FYI.

This story is over 5 years old.

Primer yihadista juzgado en La Haya por destruir Patrimonio de la Humanidad en Malí

En un caso sin precedentes, la Corte Penal Internacional ha arrestado a un rebelde de MalÍ acusado de dirigir la destrucción de monumentos religiosos históricos en la antigua ciudad de Tombuctú.
Mujeres caminan cerca de la histórica mezquita Sankore en Tombuctú. (imagen por Harouna Traore/AP)
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El gobierno de Níger ha entregado un rebelde a la Corte Penal Internacional (CPI) acusado de haber dirigido actos vandálicos contra monumentos de la antigua ciudad de Tombuctú. Es la primera vez que un caso que involucra la destrucción y profanación de monumentos religiosos históricos llega a la CPI. El sospechoso Ahmad Al Mahdi Al Faqi, acusado de ordenar ataques contra una mezquita y una serie de tumbas sagradas en el verano de 2012, fue enviado a un centro de detención en La Haya el pasado sábado.

Cuando se produjeron los ataques, Tombuctú se encontraba bajo el control de dos milicias, la filial de Al-Qaeda en el Magreb Islámico y un grupo vinculado a los rebeldes Tuareg llamado Ansar Dine. Al Faqi fue miembro de Ansar Dine y jefe de la llamada "Brigada de Modales" que imponía las reglas fundamentalistas que debían regir en la ciudad.

Publicidad

La CPI alega que Al Faqi, quien trabajó con el Tribunal Islámico en Tombuctú, tuvo una implicación de primer orden en las decisiones relativas a la destrucción de al menos 10 edificios, entre ellos nueve mausoleos y una mezquita.

Al menos dos de ellos, el mausoleo Jeque Sidi Ahmed Ben Amar Arragadi y la mezquita Sidi Yahia, eran Patrimonio Mundial de la UNESCO.

Mokhtar Belmokhtar: la clave en la lucha entre Estado Islámico y Al-Qaeda en el Sahel. Leer más aquí.

En el momento del ataque en 2012, un portavoz de Ansar Dine dijo que un miembro del grupo había sido enviado a la tumba "para decirle a los fieles que oraban allí, que los santos" no deben ser adorados.

En declaraciones a Reuters, el fiscal de la CPI Fatou Bensouda describe a Al Faqi como un miembro celoso de Ansar Dine, que "jugó un papel predominante y activo en el funcionamiento de la estructura local puesta en marcha durante la ocupación del grupo en Tombuctú".

"Los ataques intencionales contra monumentos históricos y edificios dedicados a la religión son delitos graves", agregó. "Estos ataques afectan a la humanidad en su conjunto".

Tras su destrucción por parte de Ansar Dine, los mausoleos de Tombuctú han sido objeto de un proceso de restauración que ha tenido lugar a lo largo de los últimos tres años. El director general de la UNESCO, Irina Bokova, visitó el sitio en julio y aseguró que la reconstrucción era "una respuesta a todos los extremistas cuyo eco se puede escuchar mucho más allá de las fronteras de Malí".

La observación puede leerse como una advertencia a los militantes de Estado islámico, que han destruido varios sitios históricos a lo largo de Siria en los últimos años, incluidos los de la antigua ciudad de Palmira.

¿Qué pasaría si Estado Islámico ganara? Leer más aquí.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @vicenewsES