Viajar

Pasé tres días saqueando el bufé libre de KFC

Llévate todo lo que puedas y más.

por David Allegretti
22 Agosto 2017, 4:00am

Todas las fotos por Aimee Gibson

Este artículo fue publicado originalmente en VICE Australia

Suelen pasar dos cosas cuando eres joven y viajas. La primera es que te lo pasas increíblemente bien, y la segunda es que vas escaso de dinero, lo que a mí me llevó a alojarme en el peor albergue de todo Japón y a comer, o ramen hecho al momento, o nada. Así que están siendo unos días geniales pero también jodidos.

De todas formas, no hay mal que por bien no venga: aunque esté en el peor albergue de Japón, lo mejor que me ha podido pasar es tener un KFC al lado, lo cual puede ser la solución a mis problemas económicos.

Verás, como sabrás todos los bufés libres sirven infinidad de comida, y con "infinidad de comida" me refiero a que tienen más comida incluso que los supermercados, y eso los convierte en auténticas minas de oro si eres capaz de llevarte la suficiente comida.

Así que fui al bufé libre de KFC con mi novia para comer hasta reventar y llevarnos toda la comida que pudiésemos.

Día 1

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Por supuesto, 24 horas antes del Día 1 estuve a base de agua, como siempre he hecho antes de ir a un bufé desde que tengo uso de razón. Entonces, lo que sucedió es que una vez estuve en el bufé, introduje el pin de la tarjeta como un loco mientras la camarera explicaba el procedimiento a cámara lenta. Finalmente, nos indicó cuáles eran nuestros asientos y nos dejó a nuestro aire. Yo ni si quiera me senté.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

No podía haber imaginado todo lo que mis ojos verían al pasearme por el mostrador. Cruasanes, lasaña, espagueti, OCHO SABORES DISTINTOS DE HELADO, y un montón de complementos para ensalada que nunca antes había visto en KFC, ahí colocados, esperándome.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

¿Quién coño come ensalada en el bufé libre KFC?

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Conclusión: la calidad de la comida no era excelente. La pasta estaba demasiado hecha, las patatas estaban sosas y frías, y la calidad del pollo era sospechosa. Pero aún así, mi misión seguía en pié.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Llevaba la mochila llena de bolsas de plástico, las cuales me habían dado gratis en el Centro de Pokémon al que había ido antes. Empecé a llenar las bolsas, las cuales estaban llenas de tiques de compra. Lo hice con cuidado, una por una, y solo cuando no había nadie a la vista. Cuando salimos del restaurante, nos costaba respirar por la cantidad de comida que habíamos ingerido y además por el olor inconfundible de KFC que emanaba de nuestras mochilas.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

El problema ahora era que el olor nos estaba dando mucho asco. Estábamos tan llenos…¿y para qué coño necesitábamos toda esa comida de KFC? En cuanto dejamos el restaurante, empecé a ofrecer lo que había conseguido en mi conquista a las personas con quien me cruzaba por las calles de Osaka. Para mi sorpresa, a nadie le apetecía comerse el pollo de mi mochila.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Supuse que quizás la forma de acercarme no era la correcta. Mi nivel de japonés era patético, así que pensé que las nuevas tecnologías podrían echarme un cable. Escribí "Hola, ¿te apetece un poco de pollo frito del que llevo en la mochila?" en Traductor Google y se lo enseñé a la gente, pero nadie me prestaba atención. Entonces, decidimos llevarnos todo el pollo a casa.

Día 2

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Al día siguiente nos levantamos con hambre y nos comimos el pollo frío. Y, curiosamente, cuando me lo acabé, quería más, pero no habíamos cogido suficiente, y tampoco podíamos permitirnos ir dos veces en dos días, así que empecé a preguntarme: ¿por qué no existe ningún contenedor de KFC donde meterme?

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

No había caído en lo limpio que es Japón. Ni en broma dejarían un contenedor lleno de cajas de pollo delicioso, accesible al público. Todo lo que les sobraba se lo transportaban los funcionarios, o quizás los mismos empleados, a otros lugares al cruzar esas puertas metálicas tan misteriosas.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Cerrado. Vaya mierda.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

La única opción que tenía para conseguir lo que quería eran las pequeñas papeleras que había fuera del establecimiento y que utilizaban los clientes que pedían comida para llevar. Rebusqué a fondo pero no encontré nada que mereciese la pena. La gente había limpiado los huesos casi a un nivel profesional.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Al final me quedé con los restos de carne que había en los huesos del pollo de vete tú a saber qué japonés. ¿Por qué estaba haciendo esto? No lo sé, pero a principios de este año escribí una historia sobre el ibis blanco australiano, al cual se hace referencia normalmente como el pollo basurero, por sus hábitos alimenticios. Ahora el destino se había vengado de mí y me había convertido en la criatura que siempre había intentado comprender. Ahora era el pollo basurero.

Día 3

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Me senté en el salón del albergue la mañana del día 3, observando a mis pobres amigos mochileros tomar café asqueroso. Tenía hambre. Todos teníamos hambre, y pensé para mí mismo, "voy a hacer lo que tenía que haber hecho hace dos días".

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Así que, con la ayuda de mi novia, me hice un traje de Robin Hood y me dispuse a quitar a los ricos para dar a los pobres.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Por cierto, creo que es el momento de recordar que los bufés libres de KFC ofrecen barra libe de cerveza por ocho euros extra. Vaya gula soy. Lo malo fue que el alcohol me dio falsa autoconfianza y casi me pillan metiendo pollo en la mochila, o a lo mejor me había entrado la paranoia, o quizás me miraban porque iba vestido de Robin Hood. Supongo que nunca lo llegaré a saber.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

En ese momento ya había acabado con el pollo. Creo que me comí tres porciones en total, y el resto fue directo a mi mochila. Me acabé de llenar con el curry, sorprendentemente de muy buena calidad. Estaba muy bueno, joder.

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Horas después de habernos marchado del KFC por última vez, entré orgulloso en el albergue, con una sonrisa engreída, y pensando "va, palurdos, que tengo una mochila llena de pollo, ya frío y pasado, cocinado hace horas. Por favor, uno por uno".

bufé libre KFC comida pollo Japón comer hasta reventar

Y también, "no me des las gracias, amigo, tu mirada de aprecio lo dice todo".

Sigue a David en Twitter o Instagram

Más en VICE

La otra cara de Tokio durante los 70 y 80

Sexo y locura: fotos del paraíso tropical de los mochileros

Por qué deberías dejar de ser mochilero pasados los 20 años

Tagged:
kfc
Japón
buffet
Comida
pollo frito
viajes
comer
mochileros
Pollo
bufé libre