Qué opinan los skaters del MACBA del Día del Skate
Todas las imágenes por el autor
Skate

Qué opinan los skaters del MACBA del Día del Skate

Hablamos con ellos sobre el 'Go skateboarding day', las marcas y el auge o no de la popularidad del skate.
21 Junio 2017, 7:59am

El skateboarding, ese movimiento contracultural que se persigue en las soleadas calles y se aplaude en las sombrías agencias de publicidad, saltó recientemente a las primeras páginas de la prensa generalista.

La causa de este pico de popularidad (que no es el primero ni, seguramente, el último) podría haber sido perfectamente su reciente incorporación al elenco de nuevas actividades que pretenden hacer Tokio 2020 más atractivo para las nuevas generaciones, pero la cosa no va por esos derroteros.

La importancia de la llegada del monopatín al palmarés olímpico se quedó en nada tras la heroica acción de Ignacio Echeverría, un skater madrileño emigrado a Londres que perdió la vida en los recientes atentados perpetrados en la capital inglesa. Ignacio, según afirman quienes estaban con él en aquel momento, creyó que lo que estaba viendo era una agresión aislada, así que acudió sin miramientos al rescate de la víctima sin saber con quién se la estaba jugando.


MIRA: El primer skatepark de España


Ni él ni los suyos tenían conocimiento de lo que había sucedido minutos antes sobre el Puente de Londres ni el potencial sanguinario de los agresores, así que Echeverría convirtió su skate en arma y se lanzó al rescate. Rápidamente, ante lo jugoso del titular, fue rebautizado por la prensa nacional e internacional como el héroe español del monopatín. Viñetas y artículos pulularon por la red siendo redistribuidos miles de veces por skaters y profanos.

El skateboarding sumaba, gracias a Ignacio, algunos puntos de popularidad, pero en la calle no había nada que celebrar. Todo mal... no hay río de tinta o píxeles que compense la pérdida de un soldado.

Hoy, 21 de junio, se celebra a escala mundial el Día del Monopatín (Go Skateboarding Day), un concepto que se oficializó por la International Association of Skateboard Companies en 2004. Como con todo lo exitoso, la industria ha fagocitado y regurgitado a su antojo (y obviamente buscando su propio beneficio) un concepto que, en su versión inglesa, es una clara alusión a la generalizada intervención en las placas "No Skateboarding" que se encuentran en muchas calles en los Estados Unidos, y que los skaters modificaban cambiando la "N" por la "G".

Hablamos con algunos para ver qué piensan de la situación actual de su deporte.

Backside Flip de Adrián Villar

Adrián Villar

Es de Betanzos, una pequeña localidad gallega que le vio marcharse hace ya 10 años. Tiene 31 años de los cuales ha dedicado 19 al skateboarding y se gana la vida trabajando por temporadas en eventos, campañas de sampling o lo que le manda el destino. Se esfuerza por que el trabajo se adapte a su modo de vida y huye como de la peste de compromisos laborales a largo plazo.

Para Adri, el skateboarding es el eje sobre el que gira su mundo y no ve mal que el 21 de junio se haya convertido en una una fecha en la que forzar las cosas para salir a patinar con los amigos. No está especialmente pendiente del calendario y celebra más un truco bien hecho que su propio cumpleaños, pero recuerda que hoy también da comienzo el verano (su época favorita y la de la mayoría de los que realizan actividades al aire libre) y las ciudades se llenan de conciertos por el Día de la Música.

Didong Miles en la plaza del MACBA de Barcelona

Didong Miles Nsang Marmo

A sus 20 años, este oriundo del Raval barcelonés ve con buenos ojos las celebraciones asociadas al Go skateboarding Day. Pese a que afirma llevar toda la vida subido a un monopatín, es desde hace 4 años que se ha puesto en serio con ello y piensa que cada cada modalidad tiene derecho a gozar de una fecha señalada en el calendario.

Didong haciendo un frontside nose grinde

Ve el asunto como un día en el que los skaters celebran algo sin motivo aparente y haciendo lo que más les gusta: patinar. Ahora trabaja en la hostelería, pero no esconde las ganas de dejarla atrás en cuanto le sea posible.

Tiene un título de monitor de snowboard que le ha ayudado a pagar alguna factura en el pasado y, como buen conocedor de una modalidad que ha precedido al skate en su ruta hacia la popularidad, ve el GSD como una buena forma de decirle al mundo "Hola, el skateboard es esto, un deporte totalmente abierto y sin límites".

Raisa, una de las fijas en la plaza

Raisa Abal

Tiene 26 años y hace uno y medio que dejó atrás Vilagarcía de Arousa (Pontevedra) para sumarse a los muchos skaters que buscan dar rienda suelta a su pasión en las calles de Barcelona.

Terminó su formación como directora de arte antes de hacer la maleta y tomó la decisión de mudarse porque ya no se dejaba nada en Galicia, pero de momento se gana la vida vendiendo pantalones vaqueros en una de las muchas tiendas del Paseo de Gracia.

Hace cuatro años que se subió al monopatín y raro es el día que no se deja ver por MACBA, porque para ella (como para todos los llegados desde pueblos pequeños) Barcelona es un constante evento.

Recibe el Go Skateboarding Day sin mostrar demasiado entusiasmo, pero no parece desaprobar que se celebre ni que las compañías cuelguen sus logotipos junto al del festejo. Le gusta que el 21 de junio ofrezca a los patinadores de la ciudad un gran abanico de actividades gracias a las propuestas de las diferentes marcas y que, de ese modo, cada cual pueda elegir sumarse al que más le guste o con el que más identificado se sienta.

Aprovecha para comentar sobre la incorporación del skate al listado de deportes olímpicos, pero no porque esté especialmente contenta por poder ver ollies y kickflips en Tokio 2012, sino para resaltar las prisas que les han entrado a las marcas por apoyar a las patinadoras."Ah ¿De repente os interesan a todos las mujeres porque hay que hacer equipos femeninos?".

Tito García bien cerca del suelo del MACBA

Tito García

Va camino de la treintena y es uno de esos personajes anónimos que engrosan las cifras de parados de las que tanto se habla en los telediarios. Como la mayoría de los pertenecientes a su generación, Tito ha trabajado como dependiente y camarero, según tocase, y sólo hace 9 meses que se mudó a Barcelona a ver si las cosas por aquí van más finas.

Tito haciendo un frontside five

Este gaditano no se corta en levantar la voz para mandar a tomar por culo a los detractores del Go Skateboarding Day, porque a él le parece de puta madre que se celebre y, como cada día, disfruta saliendo a pegarse la sesión con sus colegas. Le parece positivo que las marcas se curren eventos a los que poder sumarse a unos y otros y, con 10 años de patín a sus espaldas, es sin duda el entrevistado que más entusiasmo muestra con el Día del Monopatín.

Tomàs Codina al sol de Barcelona

Tomàs Codina

Acabó el Bachillerato el año pasado y se puso a currar, pero el sueldo no le compensaba y decidió tomarse unos meses para su exclusivo disfrute personal. Acaba de alcanzar la mayoría de edad y piensa retomar sus estudios en el futuro sin tener muy claro si tirar por los audiovisuales o la cocina, ya que ambos mundos le llaman la atención por igual. "Todavía tengo tiempo de tomar la decisión".

Tomàs haciendo un nollie heelflip

Nació en Barcelona y ha cogido y soltado el patín varias veces a lo largo de su vida, pero los últimos 3 años ha sido más constante y parece que el skate ha vuelto a su cotidianidad para quedarse. Muestra su indiferencia hacia al Go Skateboarding Day con un rotundo y sonoro "Me suda la polla", al que sigue una pregunta retórica "¿Será una estrategia de marketing de las multinacionales?". Para Tomàs esta celebración no tiene sentido, aunque reconoce que "la gente se lo pasa guay" y que nunca está de más que se hagan eventos de skate.

Chris Woodpecker

Chris Woodpecker

Nacido en Berlín, se ha criado en Barcelona y ha patinado por sus calles todo lo que le han permitido las lesiones que le ha regalado su entrega al artilugio rodante. Al preguntarle sobre su profesión se define como músico y skater, quehaceres a los que se dedica a tiempo completo. Ve el concepto Go Skateboarding Day como "una idea bastante motivadora para la gente que patina" y le parece "guay" todo lo que rodea a la fecha. No descarta que las grandes marcas y sus intereses estén tras el Día del Monopatín, pero no es algo que realmente le preocupe demasiado. Para Chris cada día que se levanta motivado y con ganas de salir a probar algunos trucos nuevos es un Go Skateboarding Day.