Publicidad
Fetichismo

A mi amigo le excita cortar a gente con cuchillos y lamer su sangre

La hematofilia es la parafília que contempla la excitación sexual a través de la sangre. Algunos de estos fetichistas también disfrutan cortando a sus parejas con cuchillos. Mi amigo es uno de ellos.

por Zep Armentano
07 Septiembre 2017, 4:00am

Imagen modificada vía Pixabay

Conocí a Gnethys* (23) —es conocido en internet con ese alias—a través de esta entrevista. Apareció ante mí como una persona de gran complejidad: carismática, refinada, eróticamente interesado en chicos y en chicas, con unos intereses en el sexo más variados y profundos que cualquier otra persona que hubiera conocido. Descubrí que tenía algo de fetiche por el vampirismo, en especial por los cuchillos y la sangre y se ha acabado convirtiendo en una persona realmente querida para mí, de hecho, ahora mismo lo considero un buen amigo.

Gnethys es un chico cultivado y dice no pertenecer a la escena gótica como podrían considerarse algunos que se etiquetan como "vampiros" modernos. Para Gnethys, el vampiro no es más que un tópico literario, tan estereotipado que no llega a la categoría de personaje con entidad propia, comparándolo con "Los ojos verdes" de Bécquer.


MIRA: Looners, fetichistas los globos


Con una inocencia típica en él, dice que sus personajes favoritos son los villanos. Cuando le pregunto una canción, le viene a la cabeza Poison, de Alice Cooper, que dice I Wanna Hurt You just to hear you screaming my name.

La hematofilia es la parafília que contempla la excitación sexual a través de la sangre. Algunos fetichistas practican el Bloodplay, práctica en la que beben la sangre de sus parejas sexuales a través de cortes. Se considera un juego extremo (edgeplay) por su gran peligro. Por lo que se pude deducir de las preferencias personales en la red sadomasoquista gay tuamo.net, es una práctica todavía más difícil de encontrar que el sexo escatológico.

En algunas fiestas de cuchillos fiesta de cuchillos además se realizan talleres para aprender más en profundidad sobre la práctica erótica con cuchillos. Fue en una de estas en la que Gnethys puso en práctica su fetiche por primera vez.

hematofilia-sangre-cuchillos-knife-party-fetichismo
Cartel de la fiesta de cuchillos y del taller. Imagen cortesía de Las Velas Negras

Hablé con Ayla (37), quien montó esa fiesta en concreto y también el taller desde la organización las Velas Negras, en la que forma tándem con su pareja. En esta se organizan talleres para prevenir los riesgos en el BDSM en general.

Según cuenta Ayla, "Las Velas Negras surgió por la necesidad de que hubiera en Madrid otros talleres además de los de cuerdas, por ello nos decidimos a organizarlos". El Bondage y el Shibari: juegos de ataduras en pareja, son de lo más popular en el BDSM. Sin embargo han pasado por Las Velas Negras talleres de spanking, juegos con fuego, con electricidad, etc.

"Todo empezaría una semana antes, iríamos a la clínica para que nos hagan un pinchacito y tener los análisis recientes de ETS y otras enfermedades transmisibles"

"Normalmente buscamos gente que domina el tema a tratar", puntualiza. En el futuro, tienen pensados talleres usando material médico con fines eróticos: en concreto talleres "de medical, masaje erótico o gestión de las relaciones BDSM".

Gnethys, tras empezar a conocernos mejor, me confesó que quería poner en práctica su fantasía conmigo. En la fantasía de Gnethys en la que los dos jugaríamos con mi sangre, en sus propias palabras.

VICE: Bueno, Gnethys, cuéntame como empezaría la cosa si yo aceptase participar contigo en esto.
Gnethys: Todo empezaría una semana antes, iríamos a la clínica para que nos hagan un pinchacito y tener los análisis recientes de ETS y otras enfermedades transmisibles. Si estuviésemos cómodos con los resultados podríamos pasar a estar Fluid Bonded, que es tener un "vínculo de fluidos" —no solo sangre.Que yo pueda tocar tu sangre, lamer tu sangre, sin miedo a infección y sabiendo que es consensuado.

Tú también deberías estar conforme con mis resultados, ya que cada vez que se juega con algo afilado, igual que te corto a ti puedo cortarme yo, y si los dos tenemos heridas es fácil que entren en contacto nuestras sangres. O que entre en contacto con mucosas.

"Te tumbarías boca arriba, sin ningún tipo de máscara, ni mordaza, y en función de lo que hubiéramos hablado empezaría a hacerte cortes, como en mi fantasía. Lo haría en zonas especialmente sensibles y por otro lado que se puedan ocultar fácilmente"

Vale y luego.
Una vez hayamos tenido varias conversaciones al respecto, nos sentaríamos a conversar si hoy es el día que nos apetece, si estamos seguros, si hemos dormido los dos bien, hemos comido bien, hemos bebido recientemente pero no tanto que tengamos que ir al baño… ¿Nos sigue apeteciendo? Volvemos a tener una conversación por si ha pasado algo después de habernos hecho los análisis. Si todavía nos apetece, extenderíamos un plástico de pintor sobre una camilla o sobre el suelo, para no manchar. Nos quedaríamos en ropa interior, desinfectaríamos los aparatos juntos. Sería un proceso exhaustivo, y es una manera de que tú muestres consentimiento entusiasta al preparar los cuchillos que usaré para cortarte. Algo en plan "wstoy colaborando para preparar la escena en la que me van a cortar".

Luego te tumbarías boca arriba, sin ningún tipo de máscara, ni mordaza, y en función de lo que hubiéramos hablado empezaría a hacerte cortes, como en mi fantasía. Lo haría en zonas especialmente sensibles y por otro lado que se puedan ocultar fácilmente ya que los cortes tienen cierta connotación social: en los antebrazos me gusta mucho pero en verano no lo haría porque es una zona sensible para llevar cortes visibles ya que pueden apuntar a autolesiones.

"Un cuerpo tiene 6 litros de sangre. Pongamos 5 y medio. Tardarías muchísimo en desangrarte por cortes pequeñitos como esos. No saldría como de un grifo, soltarías unas gotitas"

Me gustaría en los costados o por debajo de las clavículas. De los arañazos saldrían gotas de sangre que limpiaría con mi lengua. Después desinfectaríamos con un algodón con alcohol, que de un lado desinfecta y de otro lado provoca reacciones interesantes en ti mientras lo paso sobre tu herida. Finalmente pasaríamos al aftercare; los cuidados posteriores, en relación a lo que se haya acordado, que en este caso serían mimitos y besos.

Bien, ¿y cuánto tiempo estaría sangrando?
¿Cuánto tiempo tienes? (risas).

No me quiero desangrar.
Un cuerpo tiene 6 litros de sangre. Pongamos 5 y medio. Tardarías muchísimo en desangrarte por cortes pequeñitos como esos. No saldría como de un grifo, soltarías unas gotitas.

"Me encantan los cuchillos y quiero aprender a usarlos, pero las agujas me dan repelús"

¿Por qué te gusta la sangre, de todos modos?
Por un lado es una extensión del sadismo. De la intimidad que da que una persona te permita y quiera que le hagas daño, junto con la expresividad corporal y facial mientras les haces daño, unido con la estética de la sangre, tanto por colores —el contraste entre piel y sangre—, la textura, el tabú que hay alrededor de ella, pues suele ser el límite de más del 80% de la gente.

¿No puedo traerte mi sangre sacada en jeringuilla, mejor?
No tengo muy claro por qué, pero se siente muy diferente cortar la piel que pincharla, me encantan los cuchillos y quiero aprender a usarlos, pero las agujas me dan repelús. Además lo que me gusta es la parte tangible de lo que me dejarías hacerte.

Entonces tiene que haber un cuchillo sí o sí.
Tengo filia por la sangre y los cuchillos, pero más por los cuchillos que por la sangre.

"Fantaseo con una escena muy íntima con una persona, que me dejara cortarle y luego orinar sobre esa persona con las heridas abiertas"

¿Podrías hacerlo sin dejar ninguna cicatriz?
No puedo prometerlo. Puedo intentarlo. Son cortes superficiales. Que no hayas tomado aspirina en las últimas 24 horas puede ayudar. Pero nunca se puede asegurar que nada que rompa la piel no pueda dejar cicatriz.

¿Cómo te informas de todo esto?
Internet.

¿Cortarías en las zonas genitales?
Hay bastante en el resto del cuerpo para no ir allí a cortar. Lo que se podría hacer es jugar con un cuchillo sin filo como insertable sin que la otra persona sepa si tiene filo o no. Para dar la sensación de cortar. Pero nada de cortar mucosas.

"Mientras a alguien le queden marcas de algo que le has hecho, deberías cuidar de esa persona. Si quedan secuelas, debes protegerla hasta que desaparezcan"

Investigando me he visto en la situación de que alguien me ofrezca cortarse para mí para luego tirarle sal, o limón en las heridas para que duela más. Él se cortaba a si mismo y se lo echaba a él mismo por orden mía.
¿Por Skype todo? Creo que me han ofrecido al mismo. No es para mí. La idea de "deja que se corte y le echamos cosas" no me gusta. El corte lo quiero hacer yo.

¿Tú me tirarías sal y limón?
Sí, además de muchas maneras diferentes. Por un lado me imagino yo con un gorro blanco de chef y el cuchillo de cocina, tirándote sal y especias y luego lamiéndolo todo. Por otro lado, fantaseo con una escena muy íntima con una persona, que me dejara cortarle y luego orinar sobre esa persona con las heridas abiertas, y si se hubiera negociado, posiblemente vigilaríamos que quedara cicatriz, alguna marca permanente de eso.

A parte de la orina, ¿qué más puedes usar para dejarme cicatriz si por ejemplo me quiero dejar un pentagrama invertido en el pecho?
¿Has leído el Club de la Lucha? Con sosa cáustica.

"Pregunté como se hacían dibujos sobre la piel con el cuchillo porque no se puede rectificar. Para eso se utilizan unos rotuladores especiales para cirugía —no vale cualquier cosa"

¿Serías capaz de echarme sosa cáustica? Debe doler un montón.
¿Consensuadamente? ¡Sí!

¿Usarías el pelador de patatas?
Es un tipo de escena muy distinta a la del Knife Play. Entramos en juegos de escarificación, donde el objetivo es llevarte parte de la piel y dejar una marca permanente. Es algo que solo haría en una relación a largo plazo. Me da más confianza cuando hay amor.

La escarificación sí me gusta, lo difícil es A) que alguien me dejara, y B) el compromiso. Opino que debes cuidar a alguien mientras tenga marcas tuyas. Mientras a alguien le queden marcas de algo que le has hecho, deberías cuidar de esa persona. Si quedan secuelas, debes protegerla hasta que desaparezcan. Por lo tanto, hacer una escena con alguien a quien sé que le van a quedar marcas permanentes es un compromiso muy grande.

hematofilia-sangre-cuchillos-knife-party-fetichismo
Los cuchillos que utilizaron en la fiesta y en el taller. Imagen cortesía de Las Velas Negras

Has tenido la oportunidad de vivir tu fetiche en una fiesta de cuchillos y un taller, ¿cómo funcionaba?
Empezaba a las 18 con un taller de tres horas. Nos repartieron un cuchillo a cada uno. Empezó con una lección sobre la anatomía del cuchillo y siguió con la legislación vigente en España sobre portar armas.

Luego empezamos con la parte práctica: las formas más seguras y recomendadas para romper ropa, luego distintos juegos con el cuchillo, cómo desinfectarlos antes de usarlos, practicamos y nos despedimos para cenar. A la hora de cenar estuve practicando con la chica que vino conmigo, con cosas como echar limón sobre los cortes. A las 23 empezaba la Knife Party en sí.

¿Qué cosas nuevas aprendiste?
Distintas formas de crear la sensación de corte sin cortar, pinchar, que aunque no me llamaba la atención a ella le gustó bastante. Pregunté como se hacían dibujos sobre la piel con el cuchillo porque no se puede rectificar. Para eso se utilizan unos rotuladores especiales para cirugía —no vale cualquier cosa, por que el pigmento entrará en contacto con la sangre— y luego se repasa cortando con el cuchillo.

"En mi caso se da la casualidad que los frikis que jugamos a juegos de mesa y los frikis que jugamos a BDSM formamos un único círculo"

¿Dónde consigues rotuladores para cirugía?
En tiendas de suministros médicos, al igual que los bisturíes, las agujas, o la clorhexidina, que usamos para desinfectar la zona en la que íbamos a cortar.

¿Entiendo que era un ambiente casual con vía libre para montar las escenas que quisieras? ¡Sí! Además había un punto de suspensión (para colgar a la víctima con cuerdas) y nos lo afianzamos. Allí, tuve que cortarme más —ir con más cuidado quiero decir— porque al dejarla en un equilibrio inestable era más probable que se moviera y le hiciera daño, así como las mismas cuerdas, si se manchan de sangre, son un potencial medio de transmisión. Hice unos cortes en el muslo y cuando tuve que atar en la misma zona puse unas gasas y sujeté encima de ello. Fue muy divertido aunque ahí los cuchillos fueron secundarios al bondage.

"Para toda la gente dice que los frikis de rol en vivo no follan: cuando te lo hagan, te sorprenderían"

¿Cómo consigues un compañero/a en este tipo de juegos? Le preguntas directamente para saber si le gusta? Hay algún tipo de código?
Pues hasta ahora sencillamente ha sido comentarlo en grupos de amigos, que hay un taller de cuchillos al que me hace ilusión ir, y de allí voluntariamente que la gente se ofrezca a venir como acompañante.

Entonces tu grupo de amigos es bastante kinky…
Sí, tengo unos cuantos de hecho.

¿Y de dónde salieron, de redes sociales especializadas por ejemplo?
No. De hecho también salen de conocernos en mazmorras. Todas mis amistades saben, hasta donde han querido saber, qué es lo que me gusta. Además, últimamente los sitios por los que más salgo son mazmorras o sitios fetish, por eso las nuevas amistades que hago son, por lo menos, abiertos a esas ideas.

También pienso en que a mi acompañante al taller la conocí en una fiesta de juegos de mesa, luego en mi caso se da la casualidad que los frikis que jugamos a juegos de mesa y los frikis que jugamos a BDSM formamos un único círculo. Para toda la gente dice que los frikis de rol en vivo no follan: cuando te lo hagan, te sorprenderían.

¿Tienes miedo de que tu pareja se asuste?
¿Cuál de ellas? Soy poliamoroso. Lo disfruto pero no es ultranecesario para mí.
Mi entorno nunca se asustaría.

*Se ha cambiado el nombre del entrevistado.

Visitad a Las Velas Negras en su twitter @lasvelasnegras, o a los organizadores Mavros y Ayla en sus twitters @Sharizai y @ayla_brujilla.