña una salida fácil, porque eso sentaría un precedente peligrosísimo. La Comisión Europea quiere lanzar un mensaje muy claro al resto de vecinos del bloque europeo, algo que Max Fisher ha resumido elocuentemente en el New York Times:

De Texas a Cataluña: cómo el Brexit puede dar alas a otros movimientos independentistas. Leer más aquí.

"Si quieres dejar la Unión no serás recompensado con un trato cariñoso, y mucho menos van a consentir que consigas todos los beneficios de estar en Europa, sin que pagues un precio elevadísimo por ello. Lo que vas a conseguir será una ruptura tan dura como dolorosa, así que piensa detenidamente lo que quieres hacer".

Por último, queda la primer ministro escocesa, Nicola Sturgeon, quien dispone de la autoridad necesaria para vetar el Brexit. Los escoceses votaron en masa por quedarse en Europa. Si Gran Bretaña sigue adelante con su plan de abandonar la Unión Europea, Sturgeon ya ha señalado que promoverá la celebración de un segundo referéndum para escindirse del Reino Unido y reincorporarse a la Unión Europea.

Y en el caso de que el próximo o la próxima primer ministro sea antiBrexit, él o ella, podrá anunciar a sus votantes que dejar Europa es algo que no puede acometerse sin el consentimiento de Escocia. Si el sucesor o la sucesora de Cameron es partidario del Brexit, entonces él o ella podrá retrotraerse y volver a poner en vigor la ley que concede a Escocia el poder de veto.

_Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs_