Tras el incidente en un salón de belleza, Bad Bunny cerró su Twitter
Instagram de Bad Bunny

Tras el incidente en un salón de belleza, Bad Bunny cerró su Twitter

Luego de encontronazos con trolls en sus redes sociales, Bad Bunny optó por la sana y cerró su cuenta en Twitter.

Bad Bunny ha inundado las redes sociales con su look alejado del reggaetón de antaño y algo más bien parecido a David Bowie esquina Freddy Mercury cruzando por Gerard Way en el 2006. Se tiñe su cabello de colores exóticos, se pone grillz en sus dientecitos blanqueados, gafas de sol que cuestan más que doce salarios mínimos mexicanos, y todo esto lo combina con uñas pintadas dependiendo del color que más le gustó ese día y playeras de florecitas tiernas. Ese es el look de una de las estrellas musicales más grandes del 2018. Y está bien. Cualquier cosa que coloque sobre su cuerpo se verá bien. Vivimos en un lugar y espacio en el que la ropa que usamos es igual o más importante que lo que hacemos.

Publicidad

Benito Bunny estaba en Asturias, España, y decidió que era un buen día para arreglarse las uñas. Según el copy del Instagram de Bad Bunny (ya borró la publicación, pero obviamente nosotros tenemos el capture, nuestro salario depende de cuantos captures hagamos), Benito estaba "muy contento" en España, disfrutando su gira, y terminó en ese "apestoso lugar" (el salón de uñas) y "le dijeron que no [a hacerle manicure] por ser hombre". Luego de esto, Benito terminó su post de Instagram preguntándose en qué año estamos. "¿En el puto 1960?", escribió.

No estamos en 1960, y eso significa que cualquier post en redes sociales tendrá detractores y saldrán a criticarlo así sea una foto jugando Super Mario Kart con el Papa Francisco y Donald Trump. No importa. Sacarán teorías conspiratorias de por qué Trump escogió a Bowser, Francisco a Peach y Bad Bunny a Yoshi. Un usuario de Instagram le reclamó a Bad Bunny diciéndole "ellos [el salón] tienen sus reglas, no puedo creer que porque no te hicieron las uñas quieres joderle el negocio a esa gente". Bad Bunny respondió "en ningún lugar dicen esas reglas, si al menos lo dijera [que era exclusivo de mujeres], yo ni preguntaba. Si no que viajen a 1958 y lo monten allá".

En este posible caso de discriminación por tener uñas de hombre, no hay un claro ganador. La tolerancia debe estar presente en todos lados, y obviamente no importa si eres hombre o mujer y te quieres pintar el cabello de rosado, uñas de color amarillo y tener una playera de Barbie. Todo está bien. Bad Bunny luego borró el post de Instagram y tuiteó que "hoy no era un buen día", para luego cerrar su cuenta de Twitter. Al parecer los trolls lograron hartarlo. La dueña del salón dio recientes declaraciones diciendo que "le informaron a Bad Bunny que la estética no era unisex".

Seguiremos informando.

Puedes seguir a Diego en Instagram.