Actualidad

Por qué a algunos tíos les encanta quitarse la camiseta en público

En casi todos los grupos de amigos hay un tío que se suele quitar la camiseta en sitios donde nadie lo haría. ¿Por qué? ¿Cual es su motivación?
Foto: Kremlin Pool / Alamy stock foto

Estás en un festival, son las dos de la mañana, el DJ empieza a pinchar un temazo y el local se viene arriba. Entre todas las bebidas que vuelan por los aires y la gente que hace ruidos guturales extraños con la cara, aparece un idiota con el pecho descubierto y la camiseta atada a la cabeza. Ese idiota soy yo.

Si me preguntas por qué me suelo quitar la camiseta en público, no sabría contestarte. Soy una persona delgada con un poco de barriga cervecera y, en condiciones normales y de sobriedad, no me gusta ser el centro de atención, así que me gustaría saber por qué a tantos miles de hombres y a mí nos da tan a menudo por quedarnos con el torso desnudo en público, mientras que muchos otros otros hombres son capaces de pasar un día entero con la camiseta puesta. ¿Es porque somos idiotas? Seguro que sí, ¿no?

Publicidad

“Los tíos se quitan la camiseta por muchos motivos, pero todo se debe a una cuestión de libertad y conexión”, comenta Jonathan Hoban, psicoterapeuta.

Para el que suele ver a tíos mazados a base de batidos de proteínas que se quitan la camiseta sin venir a cuento y se ponen a hacer carreras montados a caballito, estos tópicos se pueden desmontar fácilmente, pero, según Hoban, parte de este comportamiento está más relacionado con la testosterona de lo que creemos. “Lo que quieren es demostrar que son machos alfa”, aclara.

Es muy fácil criticar a simple vista esta actitud tan narcisista, pero si miramos más allá de las gorras y los tatuajes, puede que estas personas necesiten ayuda. “El narcisismo es básicamente una gran sobrecompensación. Hay mucha parte que no se ve, se escucha o se valora cuando eres un niño. Cuando tu madre reconoce tus logros, tu cuerpo produce endorfinas y dopamina, por lo que te sientes recompensado”, explica Hoban.

La negación constante de estas dosis de felicidad cuando eres un niño puede resultar en un bebé-adulto que las busca desesperadamente de otra forma. “Necesitan que se les reconozca ahora lo que no se les reconoció de niños. Además, también es una forma de exteriorizar un sentimiento de poder. Ellos no tienen ese poder, pero su cuerpo sí. Es una cuestión de sentirse queridos. Cuando la gente les dice el cuerpazo que tienen, se sienten queridos”, sostiene Hoban.

Publicidad

“Los tíos se quitan la camiseta por muchos motivos, pero todo se debe a una cuestión de libertad y conexión”

He hablado con varios hombres para escribir este artículo y, puede que no sea sorprendente, pero solo uno de ellos ha admitido que se quitaba la camiseta en público con frecuencia para mostrar sus abdominales. “Lo hacía cuando estaba en muy buena forma”, confiesa Lee Goddard, de 34 años. “Era una forma de llamar la atención para hacerme el chulo o intimidar a los demás. Sin embargo, cuando conocí a mi chica, a ella le daban igual todas esas cosas y dejé de hacerlo”.

La razón que me dieron los demás hombres con los que he hablado que hacen amagos de striptease era mucho más inocente: se debe a un vínculo emocional masculino. “La ropa nos protege. Cuando nos la quitamos, nos hacemos vulnerables, por lo que el desnudo puede ser una señal de intimidad y vínculo entre los hombres”, menciona Deborah Page, psicóloga clínica.

El autor, sin camiseta

Sin embargo, la razón más comentada con diferencia fue el “aspecto cómico” que tiene quitarse la camiseta. “Sé que a la gente le hace gracia”, comenta Josh Finn, de 26 años. “No estoy en forma y tengo mucho pelo por todas partes. Si midiera más de 1,80 cm, reventara las camisas y fuera al gimnasio todos los días, podría intimidar a alguien, pero en este caso se trata únicamente de un recurso cómico. Además, supongo que lo hago también para demostrar que me siento cómodo con mi apariencia física".

Publicidad

¿Y qué me dices de los hombres que se quitan la camiseta y lo retransmiten para que lo vea el mundo entero? Esto lo hacen dos personas muy conocidas, aunque diametralmente opuestas en cuanto a ideología, Vladimir Putin y Childish Gambino, también conocido como Donald Glover.

Las fotos de las vacaciones de Putin sin camiseta (montando a caballo, pescando, nadando a mariposa en los lagos siberianos…) han sido objeto de parodia en la sociedad occidental. “Putin se ha apropiado del estereotipo de la masculinidad: montar a caballo, cazar y nadar con el torso desnudo”, dice Hilda Burke, psicoterapeuta especialista en aprendizaje personal y en terapias de pareja. “Sin embargo, la cultura rusa está repleta de iconografías y da importancia al poder de los símbolos, como la hoz y el martillo. Puede que esté continuando la tradición y las imágenes no estén pensadas para nosotros”.

“Putin se ha apropiado del estereotipo de la masculinidad: montar a caballo, cazar y nadar con el torso desnudo”

Leonid Bershidsky, periodista, defiende la idea de que, en realidad, a la mayoría de los rusos no les impresionan las fotos de las vacaciones de Putin.

Bershidsky plantea que lo hace para beneficiar a la prensa occidental como una especie de doble farol, en el que nosotros le criticamos por ser machista y él continúa haciendo negocios en la sombra mientras acaricia un gato y fortalece su posición en el Kremlin.

Publicidad

El torso desnudo de Childish Gambino se ha convertido en un elemento fundamental de su estética, ya sea en sus actuaciones en directo o en televisión, su aparición en Magic Mike XXL o en el videoclip de “This Is America”.

Imagen vía YouTube / "This Is America"

“El caso de Donald Glover tiene que ver con una larga tradición de torsos desnudos dentro de la cultura popular musical de la raza negra que continúa actualmente. Está un poco musculado, pero no está cachas. Siempre se ha presentado como una especie de icono sexual alternativo”, expone Jason King, profesor en el Instituto Clive Davis de la Universidad de Nueva York. “Fue muy inteligente y adoptó el papel de seductor para promocionar Awaken, My Love!, su tercer disco, con el que consiguió dar un giro sorprendente hacia el soul antiguo”.

Aparte de todo esto, no se puede negar que quitarse la camiseta en público es un privilegio masculino. La actitud de las mujeres a las que he preguntado su opinión acerca de este tema era empática. “No me suele molestar, pero puede resultar tremendamente desagradable cuando te encuentras con un grupo de tíos sin camiseta a la puerta del supermercado porque parece que están buscando problemas”, reconoció Emily Bryce, de 25 años.

“Es una representación perfecta del privilegio masculino"

Bee Nicholls, organizadora de la marcha Free the Nipple en Brighton (Inglaterra), aseguró: “No me parece ofensivo ni una amenaza, pero creo que es una representación perfecta del privilegio masculino. No creo que la culpa sea de los hombres ni que tengan que dejar de hacerlo, pero, como mujer que conoce esta realidad, ver a un grupo de hombres sin camiseta tranquilamente pone de manifiesto cuáles son los privilegios de los que gozan los hombres y que las mujeres no tienen”.

Publicidad

Volvamos a mi caso, el del idiota. ¿Por qué lo hago? Cuando era más joven, provocaba risas y, como era un tipo raro que ganaba confianza a base de hacer el ridículo, era todo un éxito. Sin embargo, ahora soy un poco más mayor y estoy satisfecho con mi cuerpo. ¿Por qué sigo haciendo lo mismo cuando suena un temazo? He preguntado a Deborah Page, la madre de mi novia, que, además de conocerme muy bien, también es psicóloga clínica.

“Los seres humanos tienen dos sistemas de ‘felicidad’. Uno de ellos se basa en la comodidad que da la seguridad y el cariño recibido, mientras que el otro se basa en la diversión, es decir, todos esos momentos de placer (en los que suele haber compañía, pero no siempre) que se potencian con las sustancias químicas de la felicidad, como las endorfinas, los opioides o la dopamina”, destaca. “En tu caso, parece que quitarse la camiseta representa un momento de diversión y lanzarla por los aires representa la libertad”.

No suena tan mal si lo miras de esa forma.

@dhillierwrites

Este artículo se publicó originalmente en VICE UK.

Suscríbete a nuestra newsletter para recibir nuestro contenido más destacado.